Scoop: la primicia

Scoop: la primicia

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: Scoop
  • Dirección: Woody Allen
  • Género: Comedia
  • Protagonistas: Woody Allen - Scarlett Johansson
  • País: Inglaterra-Estados Unidos Año: 2006
  • Duracion: 1h36'
  • Elenco: Hugh Jackman - Ian McShane - Kevin R. McNally - Romola Garai
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

En Scoop, Woody Allen recupera su veta más cómica para narrar la historia de Sondra Pransky (Scarlett Johansson), una estudiante de periodismo americana de visita en Londres que se ve envuelta en una aventura paranormal. Durante un espectáculo de magia en el que es escogida como voluntaria, Sondra presencia la aparición de un fantasma que le ofrece la exclusiva de su vida: el temido asesino del tarot, cuyos crímenes traen de cabeza a Scotland Yard, no es otro que el joven de origen noble Peter Lyman (Hugh Jackman). Dispuesta a no dejar escapar la primicia, Sondra urde un elaborado plan para seducir a Lyman y descubrir sus secretos.

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras…: Después de Match Point (su mejor película de los últimos años), Woody Allen regresa a un cine menor, olvidable, sin mayores pretenciones que divertir durante un rato. Lo logra apenas.

Woody el mago

Realmente hay que sacarse el sombrero. El tipo se da el gusto no sólo de filmar una película por año, de conseguir el dinero para hacerla, de convencer a casi cualquier actor de interpretarla (muchas veces por mucho menos dinero del que cobrarían por una película comercial) y hasta de tener un público fiel (reducido, pero fiel al fin) que va todos los años a ver lo que Woody Allen tenga para mostrar. Aún cuando se trate de una película tan menor, tan sosa y tan olvidable como Scoop. Realmente, el tipo es un mago.

El año pasado nos sorprendió gratamente con Match Point, un film atípico en su filmografía por más que revisitaba temas como la obsesión, el crimen y la culpa, que ya habían alimentado una de sus mejores obras (Crímenes y Pecados, de 1989). Pero había algo más, aparte del cambio de escenario (dejó Nueva York y se trasladó por primera vez a Londres), que convertía a Match Point en un film seductor y maduro, como si en su habitual inteligencia y capacidad para la creación de personajes se hubiera colado algo del oscuro retorcimiento moral de Alfred Hitchcock. Además estaba la tensión sexual entre Scarlett Johansson y Jonathan Rhys Meyers, algo poco habitual en Allen. Tan poco habitual fue Match Point que captó la atención de gente que nunca había oído hablar de Woody Allen, o que al menos no había visto sus películas por prejuicio o vaya uno a saber por qué (personalmente considero que nadie que se llame amante del cine puede dejar de ver al menos UNA película de Woody Allen, preferentemente alguna joya de los ’70 como Manhattan o Annie Hall, o de los ’80 como La Rosa Púrpura del Cairo, Hannah y sus Hermanas o La Otra Mujer).

Pero una excepción parece haber sido suficiente. Con Scoop el cineasta retoma su senda de los últimos años, que incluye películas flojas o poco interesantes como Celebrity (1998), La Vida y Todo lo Demás (2003) y Melinda y Melinda (2004), o al menos buenas ideas que se agotan mucho antes de la hora y media, como Ladrones de Medio Pelo (2000), La Maldición del Escorpión de Jade (2001) o La Mirada de los Otros (2002). Es precisamente con La Maldición… que Scoop tiene algunos puntos en común; allí un acto de hipnosis era utilizado por un ladrón de joyas para ejecutar sus fechorías a través de los hipnotizados, mientras que acá un truchísimo acto de magia sirve para que un famoso periodista recién fallecido (Ian McShane) se comunique desde el más allá con la aspirante a reportera que encarna Johansson. Pero Allen también refrita ingredientes de otras películas suyas, como los toques de magia de Alice (1990), la inserción de cierta mitología -en este caso la muerte, con guadaña y todo- como en Poderosa Afrodita (1995) y Los Secretos de Harry (1997), o la investigación amateur que mete a sus protagonistas en problemas, como en la divertidísima Un Misterioso Asesinato en Manhattan (1993).

Pero reconozcámoslo: por más que la aparición de Woody nos dibuje una sonrisa -sobre todo en el papel de un mago de pacotilla que se hace llamar Splendini-, y que algunos diálogos sean ocurrentes o graciosos (no lo suficiente), lo cierto es que la chispa ya no es la misma. Todo el asunto es de una liviandad asombrosa, aún para ser nada más que una comedia (un género nada despreciable del que el propio Allen posee varios ejemplos notables). Al lado de la contundencia dramática de Match Point (perdón pero no puedo dejar de comparar), las escenas parecen una sucesión de ensayos filmados donde los actores hacen el mínimo esfuerzo de decir un texto. Ni siquiera hay una exploración estética como las que solían exhibir películas como Sombras y Niebla (el expresionismo alemán), Maridos y Esposas (el cinema-vérité) o la propia Maldición de Jade (la comedia del Hollywood de los ’40). El Allen que dirigió Scoop se limita a ubicar la cámara en un discreto plano americano para ni siquiera tener que hacer demasiados cortes, lo cual no está nada mal cuando el contenido del plano es lo suficientemente atractivo. Tampoco ayuda el subtitulado “made in España”, que descarta varias frases ocurrentes del original mientras otras las traduce con términos desconocidos por estos pagos (como decir que algo “está muy pijo”).

Pero algo me dice que, aún con una excelente traducción, la cantidad de risas que se escucharon en la sala (pocas) no se hubiera incrementado demasiado. Lo único medianamente divertido es Woody jugando a ser mago, pero supongo que limitarse a filmarse a sí mismo ejecutando trucos de magia (como lo hizo el propio Orson Welles en F for Fake) no le hubiese parecido una buena idea.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/1354