Cartelera

Los límites del control

Recomendada
Formato:
Título Original: The limits of control
País: Estados Unidos - Japón
Año: 2009
Género: Thriller
Duración: 1h45'
Calificación: +15 años
Dirección: Jim Jarmusch
Protagonistas: Isaach de Bankolé - Alex Descas
Elenco: Luis Tosar - Paz De La Huerta - Tilda Swinton - Youki Kudoh

Isaach De Bankolé protagoniza esta enigmática historia sobre un hombre misterioso y solitario, cuya meticulosa actividad está totalmente fuera de la ley. Llega a España para realizar un trabajo, no se sabe exactamente cuál es su misión, y recibe indicaciones de una serie de estrafalarios personajes. No se fía de nadie, pero va directivo y decidido hacia su destino, cualquiera sea...

 

En los siguientes canales
Enlace(s) relacionado(s)
Comentario de Cartelera.com.uy

El llanero solitario

En un momento del backstage de esta película, Jim Jarmusch dice algo así como que, para él, las películas más hermosas son como sueños, sueños donde no todo tiene sentido pero que – tal vez precisamente por eso – resultan fascinantes. Algo de eso puede decirse de Los Límites del Control, una de las películas más extrañas dentro de la obra de un ya de por sí enigmático y fascinante cineasta. En otro momento de ese mismo backstage, Jarmusch dice que su película tiene todos los ingredientes de una película de acción de Hollywood, y es cierto: un héroe con una misión, mujeres bonitas, locaciones exóticas, armas, helicópteros… Quien conozca la obra previa del autor sabe que está siendo irónico: nada más alejado de una rutinaria producción de Hollywood.

Como los buenos sueños, Los Límites del Control es un viaje por territorios familiares (al menos para quien esté algo familiarizado con el paisaje de España, donde fue filmada) donde casi nada tiene sentido pero que sin embargo cumple con cierta lógica. Y, sobre todo, resulta extremadamente fascinante, como esos sueños de los que no querés despertar, que queremos que sigan para ver a dónde llegamos… Claro, eso al menos durante las primeras tres cuartas partes de la película, en las que el protagonista (un hombre solitario, bien vestido y de pocas palabras, que no habla español y que recibe instrucciones de una variopinta galería de personajes con cierta tendencia a filosofar) llega a España con una misión que demoramos en conocer. El viaje – como el que emprendía Don Johnston (Bill Murray), el protagonista de la anterior película de Jarmusch, Flores Rotas (2005) - tiene un objetivo claro y también va aportando pistas por el camino.

Pero el de Isaach De Bankolé (personaje sin nombre) no es un viaje existencial; tampoco se trata de una odisea de supervivencia o redención, como la de Forest Whitaker en Ghost Dog: el Camino del Samurai (1999). Más bien pareciera que el director plantea un juego, el cual desafía casi todas las reglas del cine narrativo convencional y pone a prueba la tolerancia del espectador para dejarse involucrar en un juego semejante. O tal vez se trate nomás de contar la peripecia de un hombre sin nombre, un asesino a sueldo con sus propios códigos y reglas (“dos expresos, en tazas separadas”) en camino a cumplir una nueva misión, que recibe instrucciones de una serie de personajes excéntricos que repite básicamente los mismos diálogos (en una estructura que se repite, a su vez, como la misma película), cambiando apenas algunos contenidos…

Extras, extras…

Como ya señalé, hay un backstage (“Detrás de Jim Jarmusch”) que sigue los pasos del director – literalmente – durante el rodaje de Los Límites del Control en España, sobre todo en Sevilla, ciudad de la que (como Orson Welles) se confiesa enamorado. En este documental de poco menos de media hora, Jarmusch habla en primera persona sobre cine, música, los procesos creativos, el trabajo con los actores, las diferentes etapas en la realización de una película, la vida y la muerte. Es uno de esos raros ejemplos de testimonios en los que solo escuchando hablar a un gran creador, así como al pasar, se aprende tal vez mucho más que asistiendo a un curso teórico. Pero además se puede ver la compostura del director detrás de la cámara (que es operada por el director de fotografía Christopher Doyle), casi como guardando una distancia respetuosa respecto a sus colaboradores y actores pero al mismo tiempo controlándolo todo (o eso parece), generando un distendido pero al mismo tiempo concentrado clima de trabajo. Es muy gráfico el momento en que Jarmusch camina mirando a su alrededor a varios metros de John Hurt, que descansa sentado en una silla sin siquiera prestarle atención al director (por más que después comente qué cree que Jarmusch está pensando…). El trabajo también incluye breves testimonios de parte del elenco internacional (Tilda Swinton, Bill Murray, el propio Isaach De Bankolé).

Los extras se completan con un atractivo clip que resume los paisajes registrados en la película.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy
Comentarios
FILM/1619