Cartelera

La La Land - Una historia de amor

Recomendada
Título Original: La La Land
País: Estados Unidos
Año: 2016
Género: Comedia-Romance-Musical
Duración: 128'
Calificación: Todo público
Dirección: Damien Chazelle
Protagonistas: Ryan Gosling - Emma Stone
Elenco: Rosemarie DeWitt - J.K. Simmons - John Legend - Finn Wittrock
Resumen:

Mia (Emma Stone), una solitaria aspirante a actriz, y Sebastian (Ryan Gosling), un carismático pianista de jazz, se enamoran en la ciudad de Los Angeles. En una competencia constante por triunfar en el mundo del espectáculo, Mia y Sebastian descubren que el equilibrio entre el amor y el arte puede ser el mayor obstáculo de todos. La nueva película del director Damien Chazelle (Whiplash) es una historia de amor en clave de musical.



Cargando...
Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Vale por la atmósfera, la magia, la dirección de arte, la fotografía, la música, las canciones, una Los Ángeles retratada como pocas veces antes en el cine, y por supuesto las actuaciones de su pareja central (sobre todo la de Emma Stone).

Ciudad de estrellas

Escribo estas líneas cuando faltan pocas horas para la ceremonia de entrega de los premios Globo de Oro que con absoluta certeza coronará a La La Land como la mejor película de comedia o musical del año 2016, una categoría que siempre gana, bueno... el musical de turno, siempre que haya gustado a la crítica, como es el caso. Y es que no abundan los musicales en el cine de hoy, como deja en claro la pregunta de tu amiga al comienzo de la película: "¿va a ser toda así, con los diálogos cantados?"

No, no va a ser toda así, aunque hay varias canciones a lo largo de la película que sirven para expresar los sentimientos y estados de los personajes. Eso es un musical, después de todo: un film en el que predomina la música. Y vaya si en La La Land hay música, y muy buena, mucha de ella de inspiración jazzística debido al gusto por ese género que predica Sebastian, el protagonista masculino. Las creaciones del compositor Justin Hurwitz son sin duda uno de los puntos altos de la película, pero no el único. También hay un formidable diseño de producción (a cargo de David Wasco) que se combina de manera admirable con la dirección de fotografía de Linus Sandgren; como resultado, La La Land es una de esas películas que asombran en varios de sus pasajes, te transportan con facilidad hacia una atmósfera de ensueño y - como diría esa misma amiga del cine - "te instalan una sonrisa en la boca desde las primeras imágenes, y te la mantienen aún después de salir del cine".

La secuencia inicial (si, cantada y coreografiada de puta madre, en lo que parece ser un gran plano continuo de casi 5 minutos) ya da cuenta de la ambiciosa apuesta del director Damien Chazelle (Rhode Island, 1985), aquí a la altura de su tercer largometraje luego de Guy and Madeline on a Park Bench (2009) y de la muy celebrada Whiplash (2014). El suyo es un musical contemporáneo, en pleno siglo XXI en que suenan los celulares, pero que homenajea a toda una tradición clásica del género, que supo ser de los más exitosos en la época dorada de Hollywood. Es así que es posible encontrar referencias y homenajes a clásicos como West Side Story (1961), Fama (1980), Un americano en París (1951), Cantando en la lluvia (1952), Mary Poppins (1964) e incluso algo de Esther Williams (sí, hay una escena en una piscina).

Pero La La land es, más allá del virtuosismo de su comienzo y de algún otro momento, un musical bastante más intimista, pensado más que nada para lucimiento de sus dos protagonistas. Y es que se trata ni más ni menos que de una historia de amor, el clásico "chico conoce chica" con todos sus ingredientes (recelo inicial, atracción gradual, enamoramiento, conflicto, distanciamiento, reencuentro, etc.) solo que en clave de musical. Y eso es precisamente lo más trillado de la película, la fórmula sobre la cual está construida y que permite ver casi todos los casilleros donde se pone cada ingrediente en su lugar, cada movimiento que hace avanzar la trama. El consabido "lo mismo, pero diferente" que referencia reiteradamente Blake Snyder en su famoso libro sobre escritura de guion "Save the cat". Es la misma historia romántica que hemos visto una y mil veces, incluso en forma de musical (sin ir más lejos hace pocos años en la oscarizada El artista, de 2011), solo que diferente.

Y es esa diferencia (la atmósfera, la magia, la dirección de arte, la fotografía, la música, las canciones, las calles, avenidas y edificios de Los Ángeles retratados como pocas veces antes en el cine) y por supuesto las actuaciones de su pareja central (sobre todo la de Emma Stone, quizás la mejor y más completa que haya brindado hasta el momento) lo que llama la atención principalmente. Y la posibilidad del cuento de hadas, que nunca falla: el pobrecito o pobrecita en busca de oportunidades, que sueña con la gloria y con la fama, o al menos con vivir de lo que le gusta en una ciudad donde casi la mitad de sus habitantes buscan lo mismo. Todo ese combo, ambientado en un Hollywood al que le encanta verse y celebrarse a sí mismo, da como resultado que La La Land sea una de las favoritas para el Oscar de este año.

Pero si nos ponemos rigurosos, la película tiene una primera mitad mucho más atractiva que la segunda, donde los conflictos - además de previsibles - se estiran demasiado hasta un desenlace que, aunque vistoso, está lejos de igualar el impacto de aquella secuencia inicial. Y es imposible no sentir que la promesa del espectáculo se desinfla un poco, a pesar de cierto repunte (sobre todo musical y plástico) en los minutos finales. Claro que esto no impide que mantengamos esa sonrisa durante toda la película, e incluso durante un buen rato después de salir del cine.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy
Comentarios
FILM/15618