Presenta:

Life
El clan

El clan

+18 años Ver comentarios
  • Titulo original: El clan
  • Dirección: Pablo Trapero
  • Género: Drama-Thriller
  • Protagonistas: Guillermo Francella - Peter Lanzani
  • País: Argentina-España Año: 2015
  • Duracion: 108'
  • Elenco: Antonia Bengoechea - Gastón Cocchiarale - Stefanía Koessl - Giselle Motta
  • Sitio oficial IMBD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Mientras Arquímedes Puccio (Guillermo Francella) barre la vereda de su bar y su hijo Alejandro (Peter Lanzani) atiende la tienda de deportes náuticos de la familia, desde el sótano de su casa se oyen gritos y pedidos de ayuda…  Basada en la historia real del clan Puccio durante la década de los 80, una familia argentina integrada por un padre y sus hijos, que tienen una tienda de deportes náuticos y un bar. Ambos negocios funcionaban como tapadera de a lo que realmente se dedicaban: extorsiones, secuestros y asesinatos.

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: El clan es un trabajo correcto pero irregular, que refiere a horrores que parecen lejanos pero que están ahí nomás en el tiempo. Gran labor protagónica de Guillermo Francella.

En el nombre del diablo

Como casi todos a esta altura sabemos, el clan familiar de Arquímedes Puccio fue uno de los más claros ejemplos de lo que se dio en llamar "mano de obra desocupada" de las dictaduras latinoamericanas que asolaron hace ya varias décadas. En los primeros años de la vuelta a la democracia - especialmente en Argentina, pero no sólo allí - esas bandas se movieron con la impunidad suficiente como para realizar cualquier clase de tropelías con la casi seguridad de que no se las verían con la ley.

La especialidad del clan Puccio era secuestrar a gente adinerada, asesinarlos y cobrar el rescate que la familia del infortunado pagaba. Lo peculiar de este caso es que los secuestrados "se alojaban" en el baño secundario del hogar de la familia, en pleno barrio de San Isidro, mientras los Puccio hacían su vida habitual, incluida la ida a misa semanal. Toda la historia hoy se transformó en una de esas bombas mediáticas que la sociedad y los medios argentinos saben muy bien armar y explotar; por ejemplo, también hay una serie - muy buena - en la televisión.

Pablo Trapero es un cineasta que ha demostrado buena mano a la hora de abordar temas en los que - tomando un hecho puntual como punto de partida - expande la mirada a comportamientos y conclusiones más generales. Filmes que integran la parte más temprana de su obra como Leonera y las muy buenas Mundo Grúa y El bonaerense, son dechados de detallismo y rigurosidad en lo que refiere a tratar con intensidad, pero sin exageraciones pretenciosas, historias personales que en su globalidad abarcan cuestiones como el autoritarismo patronal y la corrupción en las cárceles y en la policía bonaerense. Ya la más reciente etapa de su obra (en la que paulatinamente fue dejando de lado a actores muchas veces no profesionales para darle paso a estrellas como Ricardo Darín y Guillermo Francella), compuesta por filmes como Carancho y Elefante Blanco, si bien no estamos hablando para nada de trabajos desechables es cada vez más notorio un cambio de estilo. De aquel tono en el que la austeridad no iba en desmedro de la claridad y el realismo, se ha dado paso a un cine mucho más convencional - para nada invalidante por cierto - y sobre todo con un afán pretencioso que lleva a algunos subrayados y excesos.

En el caso de esta película, todo esto se aplica cabalmente. Estamos ante un trabajo sin reparos en lo técnico y con un cuidado detallismo en el planteo de las escenas, en especial las que refieren a la dinámica familiar, y también en las que se transmite todo el horror que las situaciones ameritaban. Tampoco faltan esos largos y descriptivos planos secuencia que son ya una marca de estilo del director, oriundo de San Justo (Buenos Aires). Sin embargo, hay algunos obstáculos que no se superan y que tienen que ver con aspectos importantes del relato. Esas escenas tan bien diseñadas, muchas veces no tienen una correspondencia espontánea y natural con la anterior, y en lo narrativo eso se paga. Seguramente se da por descontado que todo el mundo conoce lo que pasó, lo que da lugar a varios cabos sueltos y a resoluciones a mitad de camino. Podríamos hacer una lista muy larga de películas donde los sucesos se conocen a priori pero eso no impide que las diferentes situaciones se planteen con la claridad necesaria y sin restarle interés al devenir de los hechos.

Tampoco queda demasiado claro por donde pasaba ese gran poder manipulador que tenía Arquímedes (gran labor de Francella) en relación a su hijo Alejandro (un correcto Peter Lanzani), un personaje con una ambigüedad tal que hubiera merecido un tratamiento de mayor profundidad.

Podemos concluir que El clan es un trabajo correcto pero irregular, que refiere a horrores que parecen lejanos pero que están ahí nomás en el tiempo y que viene bien para que - en especial las nuevas generaciones - conozcan lo ocurrido. Por otro lado, ojalá que vuelva "aquel" Trapero.


Por Pablo Delucis para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/13177