Canciones que no se olvidan

Canciones que no se olvidan

  • Localidades: Entre $ 1.080 y $ 2.580. Entradas en venta por Tickantel, Abitab, Red Pagos, Tienda Inglesa, Tiendas Antel y boleterías del Auditorio. Financia VISA hasta 6 pagos.

Ficha

Tito Nieves

Humberto Nieves creció en un ambiente musical. Nativo de Río Piedras, Puerto Rico, llegó a Nueva York cuando tenía solamente un año. Su padre tocaba guitarra con varios tríos, y su tío fue el conocido compositor, cantante y guitarrista Miguel Ángel Amadeo. Inmerso en una gran comunidad latina se fue nutriendo de la música tropical, el blues y el pop. Y decidió estudiar guitarra, bajo y batería.

La carrera profesional de Tito Nieves se inició en el 1975 con la Orquesta Cimarrón a la que llegó como voz principal para sustituir a un gran cantante, Rafael de Jesús, y permaneció con ellos durante dos años. Entre 1977 y 1978, Tito Nieves ingresó a la orquesta de uno de sus ídolos, Héctor Lavoe, una de las voces más trascendentes de la Salsa, quien influyó grandemente en su carrera. "Héctor me enseñó a caminar en esto de la música, me llevó de la mano, dándome su respaldo", afirma Tito. En 1979, grabó por primera vez como cantante principal para la Orquesta Taibori, una oportunidad que le ofreció el compositor Johnny Ortiz. También grabó para la Orquesta Jaime Castro y La Masacre.

Todas estas experiencias lo prepararon para, junto a Ramón Rodríguez y Ramón Castro, formar una de las sensaciones de la década de los ochenta: El Conjunto Clásico, una escuela musical de la que formaron parte extraordinarios músicos de Nueva York que rápidamente se estableció como una de las agrupaciones más importantes dentro del mundo musical afrocaribeño con un sonido moderno del tradicional son cubano. Y buena parte del triunfo de la agrupación se debió a la presencia en el escenario de Tito Nieves, quien con su voz y estilo inconfundibles creó éxito tras éxito: "Los Rodríguez", "El piragüero", "Felicitaciones", "Señora Ley", "Sin rumbo alguno", entre mucho otros. Con el Conjunto Clásico, Tito tuvo la oportunidad de internacionalizarse y de mostrar su calidad interpretativa y capacidad de improvisación "Esta fue una época de expansión, donde sentí que todos mis sueños estaban cumplidos, compartiendo escenarios con Celia Cruz y Tito Puente", expresa Tito.

Desde esa época se le conoce como El Pavarotti de la Salsa..."Esta fue una ocurrencia del gran Johnny Pacheco, cuando estábamos haciendo unos coros para la Fania y cada vez tenía que alejarme más del micrófono. Allí fue que Johnny dijo: ‘estás hecho un Pavarotti', entre risas recuerda Tito.

En 1988 graba Classic, su primer álbum como solista; con el que logra un disco de oro, en buena medida gracias a Sonámbulo, su primer gran hit. Al siguiente año, añade a su colección dos discos de oro con Yo quiero cantar, el disco que incluía El amor más bonito y I'll always love you, versión salsa del tema de Taylor Dayne que se transformó en éxito en las radios angloparlantes de Estados Unidos.

El mayor logro de Tito Nieves fue trascender las fronteras del idioma para llevar el ritmo tropical a un nuevo público, dando luz, en una auténtica manifestación de crossover, a lo que los medios de comunicación llamaron el Sonido de Nueva York, en el que destaca el tándem conformado por Tito Nieves en voz y Sergio George en producción de los arreglos y el sonido para el sello de Ralph Mercado, RMM.

En 1991 sacó al mercado su álbum "Déjame vivir", donde se destacaron canciones como "De mi enamórate" de Daniela Romo, "Te amo", "Déjame vivir", "Almohada" y "How To Keep The Music Playing", que hicieron que Tito Nieves ganara un Disco de Platino. Dos años después, lanzó el álbum "Rompecabeza (The Puzzle)".

En 1995 lanzó al mercado su álbum titulado "Un tipo común" donde incluyó el tema "No me vuelvo a enamorar" de Juan Gabriel y una gran versión del clásico de Selena "No me queda más".

En su inmensa lista de hits en inglés figuran además How do you keep the music playing del film Best Friends, Can You Stop The Rain de Peabo Bryson, Pero hay uno que superó todas las expectativas convirtiéndose en una canción de obligada referencia en el final de la década de los 90: I Like It Like That grabado en 1996 y con el que Tito Nieves generó tremendo impacto en el mercado anglosajón.

La canción (que ya había sido grabada en los años 60) suena fresca, nueva y con un marcado acento latino en la versión de Tito. Tan grande fue el éxito alcanzado que al poco tiempo se convirtió en película del mismo nombre y fue utilizada en anuncios de importantes empresas como Folgers (Café) y Burger King, así como también en música incidental de varios programas de televisión y campañas de turismo al Caribe y Estados Unidos. Se puede afirmar que fue esta canción/fenómeno la que sembró a Tito Nieves en la cúspide de la escena internacional. "Uno de los momentos más lindos que me dio esta canción fue poder compartirla con uno de mis referentes musicales: Stevie Wonder".

Entre sus muchos premios figuran tres ACE, Asociación de Cronistas de Espectáculos: Mejor Intérprete, en 1994; Mejor Vídeo (No Me Vuelvo A Enamorar), en 1996; y Mejor Artista Local, en 1997. También pisó el escenario de los Billboard por su nominación con el disco Clase Aparte (1998). Recibió el Globo Award como "Mejor Intérprete de Música Tropical" (1999) y el Premio Lo Nuestro por su canción Así Mismo Fue (2000). En 2002 fue nominado para el Grammy Anglosajón por Otra Nota en la categoría "Mejor Álbum de Salsa". Pero, "El reconocimiento más grande te lo da el público", afirma Tito Nieves.

Salas