Día de entrenamiento

Día de entrenamiento

+15 años Ver comentarios
  • Titulo original: Training day
  • Dirección: Antoine Fuqua
  • Género: Policial-Acción
  • Protagonistas: Denzel Washington - Ethan Hawke
  • País: Estados Unidos Año: 2001
  • Duracion: 2 horas
  • Elenco: Scott Glenn - Snoop Dogg - Cliff Curtis - Tom Berenger
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: VHS DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

En las calles de las zonas urbanas de Estados Unidos se libra a diario una guerra entre residentes, traficantes de droga y los que han jurado proteger a unos de los otros. El sargento del Departamento de Policía de Los Angeles Alonzo Harris (Denzel Washington), un agente de narcóticos con 13 años de experiencia, aplica en esa guerra unos discutibles métodos que hacen que la línea entre legalidad y corrupción aparezcan poco claras. El agente idealista y novato Jake Hoyt (Ethan Hawke) tiene un sólo día para demostrar su capacidad ante su superior extremadamente carismático. Durante las próximas 24 horas, Jake se verá arrastrado cada vez más profundamente hacia el lodo ético de la lógica de Alonzo, mientras los dos hombres se juegan sus vidas y sus carreras para servir a sus contradictorios conceptos de justicia.

En los siguientes canales

  • Space

    • Jueves 15 de Noviembre

      • 23:51

Comentario de Cartelera.com.uy

Mugre por todos lados

Puede ser toda una sorpresa, realmente. Después de su debut con Asesinos sustitutos (1997), un film de acción entretenido pero absolutamente menor, uno sólo podía esperar del director Antoine Fuqua apenas un policial con una buena actuación de Denzel Washington (que ya le ha merecido varios premios y nominaciones). Por suerte, Día de Entrenamiento es más que eso. Y es cierto que lo del policía inexperto versus el colega “con calle” ya está más que visto, pero hay algo en este film que justifica ir a verlo a pesar de los preconceptos.

Quizá sea la acertada descripción de los personajes centrales, a los que el inteligente libreto de David Ayer aporta rasgos propios que los alejan (en general) de los estereotipos; o quizá sea la habilidad con que logra tejer una trama de violencia creíble en menos de 24 horas de ficción cinematográfica. Lo cierto es que Fuqua filma muy bien, sabe dosificar la tensión apoyándose en una banda sonora que (como podía temerse de antemano) podría haber abusado del rap o el hip hop que fuera de la pantalla ejecutan Dr. Dre y Snoop Dogg, músicos aquí convertidos en actores secundarios (hasta la formidable Macy Gray hace una breve aparición muy efectiva). Pero sobre todo, y antes de aproximarse a un final que roza (sólo roza) el lugar común, Fuqua alcanza dos o tres momentos realmente formidables, de una tensión dramática inusual en otros ejemplos del género.

Lo más impactante es el retrato que hace de esa Los Angeles nada turística, totalmente alejada del Hollywood Boulevard y de las mansiones de Beverly Hills. Una Los Angeles sucia y despiadada, poblada de negros y latinos desclasados, drogadictos y traficantes, delincuentes y asesinos capaces de lanzarte 25 tiros sólo porque no les gustó la forma en que los miraste. Es posible que esa descripción sea, precisamente, un estereotipo, aunque resulta difícil de creer cuando se descubre que Fuqua también es negro y que creció en los barrios bajos de otra gran ciudad.

A veces es difícil creer que Hollywood todavía siga haciendo este tipo de films, que en definitiva –y tal vez sin pretenderlo- son un claro indicio de que en la sociedad estadounidense algo anda decididamente mal. Una sociedad donde los policías se ven obligados a quebrar la ley para combatir el crimen (es significativa la credibilidad con que el personaje de Washington expone sus razones al respecto); donde las autoridades policiales parecen en realidad jefes mafiosos que suelen vender muy caro órdenes de captura a sus propios agentes; donde no saber hablar español (como dice Alonzo) puede ser la diferencia entre la vida y la muerte; donde parece imposible meterse entre la mugre sin ensuciarse un poco.

Pero la película le pertenece casi totalmente a Washington, un notable actor que hasta ahora (desde Grito de Libertad a Tiempos de Gloria; desde Valor bajo Fuego a Huracán) sólo había interpretado personajes a los que no había nada que reprocharles. En su papel de Alonzo, ese oficial tan carismático como impredecible, ofrece por primera vez una faceta oscura que no hace más que afirmarlo un poco más en el podio de los grandes actores de Hollywood.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/208