Cartelera

Barbara

Recomendada
Formato:
Título Original: Barbara
País: Alemania
Año: 2012
Género: Drama
Duración: 100'
Calificación: +12 años
Dirección: Christian Petzold
Protagonistas: Nina Hoss - Ronald Zehrfeld
Elenco: Rainer Bock - Christina Hecke - Jasna Fritzi Bauer

Barbara (Nina Hoss) es una doctora “castigada” por el régimen socialista de la República Democrática Alemana a ser trasladada de Berlín a un hospital menor en una apartada zona rural, por haber manifestado su intención de marcharse a la Alemania Federal. El retrato de la protagonista sirve de eje a varias historias paralelas (su relación con un colega, una joven paciente por la que se preocupa especialmente, un inquietante agente de los servicios de seguridad), y más atrás a la pintura de una sociedad regida por la desconfianza ciudadana y el autoritarismo. Oso de Plata a la mejor dirección en el Festival de Berlín.

En los siguientes canales
Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Quizás el gran mérito de Christian Petzold (premiado como mejor director en el Festival de Berlín 2012) sea la construcción de un clima imperceptiblemente opresivo, de una red de desconfianza social que se extiende a todos los ámbitos de la vida cotidiana.

La vida opresiva

El espectador uruguayo no ha tenido muchas chances de revisar (al menos a través del cine) lo que era la vida cotidiana en la Europa socialista antes de la caída del muro de Berlín. Vienen a la mente muy pocos ejemplos, aunque muy notables: La vida de los otros (2006), del alemán Florian Henckel von Donnersmarck, o 4 meses, 3 semanas, 2 días (2007), del rumano Cristian Mungiu. La primera de ellas fue especialmente impactante al desnudar la rutina de un agente de la Stasi, la policía secreta del régimen socialista de la República Democrática Alemana (RDA), y cómo su accionar afectó la vida de las personas bajo su vigilancia.

Barbara es un nuevo ejemplo de cómo era la vida en la antigua RDA desde la perspectiva de una ciudadana común, en este caso una doctora enviada como castigo desde Berlín a un hospital en un pequeño pueblo de una zona rural. La película - escrita y dirigida por Christian Petzold - sigue los días del personaje titular no sólo desde la intimidad de Barbara (un notable trabajo de Nina Hoss) sino desde cómo es percibida por los demás, en particular ese amable colega interpretado por Ronald Zehrfeld.

El guión de Petzold - excelentemente estructurado - va ofreciendo paulatinamente información sobre la protagonista y su entorno, sin que esa información sea nunca evidente ni subrayada. Casi todo puede tener más de una lectura, y se sugiere mucho más de lo que se dice o se muestra. Y uno intuye que algo así debía ser vivir bajo un régimen totalitario en el que cualquier vecino o compañero de trabajo podía ser un informante al servicio del gobierno. Barbara no es necesariamente un film político; es más que nada el retrato de un personaje hermético, agobiado por un entorno del que desea escapar pero del que no puede desprenderse fácilmente. Sin embargo, en un entorno así cada aspecto de la vida está impregnado de política, sobre todo cuando cada decisión y cada movimiento de sus ciudadanos caen bajo las sospechas del poder.

En La vida de los otros, ese poder mostraba vicios de corrupción, y para el convencido oficial Wiesler (Ulrich Mühe) el descubrimiento de que sus superiores podían actuar por conveniencia personal y no por convicción ideológica significaba todo un punto de quiebre. En el caso de Barbara, los funcionarios apostados a su alrededor exhiben una doble cara en algún momento, demostrando sus flaquezas y vulnerabilidades. Su humanidad, digamos. Pero esto no hace menos opresiva la experiencia de Barbara, que prepara meticulosamente una huída hacia la Alemania Federal que podría costarle muy caro. Lo interesante es cómo opera la interacción con otros personajes de su entorno (el mencionado colega, ese funcionario inquietante, una joven paciente por la que se preocupa especialmente) en las decisiones de la protagonista.

Quizás el gran mérito de Petzold (premiado como mejor director en el Festival de Berlín 2012) sea la construcción de un clima imperceptiblemente opresivo, de una red de desconfianza social que se extiende a todos los ámbitos de la vida cotidiana, sobre todo en un pequeño ambiente rural como el que describe la película. Desde ese punto de vista, los uruguayos que vivieron los oscuros años de dictadura sabrán reconocer algunos códigos de convivencia muy propios de un lugar donde "nos conocemos todos", y desde el cual escapar se vuelve tan necesario como el aire.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy
Comentarios
FILM/10474