Presenta:

Life
Regreso con gloria

Regreso con gloria

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: Trumbo
  • Dirección: Jay Roach
  • Género: Drama
  • Protagonistas: Bryan Cranston - Diane Lane
  • País: Estados Unidos Año: 2015
  • Duracion: 124'
  • Elenco: Helen Mirren - John Goodman - Elle Fanning - Louis C.K.
  • IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Hollywood, años 40. Dalton Trumbo (Bryan Cranston) disfruta de su exitosa carrera y es el guionista mejor pagado de la industria. Pero comienza la Caza de Brujas y la Comisión de Actividades Antiamericanas inicia su campaña anticomunista. Cuando Trumbo se niega a responder a los interrogatorios de la Comisión sobre sus ideas o su filiación política, y a delatar a otros colegas que comparten sus creencias, es condenado por desacato a un año de cárcel e ingresa en la lista negra, perdiendo su trabajo. Pero no se dará por vencido…

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras…: Correcta desde todo punto de vista, Trumbo no es una gran película pero sí un buen testimonio de una época que no se debería olvidar.

El precio a pagar

El caso de "los 10 de Hollywood" se enmarca dentro de la caza de brujas impulsada en Estados Unidos durante la primera mitad de los años 50, en medio del clima de paranoia y falso patriotismo que se vivía en aquellos años de Guerra Fría con la Unión Soviética. Toda persona sospechosa de integrar o colaborar con el comunismo era citada a declarar ante el Comité de Actividades Antiamericanas, encabezado por el congresista John Parnell Thomas. Quien se negara, era acusado de obstaculizar la investigación y enviado a la cárcel, sin ninguna prueba más que la propia acusación, en lo que implicó una alarmante violación a las libertades individuales y uno de los episodios de censura más vergonzosos en la historia de Estados Unidos.

El guionista y escritor Dalton Trumbo (quien en 1971 filmaría su única película como director, la angustiante Johnny cogió su fusil, basada en su propia novela antibelicista de 1939) fue quizás el más célebre y prestigioso de los 10, aunque también figuraban el director Edward Dmytryk y otros guionistas como Alvah Bessie y Lester Cole. Activo en la industria desde la segunda mitad de los años 30, y habiendo firmado guiones muy diversos, Trumbo trabajó para casi todos los grandes estudios: Warner, Columbia, Paramount, 20th Century-Fox y, desde 1937, Metro Goldwyn Mayer (MGM), el estudio para el que escribiría algunos de sus mejores trabajos. En 1941 recibió su primera nominación al Oscar por el guión de Espejismo de amor (1940), dirigida por Sam Wood y protagonizada por Ginger Rogers, quien ganó el premio como mejor actriz. Mientras Estados Unidos ingresaba activamente a la Segunda Guerra Mundial, Trumbo se consagraba como uno de los guionistas más respetados y mejor pagos de Hollywood. Y al tiempo que escribía guiones de corte patriótico en tiempos de guerra, como Dos en el cielo (1943) y Treinta segundos sobre Tokyo (1944), se unía al Partido Comunista de los Estados Unidos, alineado con Moscú.

Los 10 de Hollywood fueron citados a declarar ante el Comité en octubre de 1947. Invocando la primera enmienda de la Constitución, los acusados argumentaron que tenían el derecho de no responder sobre sus creencias políticas o asociaciones profesionales. Condenados por desacato, fueron multados y enviados a prisión (10 meses en el caso de Trumbo), tras lo cual pasaron a integrar las tristemente célebres listas negras por lo cual los estudios tenían prohibido contratarlos. El Sindicato de Escritores los expulsó de sus filas y los 10 de Hollywood sufrieron no sólo falta de trabajo y penurias económicas, sino también el desprecio público, amenazas, depresión y, en algún caso, suicidio.

Trumbo y sus colegas censurados decidieron entonces aplicar su ingenio como guionistas a una manera de sobrevivir y seguir trabajando en la industria que les cerraba las puertas. Usando seudónimos o testaferros, continuaron escribiendo aunque sin poder acreditar sus verdaderos nombres en la pantalla (de esto iba la notable El testaferro, de Martin Ritt, protagonizada en 1976 por Woody Allen y Zero Mostel). De esta manera Trumbo llegó a ganar dos premios Oscar sin poder recoger las estatuillas (por La princesa que quería vivir, de 1953, y El niño y el toro, de 1956), las que fueron restituidas años más tarde.

De todo esto da cuenta Trumbo, película escrita por John McNamara a partir de un libro de Bruce Cook y dirigida por Jay Roach, un hombre con antecedentes en la comedia (Austin Powers, La familia de mi novia) que aquí se muestra a la altura de su primer film serio. Correcta desde todo punto de vista, Trumbo no es una gran película pero sí un buen testimonio de una época que no se debería olvidar. Artísticamente es mucho más interesante el documental del mismo título dirigido por Peter Askin, y guionado por Christopher Trumbo sobre una obra escrita por él mismo a partir de cartas de su padre. Pero es indudable que una película más convencional, y protagonizada por una estrella como Bryan Cranston (Breaking Bad), tiene posibilidades de alcanzar a un público mayor que debería conocer esta historia. Cranston está muy bien y muy bien caracterizado, además.

La película aborda tanto la persecución y condena de Trumbo como su estrategia posterior para mantenerse activo, sin perder de vista cómo afecta todo esto a su familia, integrada por su esposa Cleo y sus tres hijos. Trumbo era un gran talento pero no era un tipo fácil, y su obsesión con el trabajo y con sus ideales lo convertía por momentos en un padre ausente e intratable. Este aspecto es quizás el más superficial del film, condenando a Diane Lane (quien interpreta a Cleo) a poner cara de sufrimiento en varias escenas, en el típico rol de esposa-florero que padece las idas y vueltas y el mal carácter del protagonista.

En la película aparecen varios personajes importantes en la carrera y en la vida del escritor, entre ellos el actor Edward G. Robinson (Michael Stuhlbarg), un aliado político inicial; el productor Frank King (John Goodman), productor de películas clase B que le daría trabajo en los años más difíciles; y el actor y productor Kirk Douglas (Dean O'Gorman), quien pondría fin a las listas negras al contratarlo para escribir Espartaco (1960), sin seudónimo ni testaferro. Hay también algún personaje ficticio - porque Trumbo es, después de todo, una película de ficción inspirada en hechos reales - como Arlen Hird (Louis C.K.), quien representa a varios de los "10 de Hollywood" que se vincularon con Trumbo en aquellos años, como Samuel Ornitz, Alvah Bessie, Albert Maltz, Lester Cole y John Howard Lawson.

Pero quien tiene más tiempo en pantalla, y de hecho se constituye en la verdadera antagonista del film, es la temible Hedda Hopper (Helen Mirren), una célebre columnista de chismes reaccionaria que durante el macarthysmo se dedicó a denunciar públicamente a sospechosos de comunismo, como el propio Trumbo, destruyendo varias vidas en el camino.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/14030