Presenta:

Life
La llegada

La llegada

+12 años Ver comentarios
  • Titulo original: Arrival
  • Dirección: Denis Villeneuve
  • Género: Drama-Ciencia ficción
  • Protagonistas: Amy Adams - Jeremy Renner
  • País: Estados Unidos Año: 2016
  • Duracion: 116'
  • Elenco: Forest Whitaker - Michael Stuhlbarg - Mark O'Brien - Tzi Ma
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Cuando misteriosas naves extraterrestres comienzan a llegar a la Tierra, un grupo de élite del ejército recluta a la experta lingüista Louise Banks (Amy Adams) para averiguar la razón por la que están aquí. Mientras la humanidad se debate ante la posibilidad de una guerra mundial, Banks y su equipo se encuentran en una carrera contra reloj tratando de obtener respuestas.

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Un gran licuado que resulta de mezclar el cine de Terrence Malick (post El árbol de la vida) con lo peor de M. Night Shyamalan (Señales, El fin de los tiempos) y la seudo trascendencia de Christopher Nolan (el de El origen y, sobre todo, Interestelar).

Ciencias de la comunicación

Desde que impactó al mundo del cine (y a la Academia de Hollywood) con Incendies (2010), que fue candidata al Oscar como mejor película extranjera, el canadiense Denis Villeneuve (Québec, 1967) se ubicó rápidamente en la mira de la gran industria del cine, siempre ávida de reclutar nuevos talentos. Y no demoró mucho en desembarcar en Hollywood, y de qué manera: La sospecha (Prisoners), de 2013, sigue siendo un thriller impactante, con poderosas actuaciones y una narración sólida y tensa, en gran parte gracias al oficio del director de fotografía Roger Deakins. Casi al mismo tiempo Villeneuve filmó la sugestiva y extraña Enemy (2013), sobre novela de José Saramago, que no se estrenó en Uruguay aunque está disponible en Netflix.

Los elogios continuaron con Sicario (2015), un intenso thriller de acción sobre el combate al narcotráfico que ponía el protagonismo en una joven agente del FBI (Emily Blunt). El protagonismo femenino se repite en Arrival, su tercera película hollywoodense (Enemy era una coproducción entre Canadá, España y Francia) y tal vez la más elogiada, al menos figura en varias listas de lo mejor del año. Y es relativamente fácil entender por qué: además de que Villeneuve filma muy bien, el guion de Eric Heisserer (que adapta un relato del escritor Ted Chiang) combina la ciencia ficción - y ese subgénero de ésta que es el primer encuentro entre la raza humana y una civilización extraterrestre - con la filosofía, el existencialismo y las teorías de la comunicación. Un cóctel bien interesante, hay que decirlo. Y también riesgoso.

La película se sustenta sobre una premisa demasiado débil: para poder comunicarse con seres de otro planeta que han aterrizado en varias ciudades del mundo, un coronel del ejército estadounidense se aparece en el despacho de una docente universitaria, traductora y lingüista de vida solitaria. Al poco rato la mujer está ingresando junto a un grupo de militares y científicos en el corazón de una de las naves extraterrestres (curiosamente parecidas a la Torre Agbar de Barcelona) y enfrentando no sin temor a las misteriosas criaturas, mezcla de elefantes con medusas con un extraño código de comunicación que, por supuesto, la protagonista no demorará en descifrar.

Pero no es esa premisa débil el problema de la película, sino el cúmulo de lugares comunes que le siguen: el escepticismo militar, listo para atacar con sus bombas una posible amenaza exterior cuyas intenciones no comprenden o no quieren comprender; la escalada belicista internacional, liderada por China; y los intentos contrarreloj de Amy Adams (en otro muy buen trabajo) por evitar el desastre. También son un lugar común a esta altura los supuestos flashbacks de la vida de la protagonista que dan cuenta de una pérdida dolorosa, y de la discontinuidad en la línea del tiempo que nos revela que cada pequeña acción de cada ser humano es un paso hacia algo superior, o ulterior, hacia atrás o hacia adelante o... vaya uno a saber qué.

El problema de este tipo de películas, en esencia, es que a determinada altura todo es posible. Saltos en el tiempo, pasado y presente que se muerden la cola, códigos de comunicación que se descifran justo a tiempo para salvar a la humanidad de su propia extinción. El breve diálogo entre la protagonista y el líder chino es, en ese sentido, de antología. Un gran licuado que resulta de mezclar el cine de Terrence Malick (post El árbol de la vida) con lo peor de M. Night Shyamalan (Señales, El fin de los tiempos) y la seudo trascendencia de Christopher Nolan (el de El origen y, sobre todo, Interestelar). Todo regado por una hermosa y empalagosa música de Jóhann Jóhannsson con temas de Max Richter (al menos no fue Hans Zimmer, en cuyo caso la receta hubiese sido completa). Si se le hubiese podado un poco todo este pretencioso exceso de existencialismo, Arrival sería una película más que digna. Lejos de clásicos de la ciencia ficción con los que se la ha comparado (2001, odisea del espacio; Encuentros cercanos del tercer tipo, en cierto punto Contacto), pero digna.

Solo basta esperar que Villeneuve no se esté "nolanizando" y que en su próximo proyecto, la secuela de Blade Runner a estrenarse en 2017, retome la senda del gran cineasta que puede llegar a ser.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/15503