Presenta:

Life
El viajante

El viajante

+12 años Ver comentarios
  • Titulo original: Forushande
  • Dirección: Asghar Farhadi
  • Género: Drama
  • Protagonistas: Shahab Hosseini - Taraneh Alidoosti
  • País: Irán-Francia Año: 2016
  • Duracion: 125'
  • Elenco: Babak Karimi - Farid Sajjadi Hosseini - Mina Sadati
  • IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Emad (Shahab Hosseini) y Rana (Taraneh Alidoosti) son una pareja que comparten una pasión: ser miembros de un talentoso grupo de teatro. Sin embargo, su vida cambia por completo cuando el viejo departamento que alquilan en Teherán empieza a sufrir desperfectos en su estructura. Ante el peligro de derrumbe, Emad y Rana se ven obligados a mudarse a otro lugar. Un incidente relacionado con la inquilina anterior cambiará dramáticamente la vida de la joven pareja. Oscar 2017 a la Mejor Película Extranjera.

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: La sobriedad y firmeza con que se desarrolla la trama confirma a Asghar Farhadi como uno de los más notables dramaturgos del cine actual. Los trabajos de la pareja protagónica, Shahab Hosseini y Taraneh Alidoosti, son realmente formidables.

Las buenas personas

En La muerte de un viajante, una de las obras más célebres de Arthur Miller y del teatro estadounidense, asistimos al desmoronamiento de la familia de Willy Loman, un vendedor que tras muchos años de trabajo comienza a asumir que su vida está lejos de ser la que soñó para sí mismo. Entre recuerdos y fantasmas del pasado y mentiras y reproches del presente, Loman encarna al prototipo del antihéroe víctima del sueño americano, que intenta aferrarse a la ilusión de ser alguien para sí mismo y para los demás, fracasando estrepitosamente.

Los protagonistas de El viajante, la nueva película del iraní Asghar Farhadi, son dos actores independientes que están a punto de estrenar una versión de la obra de Miller. Al comienzo de la película vemos cómo la iluminación artificial del teatro deja ver la escenografía perfectamente ubicada sobre el escenario. A continuación, el edificio donde viven Emad y Rana debe ser evacuado en mitad de la noche ante el riesgo de derrumbe. Las paredes se descascaran y los vidrios se rajan, como un anticipo de otros resquebrajamientos que afectarán a la pareja una vez instalados en su nuevo, transitorio hogar.

No conviene revelar más de lo necesario sobre el conflicto que se instala en la vida de Emad y Rana a partir de esa mudanza. Alcanza con saber que el drama que representan en el teatro se queda corto en comparación con los avatares que se irán sucediendo a partir de un episodio confuso del cual Rana, su víctima, no tiene claros recuerdos. La culpa, la sospecha, la dignidad y el honor manchados, y finalmente la búsqueda de justicia por mano propia (por parte de Emad) arrojarán a la pareja hacia un estado de situación que es casi tan problemático hacia afuera (los amigos, los vecinos) como hacia el interior de ellos mismos, sacudiendo irreversiblemente sus estructuras.

La sobriedad y firmeza con que se desarrolla la trama confirma a Farhadi como uno de los más notables dramaturgos del cine actual, no sólo de Irán, país del que ya es su más célebre embajador cultural (con El viajante obtuvo su segundo Oscar a la mejor película extranjera en cinco años, probablemente ayudado por las circunstancias políticas de la era Trump). Porque lo interesante de la película no sólo es el drama íntimo que se establece en la pareja protagónica, sino también cómo dialoga este drama con el que los mismos personajes encarnan en el teatro. Hay una escena especialmente intensa (entre varias) cuando Emad y Rana, representando a Willy Loman y su esposa Linda, discuten frente a los espectadores y la conmoción emocional de Rana/Linda se confunde con la de la propia Rana, que ya no logra separar sus propias emociones de las del personaje. Hay que decir que los trabajos de la pareja protagónica, Shahab Hosseini y Taraneh Alidoosti, son realmente formidables.

Como sucedía con La separación (2011), el anterior e imponente film de Farhadi que le valió su primer Oscar, El viajante no es explícitamente una exploración del Irán actual. Pero al observar cómo las personas se comportan en el marco de un tejido social complicado, a medio camino entre la modernidad y las tradiciones, es imposible no detectar cierto comentario crítico de parte del director. Después de todo, parte del problema de Emad y Rana es que no quieren acudir a la policía a denunciar lo que les sucedió por temor a que la investigación se vuelva en su contra. Este temor no existiría si la víctima hubiese sido Emad, un hombre, en lugar de Rana, una mujer.

Ante esa disyuntiva, a las personas no les queda otra opción que hacer lo que pueden, a tientas, ejerciendo como policías, como jueces, como verdugos; muchas veces cometiendo errores, incluso convirtiéndose - aun siendo buenas personas - en individuos totalmente cuestionables en su accionar. Ese tipo de individuo al que cuesta volver a mirar a la cara...


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/16077