Cartelera

La teoría del todo

Recomendada
Formato:
Título Original: The Theory of Everything
País: Reino Unido
Año: 2014
Género: Drama-Romance
Duración: 123'
Calificación: Todo público
Dirección: James Marsh
Protagonistas: Eddie Redmayne - Felicity Jones
Elenco: Charlie Cox - Emily Watson - Simon McBurney - David Thewlis

The Theory of Everything es la extraordinaria e inspiradora historia de una de las mentes más grandes del mundo actual, el reconocido astrofísico Stephen Hawking (Eddie Redmayne), y la historia de amor de dos personas contra todos los pronósticos de una enfermedad neuronal devastadora. La película está basada en las memorias de su esposa Jane Hawking (Felicity Jones).

En los siguientes canales
Lunes 23 de Enero   |  18:35
Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Si bien es cierto que la película no elude los elementos clásicos de una biopic, hay que reconocerle el mérito de no caer en golpes bajos y en los excesos sensibleros que una historia de este tenor podría haber deparado. Mención especial merece la actuación de la pareja protagónica.

Una mente brillante

La teoría del todo, desde el punto de vista científico, se le llama al corolario que llegó el físico-cosmólogo Stephen Hawking para asegurar que la creación del universo no precisó de ninguna ayuda "divina" o milagrosa, y que todo fue producto de la termodinámica apoyada en la teoría de la relatividad de Albert Einstein.

Ante todo, entiendo necesario dejar en claro que quien esto escribe, es un total ignorante con respecto a este tipo de asuntos. Partiendo de esa premisa, bien podría admitírseme la duda sobre si la fama de este investigador británico se debe a sus aportes científicos propiamente dichos, o si los problemas de salud con los que ha tenido que lidiar durante 50 años y que - aquí sin margen para ninguna duda - lo convierten en un ejemplo encomiable de superación personal, le dieron mayor relevancia a sus aportes. Esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad degenerativa que le quitó casi todo movimiento a su cuerpo, fue lo que le diagnosticaron en 1965 cuando tenía 21 años, pronosticándole apenas dos más de vida. Ese agorero presagio ha sido desmentido por una realidad que indica que Hawking acaba de cumplir 73 años.

En la película que lleva el nombre de su conclusión, no vamos a encontrar demasiado relativo a la ciencia. Lo que aborda este trabajo de James Marsh - ganador del Oscar 2009 en el rubro de mejor documental por Man on Wire - es especialmente la relación con su primera esposa, Jane Wilde. Es que justamente el guión de Anthony McCarthen está basado en un libro autobiográfico de la propia Wilde, llamado "Travelling to Infinity: My life with Stephen".

Es la historia de amor y desamor de ese matrimonio el nudo central de la historia. Ya desde que se conocieron y enamoraron en los tempranos 60, cuando la enfermedad de Stephen ya había asomado, pasando por su casamiento, por los tres hijos que tuvieron, por el divorcio en 1991, y hasta por algunos momentos luego de estar ya separados.

Si bien es cierto que la película no elude los elementos clásicos de una biopic de estas características (por ejemplo, cierto aire trascendente y alguna realidad edulcorada), hay que reconocerle el mérito de no caer en golpes bajos, y en los excesos sensibleros que una historia de este tenor podría haber deparado. Cuando parece inminente ese camino, siempre hay algo que distrae la atención y que pone el interés en otro lado. Ya sea mechando los pocos momentos en que el film se mete de lleno en los temas científicos o hasta con alguna salida de humor sutil, generalmente en palabras o gestos de Hawking. Tampoco se evita destapar algunas flaquezas de los protagonistas, y si bien eso pasa en escenas muy cuidadas, la realidad que se muestra no deja lugar para las dudas.

Una mención especial merece la actuación de la pareja protagónica. Felicity Jones le aporta intensidad y credibilidad a su personaje de abnegada madre y esposa, y lo de Eddie Redmayne como Hawking es sencillamente colosal. Este joven actor (ya obtuvo el premio a mejor actor en los Globos de Oro, y es la única chance probable de las cinco nominaciones al Oscar que tiene la película) ya había dado muestras de suma sensibilidad por ejemplo en Los Miserables (2012), y fundamentalmente en Mi semana con Marilyn (2011). Lo realmente encomiable, es que además de dotar de credibilidad a las incómodas posturas físicas que su personaje requería, logra transmitir cabalmente el desasosiego y también la picardía de esa mente brillante encerrada en un cuerpo casi inútil.

Otros elementos atendibles pasan por una disfrutable recreación de época y una fotografía a cargo del francés Benoit Delhomme, que en tonos pero en especial en algunos encuadres intencionalmente lineales, refuerzan el dramatismo de algunas situaciones vinculadas generalmente al personaje de Jane.

Es claro que si bien no estamos ante una gran película, no se puede negar que por los méritos reseñados, vale la pena dejarse llevar por esta historia de amor y de vida. Tan válida y peculiar como tantas otras, claro.


Por Pablo Delucis para Cartelera.com.uy
Comentarios
FILM/11915