Cartelera

Aquarius

Recomendada
Título Original: Aquarius
País: Brasil - Francia
Año: 2016
Género: Drama
Duración: 142'
Calificación: +15 años
Dirección: Kleber Mendonça Filho
Protagonistas: Sonia Braga - Maeve Jinkings
Elenco: Irandhir Santos - Humberto Carrão - Fernando Teixeira
Resumen:

Clara (Sonia Braga), una ex crítica musical de Recife de 65 años, vive retirada en un edificio particular, el Aquarius, construido en la década de 1940 sobre la Avenida Boa Viagem, que bordea el océano. Un importante promotor ha comprado todos los apartamentos, pero ella se niega a vender el suyo y emprende una guerra fría contra la empresa que la acosa.



Cargando...
Salas
Portugués (ST en español)
Martes 25 de Abril 16:40 - 19:30 - 22:10
Miércoles 26 de Abril 16:40 - 19:30 - 22:10
Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Aquarius no trata tanto sobre la especulación inmobiliaria, ni sobre la piqueta fatal del progreso que arrasa con todo a su paso, sino sobre la libertad de elección individual en un mundo actual que tiende a uniformizar y generalizar las elecciones.

Selva de cemento

Una advertencia: a diferencia de lo que sugiere el tráiler, e incluso el resumen argumental en esta misma página, Aquarius es mucho más que una película sobre una mujer solitaria enfrentada a una empresa poderosa. Algo así como una Erin Brockovich brasileña, digamos. Esos elementos están en este segundo largo de Kleber Mendonça Filho (Recife, Pernambuco, 1968), pero lejos de agotarse en eso, el director nos presenta el profundo retrato de un personaje que comienza con un extenso prólogo ambientado en 1980, para luego ubicarnos en el presente de Clara (una formidable Sonia Braga), ex crítica musical y autora de varios libros, viuda de 65 años de edad, que vive sola en un edificio frente al mar y tiene tres hijos, dos de los cuales ya les han dado nietos.

Clara es mayormente una mujer feliz, realizada y de vida acomodada, que carga con algunas heridas del pasado (la más notoria es física, y se la ve en la película) pero que no han logrado evitar que disfrute de su presente con un espíritu muy jovial. Sale con amigas, a veces con algún caballero, es una amorosa madre, hermana, tía, abuela y también patrona (de Ladjane, la empleada que trabaja en su casa). Disfruta tanto de la buena compañía como de sus momentos de soledad. Es una mujer realmente increíble, de una gran serenidad y sentido del humor, pero también de gran carácter como queda claro apenas se cruzan en su camino los representantes del grupo empresarial que insiste en comprarle su hermoso departamento. Clara no tiene intenciones de venderlo y, como lo advierte en algún momento, sólo saldrá de allí muerta.

Habrá momentos tensos, amenazas más o menos explícitas, personas extrañas con actitudes aún más extrañas que entran y salen del edificio, ruidos e incluso olores molestos, y hasta seres queridos que le sugerirán a Clara que, quizás, debería aceptar la oferta y mudarse, y así evitarse más problemas. Porque después de todo, ¿quién querría vivir sola en un viejo edificio, sin cámaras de seguridad ni vigilancia las 24 horas? Pero entre un apunte y otro sobre este conflicto, desgranados a lo largo de las dos horas y veinte minutos de la película, asistimos a muchos otros en los que se nos revelan distintas facetas de la vida de la protagonista: como madre, como amiga, como hermana, como tía, como vecina, como voyeur, como figura pública, como melómana, como amante. La "guerra fría" con quienes desean desalojarla es, en todo caso, el conflicto que viene a alterar su rutina en todas esas facetas; la prueba de fuego más reciente tras una vida de entregas, dolores y sacrificios que han valido la pena.

Y es en este punto que está, creo, una de las claves de la película: Aquarius no trata tanto sobre la especulación inmobiliaria, ni sobre la piqueta fatal del progreso que arrasa con todo a su paso, sino sobre la libertad de elección individual en un mundo actual que tiende a uniformizar y generalizar las elecciones, los estilos de vida, las maneras de ser y hasta las formas de comunicación entre las personas. Clara es, en más de un sentido, una superviviente, representante de una generación que se adapta a los cambios aún sin entenderlos del todo, y que se aferra a ciertas tradiciones (y elecciones, claro que sí) como un verdadero acto de resistencia.

Sin ser un film sobre política, ni sobre corrupción o diferencias de clase, Aquarius sí asume una posición política, y más que enunciarla la sostiene a través de la coherencia y dignidad de sus personajes. De esta manera refleja, en más de un sentido, a la sociedad brasileña de hoy, con todas sus contradicciones, conflictos de poder, problemas de convivencia social (y racial) y también desigualdades de género que impregnan todos los estratos sociales y políticos. Es así que resulta casi imposible no pensar en la presidenta destituida por un congreso mayormente masculino, religioso y conservador, al ver la lucha casi solitaria de Clara por defender el espacio y la posición que le costó toda una vida alcanzar.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy
Comentarios
FILM/16076