Dunkerque

Dunkerque

+12 años Ver comentarios
  • Titulo original: Dunkirk
  • Dirección: Christopher Nolan
  • Género: Bélica
  • Protagonistas: Fionn Whitehead - Tom Glynn-Carney
  • País: Reino Unido-Holanda-Francia-Estados Unidos Año: 2017
  • Duracion: 106'
  • Elenco: Jack Lowden - Harry Styles - Aneurin Barnard - James D'Arcy
  • Sitio oficial IMBD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Dunkerque comienza cuando 400.000 soldados británicos y aliados se ven rodeados por fuerzas enemigas en la costa de Francia, en 1940. Atrapados en la playa de espaldas al mar, enfrentan una situación imposible a medida que el enemigo se aproxima. Mientras tanto, cientos de pequeñas embarcaciones tripuladas por militares y civiles inician un desesperado intento de rescate, arriesgando sus vidas en una carrera contra el tiempo.

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy


Artillería pesada


El director Christopher Nolan (Londres, 1970) ha venido construyendo una sólida trayectoria desde que se diera a conocer con la impactante y original Memento (2000). A la revitalización del personaje de Batman que logró con su exitosa trilogía del "caballero oscuro" (Batman Begins, The Dark Knight y The Dark Knight Rises) hay que sumar el eficaz thriller Insomnia (2002), la entretenida e inteligente The Prestige (El gran truco, 2006), y las más ambiciosas y complejas Inception (El origen, 2010) e Interstellar (Interestelar, 2014). Cuando podía esperarse que su siguiente película fuera, tal vez, una tesis monstruosa sobre el origen del universo, Nolan baja un cambio y propone un ejercicio de cine bélico que se ubica fácilmente entre lo más interesante de su filmografía.


No es que Dunkirk no tenga su complejidad. Para empezar, carga con el peso de la historia al recrear un duro capítulo de la Segunda Guerra Mundial, cuando miles de soldados británicos y aliados franceses y belgas se vieron acorralados por el ejército alemán en las playas de Dunkerque, al norte de Francia, tras la derrota de Francia a fines de mayo de 1940. El asedio dio lugar a la llamada "Operación Dínamo", una masiva y milagrosa operación de rescate que involucró tanto a embarcaciones militares como a cientos de navíos civiles. Pero además, Nolan (que también escribió el guion) asume el desafío de contar el episodio en tres tiempos narrativos simultáneos y diferentes: la acción en tierra (la playa) abarca una semana (casi lo que duró la operación real), la acción por mar se desarrolla a lo largo de un día, y la acción por aire (la batalla entre bombarderos ingleses y alemanes) dura una hora. Las tres acciones son narradas en forma simultánea en el transcurso de los 106 minutos que dura la película.


De esta forma, Dunkirk es una suerte de película coral en la que no hay un protagonista definido sino al menos tres: el joven soldado que encarna Fionn Whitehead en la playa, la tripulación de la embarcación conducida por Mark Rylance (y que incluye a su hijo adolescente y a un amigo de éste) y el hábil piloto a cargo de Tom Hardy, que tendrá un rol decisivo en la operación de rescate. A ellos se suman varios personajes secundarios - un grupo de soldados en la playa, todos demasiado jóvenes; un par de altos oficiales en el muelle, incluyendo al comandante Kenneth Branagh; el piloto traumatizado que encarna Cillian Murphy - que completan los múltiples puntos de vista de una historia real que tuvo miles de protagonistas.


La principal habilidad de Nolan guionista es precisamente tener en cuenta esas múltiples miradas para construir el relato; el principal desafío, que por cierto no logra sortear del todo, es que son demasiados personajes para desarrollar en tan corto tiempo de relato, al menos al punto de que nos importe su suerte. Quizás por eso Dunkirk es una película técnica y narrativamente admirable pero emocionalmente fría, que no logra conmover a pesar de varias situaciones muy bien resueltas e interpretadas. Y esto incluye el ensalzamiento de cierto espíritu patriótico que Nolan no consigue (ni pretende) evitar.


Lo que sí es innegable son la destreza y la contundencia con que el director despliega su artillería pesada de recursos cinematográficos. Dunkirk es una proeza de fotografía (Hoyte Van Hoytema), montaje (Lee Smith), diseño de producción (Nathan Crowley), sonido y por supuesto música, donde la omnipresente banda sonora de Hans Zimmer es más protagonista que cualquiera de los personajes de carne y hueso que aparecen en pantalla.


Es apenas en los minutos finales donde se vislumbra algo de la fuerza emocional que debería haber tenido toda la película, cuando un joven soldado lee de las páginas de un diario, en tono alicaído y aún devastado por la experiencia, el discurso pronunciado el día anterior por el primer ministro Winston Churchill ante el parlamento. Es un ejercicio interesante tomar esas palabras inspiradoras, a las que se les atribuye haber logrado levantar la moral de los soldados y del pueblo británico en aquellos días, y compararlas con el tratamiento que reciben en Las horas más oscuras (Joe Wright, 2017), en boca del propio Churchill personificado por Gary Oldman. De hecho ambas películas son dos caras de un mismo capítulo de aquella guerra, una desde los despachos y los corredores de los políticos y la otra desde la experiencia de soldados y civiles que esquivaron las balas y las bombas, y sobre todo de los que perecieron bajo ellas.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/16944