Presenta:

Life
Tus padres volverán

Tus padres volverán

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: Tus padres volverán
  • Dirección: Pablo Martínez Pessi
  • Género: Documental
  • Protagonistas: Salvador Banchero - Fernando De Meersman
  • País: Uruguay Año: 2015
  • Duracion: 80'
  • Elenco: Jorge Garibaldi - Marcos Medina - Cecilia Rodríguez - Guzmán Tierno
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Documental

Ficha

Resumen

Esta es la historia de 6 de los 154 niños que en 1983 volaron solitos desde Europa a Uruguay en un chárter puesto por el gobierno español, cuando la dictadura militar uruguaya estaba llegando a su fin. Eran hijos de exiliados políticos de Uruguay que, imposibilitados de regresar a su país, enviaron a sus hijos a conocer a sus familiares directos y a su país de origen.

El dinero recaudado por la venta de las entradas será depositado en la cuenta oficial del COMITÉ DE RECONSTRUCCIÓN DE DOLORES para comprar materiales de construcción. CUENTA BROU CA $ 012-142478.

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Pocas veces un realizador ha logrado capturar de manera tan precisa y conmovedora esa sensación de desarraigo que generó el exilio en miles de uruguayos.

Un país muy lejos

En diciembre de 1983 yo tenía 10 años de edad. Estaba terminando cuarto año de primaria en la Escuela Sanguinetti, que había recibido en visita oficial al presidente Gregorio Álvarez: una foto enmarcada, colgada en la pared, en la que posaba con su uniforme militar junto a la directora de la escuela, recordaba aquel momento. Recuerdo que cantamos el himno frente al Teniente General. Aunque no pertenecía a una familia militante, sabía que vivíamos bajo una "dictadura", y que en 1980 había tenido lugar un plebiscito (el primer acto electoral en muchos años) que le había dicho que no a esa dictadura.

De aquellos días de fines del 83 recuerdo especialmente dos acontecimientos que me impresionaron mucho, y que daban cuenta de que se aproximaba lo que llamaban una "apertura democrática": uno fue en el Obelisco, el 27 de noviembre, donde un río de gente colmaba la avenida hacia el Parque Batlle escuchando una proclama leída en voz alta y declamatoria por un veterano actor (Alberto Candeau); el otro fue la llegada de los hijos de exiliados políticos, en un avión, recibidos por una caravana de miles de personas a lo largo de la rambla montevideana. Yo no fui a ese segundo acto, pero hasta el día de hoy recuerdo algunas imágenes que vi por televisión o en algún diario: los ómnibus rodeados de gente enfervorizada, las manos y cabecitas de aquellos niños saludando desde las ventanillas, como si fueran ídolos. Recuerdo preguntarme: "¿pero vinieron solos, desde tan lejos?"

Por supuesto, yo ya tenía alguna idea entonces de lo que era el exilio, pero no fue sino hasta que vi Tus padres volverán, 32 años después, que comprendí el efecto que aquel viaje - y aquella experiencia del exilio - había dejado en aquellos 154 niños. O al menos en los seis que comparten su historia en la película, pero que imagino deben ser bastante representativos de los hoy 154 hombres y mujeres que, en diciembre de 1983, fueron subidos a un avión para conocer su país de origen. Un país muy lejos llamado Uruguay.

Pocas veces - sin duda por primera vez en el cine nacional, sea documental o de ficción - un realizador ha logrado capturar de manera tan precisa y conmovedora esa sensación de desarraigo que generó el exilio en miles de uruguayos. El exilio político en este caso, con ese agregado terrible de la persecución, del miedo a la cárcel, a la tortura y a la muerte que impuso la dictadura, pero que podría ser perfectamente aplicable a otros miles de uruguayos que han tenido que exiliarse por motivos económicos, sobre todo a raíz de la crisis de 2002. Los seis protagonistas, más allá de que sus recuerdos personales de aquel viaje sean más o menos gratos, dan cuenta con sus testimonios de una inquietud, de cierta crisis de identidad que persiste hasta hoy, ya adultos, buscando o asentando su lugar en el mundo. Echando raíces y formando familias en ciudades nuevas, que no son su lugar de origen ni el de sus padres pero que son - como dice la canción - donde fueron a parar, donde construyeron su hogar.

Dentro de las películas nacionales sobre la dictadura (que no son tantas como algunos suelen manifestar), Tus padres volverán tiene el mérito de darle voz a la generación de los hijos, a quienes sin ser protagonistas ni partícipes directos de los hechos, sí han crecido marcados por sus efectos. Lo hace a través de seis de aquellos niños viajeros de 1983, pero su alcance trasciende el contexto histórico-político de aquel vuelo para concretarse en seis historias de vida que hablan, también, de cierta forma del ser nacional. De ese ir y venir, de símbolos y postales, de mirar por la ventana, del país de Onetti y de Benedetti, autor del poema que resuena en la voz de dos de los protagonistas. Quizás por eso no puedo evitar pensar en El dirigible (1994), la película de Pablo Dotta de 1994 que, sin tener nada que ver desde el punto de vista formal con la de Pablo Martínez Pessi, es también una reflexión cinematográfica sobre la identidad uruguaya y el desarraigo.

El director hace un uso medido de los testimonios ante cámara (las famosas "cabezas parlantes" que suelen aparecer en los documentales), entrelazados con momentos contemplativos, a veces poéticos, de los seis protagonistas más algún que otro familiar que aparece e incluso que testimonia con la voz quebrada (como Jorge, el padre de Marcos). También realiza un viaje de ida y vuelta, desde Montevideo hasta Dinamarca, pasando por Bélgica, Italia y España, permitiendo al espectador acompañar el devenir de los personajes y medir las distancias (no en kilómetros sino en sensaciones). Todos estos recursos, más un inteligente montaje y un bellísimo comentario musical a cargo de Cecilia Trajtenberg (también co-montajista junto a Martínez Pessi), alejan por completo a Tus padres volverán del mero registro documental televisivo para convertirse ante todo en un acercamiento emocional al tema y sus protagonistas.

Es imposible no conmoverse con los dolorosos recuerdos de Guzmán, que tras ser testigo del quiebre de su padre cuando era un niño hoy le da todo el amor del mundo a sus dos mellizos italianos; con la convencida identidad uruguaya de Jorge, necesitada cada tanto de recarga y afecto familiar a pesar de vivir tan lejos en Dinamarca; con la mirada un poco perdida y distante de Fernando, mientras su padre exhibe la foto suya de pequeño que conservaba en prisión; con los pies descalzos de Cecilia, niña cubana que cuestiona a la generación de sus padres uruguayos y que volvió a España, ahora de grande, entre otras cosas para ser madre. Y unos van y otros vuelven, y detrás de sus historias hay pérdidas, abandonos, traumas y ausencias, pero también familias, abrazos, lágrimas de despedidas y de reencuentros, y la necesidad permanente de reunión, de búsqueda y de reconstrucción, sobre todo de ellos mismos como individuos.

Y aquí hay que subrayar el notorio respeto y cariño del director hacia sus personajes, que se contagia indefectiblemente al espectador permeable. Empiezan a rodar los créditos, junto a una hermosa versión de una canción de Dino ("Guardo muchos recuerdos"), y uno desea profundamente que a todos ellos (a estos seis pero también a los otros 148 niños) les vaya bien en la vida, que sean felices. Que logren hacer las paces con aquel país lejano que expulsó a sus padres, o que al menos sean capaces de encontrar su lugar en el mundo, su refugio, su propio viaje.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/12999