Montevideo: cuna de La Cumparsita

Montevideo: cuna de La Cumparsita

En el marco de los festejos del 100 aniversario de La Cumparsita, la Intendencia de Montevideo invita a celebrar en el Teatro Solís junto a la Orquesta Filarmónica de Montevideo y artistas invitados. Un homenaje al himno de los tangos, compuesto por el uruguayo Gerardo Matos Rodríguez, en un espectáculo que llevará a viajar por la historia reviviendo emociones, artistas y momentos a través del tango, desde 1917 a la fecha.

Orquesta Filarmónica de Montevideo - Directora Artística: Mtra. Ligia Amadio. Directora escénica: Jimena Márquez. Solista: Néstor Marconi (bandoneón). Cantantes: Ricardo Olivera, Valeria Lima, Tabaré Leyton y Estefanía Melonio. Bailarines: María Inés Camou, Federico García, Esteban Cortez y Virginia Arzuaga. Pianista: Álvaro Hagopián. Bandoneones: Néstor Vaz, Leonel Gasso y Martín Pugin.

Para el ingreso es imprescindible imprimir la invitación que se puede descargar aquí, y canjearla por la entrada únicamente en la boletería del Teatro Solís, todos los días de 15 a 20 hs. (abierta en Semana de Turismo) y hasta una hora antes del comienzo del espectáculo. Se entregará un máximo de 2 invitaciones por persona.

Ficha

Orquesta Filarmónica de Montevideo

La creación de la Orquesta Sinfónica Municipal se produjo el 8 de abril de 1958, por Resolución Municipal Nº43664. La Asesoría y Dirección Jurídica Municipal designaron a Carlos Estrada y Luis D´Andrea, para ocupar los cargos de director y subdirector de la Orquesta.

La primera acción fue la realización de un llamado a concurso, para proveer los cargos para la Orquesta, a fin de que pudieran ingresar de inmediato e iniciar los ensayos para sus primeras actuaciones en público.

El 17 de julio de 1959, se realiza en el Teatro Solís el primer concierto de la Orquesta Sinfónica Municipal, dirigido por el Maestro Carlos Estrada, quien continuó dirigiendo la Orquesta hasta 1971, año de su fallecimiento. Habiéndose formado en el Conservatorio de París, Estrada quedó muy influenciado por aquella visión de la cultura, lo que marcó el rumbo de su carrera como compositor, así como la programación de la Orquesta

Aquella primera orquesta contaba apenas con 30 integrantes y, siguiendo la impronta de su Director, en los programas de su primera década de existencia se interpretaron gran cantidad de obras del impresionismo y el neoclasicismo francés.

Esto no quiere decir que se estuviera cerrado a otros repertorios, con frecuencia se interpretaron intérpretes barrocos como Vivaldi o Bach y clásicos como Haydn o Mozart.

Un rasgo distintivo que se mantiene hasta nuestros días fue el de dar oportunidad de participar a artistas uruguayos como solistas al frente de la orquesta; en cuanto a la programación se incluyeron siempre obras contemporáneas de autores extranjeros y nacionales.

Sobre los últimos años de la década del 60 se contrata como subdirector de la orquesta, al Maestro Hugo López quien queda como titular luego del fallecimiento de Estrada y sigue en el cargo hasta 1975. Por esa época ya se habían incorporado algunos instrumentistas más, como forma de poder abordar otros repertorios. Durante la dictadura no hubo un director musical estable, sino que diversas gestiones administrativas fueron contratando distintos maestros nacionales y extranjeros.

Con el retorno a la democracia es contratado como Director Musical el Maestro Federico García Vigil. Allí comienza un proceso, que continúa durante varios años, de incremento en el número de músicos de la orquesta, para poder interpretar los repertorios sinfónicos que se programaban. A pesar de conformarse una gran orquesta, no se procesaron grandes cambios en la gestión de la misma.

Hacia 1990 pasa por una fuerte reestructura, que modificó desde su imagen hasta su denominación por la de Orquesta Filarmónica de la Ciudad de Montevideo, asumiendo como Director Artístico hasta 1992 el Maestro Moisés Lasca. La institución incorporó un nuevo concepto de producción que le ha permitido una proyección nacional e internacional relevante.

Desde 1993 hasta su retiro en 2007, asume la Dirección Musical el Maestro Federico García Vigil y se encara el nuevo proceso de gestión, con la Coordinación General de Álvaro Méndez Bonomi. Allí se sentaron las bases de la gran orquesta de la ciudad, definiendo nuevos objetivos a corto, mediano y largo plazo. Generación de nuevas propuestas, captación de nuevos públicos, eficiencia, calidad, estímulo a los artistas nacionales, ser plataforma y escenario de la diversidad cultural, son algunos de los objetivos alcanzados.

Salas