Antes del atardecer

Antes del atardecer

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: Before sunset
  • Dirección: Richard Linklater
  • Género: Romance
  • Protagonistas: Ethan Hawke - Julie Delpy
  • País: Estados Unidos Año: 2004
  • Duracion: 1h20'
  • Elenco: Vernon Dobtcheff - Louise Lemoine Torres - Rodolphe Pauly
  • IMBD
  • Disponible en: VHS DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

En Antes del Amanecer (1995), el norteamericano Jesse (Ethan Hawke) y la francesa Céline (Julie Delpy) se conocían durante un viaje en tren, dedicaban 15 horas a vagabundear por las calles de Viena, y comenzaba a surgir entre ellos un sentimiento que quedaba pendiente con la promesa final de un reencuentro seis meses después. Esta secuela hace saber que el reencuentro no se produjo, pero que Jesse escribió una novela de cierto éxito sobre aquella aventura vienesa. Para promocionar el libro Jesse llega a París, y allí se produce el demorado reencuentro con Céline, nueve años después de aquel viaje en tren.

Comentario de Cartelera.com.uy

Un hombre y una mujer

Me resulta muy difícil escribir sobre esta película sin hacer mención a un episodio lamentable que tuvo lugar un domingo de tarde en una de las salas de Alfabeta. En realidad fueron dos, pero el primero de ellos (las quejas de cierta parte del público por la exhibición del corto Un Sueño para Gilda, ganador del concurso “Mujeres en rojo”) vamos a obviarlo para no aburrir. Lo peor vino después: no habían pasado ni diez minutos de película (ahora sí, Antes del Atardecer) cuando dos parejas mayores de la fila de atrás (las mismas que habían protestado por “tener que ver lo que a ellos se les ocurre”, ¡en referencia a un corto de diez minutos!) ya habían decretado que aquello venía demasiado conversado. “Esta muchacha no para de hablar”, decía una señora en referencia a Julie Delpy. A lo que uno sentía ganas de darse vuelta y decirle: “usted tampoco”. Pero uno, que es educado, se limitó a chistar de vez en cuando. No alcanzó; había que cortar la cosa de raíz (chistar más largo y decir algo tipo “¡por favooooooor!”). Aquello ya se estaba pareciendo demasiado a aquel cuento de Leo Maslíah...

Todo esto para advertir que si te molestan las películas demasiado habladas, ni te molestes. Y si aún así vas porque yo qué sé, por favor, bancátela o andate, pero no le arruines la función al vecino de al lado. Si por el contrario crees que en la comunicación entre dos personas (oral, gestual, corporal, emocional) hay buen material para una historia, serás bienvenido.

Y sí, hablan mucho. ¿Acaso no es lógico que dos personas que no se ven desde hace nueve años se pongan al día? Porque la película es eso: en tiempo real, uno asiste al reencuentro de Jesse y Céline desde que se cruzan en una pequeña librería de París hasta que… Sí, parte del interés consiste en descubrir si este nuevo encuentro, esta nueva oportunidad, será o no la última. Pero hay que verlo; sólo diré que el final es perfecto.

En 1995, cuando sus vidas se cruzaron en un tren europeo, Jesse, Céline y el mundo eran muy distintos. Ellos dos, por ejemplo, apenas estaban dejando atrás la adolescencia y aquello de enamorarse rápido era algo bastante común. El mundo, por su parte, ya estaba bastante jodido, pero todavía no habían caído las torres y Estados Unidos no representaba, al menos con la ferocidad que vendría después, el fanatismo militarista pos-11 de setiembre. Eso da lugar a un inicial intercambio de opiniones sobre el estado del mundo, sobre las diferencias entre Estados Unidos y Francia a partir de la invasión a Irak, sobre medio ambiente y compromiso y, fundamentalmente, sobre por qué no se produjo aquel encuentro pautado en Viena para seis meses después de separarse (de acuerdo al final de Antes del Amanecer).

Que Jesse haya escrito un libro sobre aquella noche (el mismo libro que se encuentra promocionando en Francia) dice claramente lo importante que fue para él.”De alguna manera creo que puse todo mi romanticismo en aquella noche”, dice Céline, quien ahora se muestra como una mujer mucho más cínica y neurótica que aquella chica que aceptó bajarse de un tren con un joven norteamericano al que apenas conocía.

Es muy probable que en ese guión haya mucho de autobiográfico tanto de parte del director Richard Linklater (un tipo con una filmografía extraña, a medio camino entre el cine independiente y Hollywood, o más bien, con un pie en cada lado) como de los actores Ethan Hawke y Julie Delpy, quienes tienen crédito como co-guionistas. Por cierto, no es la primera vez que estos personajes/actores se reencuentran; ya habían compartido una charla filosófica de cama en Waking Life (Despertando a la Vida), el experimento animado sobre los sueños que Linklater filmó en 2001.

Alguien dijo con razón que Antes del Atardecer es una película sobre la maduración, sobre el hecho de ser adulto y descubrirse un día lleno de responsabilidades, casado, con hijos, o soltera y sin ninguna perspectiva de permanecer en una relación seria por mucho tiempo (cuál de los dos panoramas es peor es algo que a esta película no le interesa determinar). Es una película sobre la frustración de crecer, sobre la constatación de que la felicidad es un concepto extraño que se disfruta mucho más como idea y como posibilidad que como meta.

Y lo increíble de todo esto es que la película, lejos de ser un bajón, es una delicia. Acompañamos a Céline y Jesse por las callecitas, cafés y parques de París (un verdadero paseo en sí mismo) y, mientras seguimos sus conversaciones –plagadas de sentido del humor y sin una sola pizca de resentimiento-, tenemos la oportunidad de reconocernos (o no), de vernos reflejados (o no) y de pensar, aunque más no sea durante la distancia que nos separa de la salida del cine, cómo evitar (si es que estamos a tiempo) que la madurez nos agarre desprevenidos.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/1100