Harry Potter y la piedra filosofal

Harry Potter y la piedra filosofal

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: Harry Potter and the sorcerer's stone
  • Dirección: Chris Columbus
  • Género: Aventura-Fantasía
  • Protagonistas: Daniel Radcliffe - Rupert Grint - Emma Watson
  • País: Estados Unidos-Reino Unido Año: 2001
  • Duracion: 152'
  • Elenco: Richard Harris - Robbie Coltrane - Ian Hart
  • IMBD
  • Disponible en: Flow | Cablevisión
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Tras quedarse huérfano al poco tiempo de su nacimiento, Harry Potter (Daniel Radcliffe) se ha criado en casa de sus abominables tíos Vemon y Petunia. Hasta que en el día de su onceavo cumpleaños, recibe una carta que hará que su vida cambie para siempre. En ella le comunican que ha sido aceptado como alumno del colegio interno Hogwarts de magia y hechicería... Divertida y ágil adaptación del primer tomo de la exitosa serie literaria creada por la inglesa J.K. Rowling.

Comentario de Cartelera.com.uy

Aprendiz de mago


Cualquiera que no entienda el significado de palabras como “muggle”, “Hogwarts”, “Hagrid”, o “quidditch” podrá sentir que queda un poco por fuera de esta “pottermanía” que está dominando el mundo. Y es que seguramente sean los millones de lectores de los libros de Harry Potter quienes han hecho del universo de su heróico aprendiz de mago casi una religión, los que están llenando las salas de los cines amenazando con convertir al film de la Warner en el más taquillero de todos los tiempos (título que hasta hoy conserva Titanic, de 1997).

 

Ahora bien, ¿se justifica tanto ruido? Es difícil responder a eso. Por un lado, es totalmente entendible que la película genere semejante expectativa; después de todo, la serie de libros de la británica J.K. Rowling (en cuyo primer volúmen está basada la película) ha vendido alrededor de 100 millones de copias en todo el mundo, siendo traducida a más de 40 idiomas. “Harry Potter y la piedra filosofal” es, ciertamente, un libro muy entretenido, cuya clave de éxito quizá se base en la estrategia de emplear como héroe a un chico común que sin embargo posee poderes extraordinarios. Se hace difícil recordar un suceso semejante en la historia de la literatura infantil, que ha logrado incluso que muchos niños atrapados dentro de la caja del televisor se interesen al fin por la lectura.

Lo que hace el film, y muy bien, es trasladar a la pantalla el universo de Harry Potter tal y como probablemente lo haya imaginado cada lector. No hay un solo personaje o decorado que no se corresponda, a grandes rasgos, con la imagen que uno mismo creó al momento de leer el libro. Es más: ver al actor Robbie Coltrane en el papel del enorme Hagrid, o al veterano Richard Harris como el profesor Dumbledore, es casi como capturar en la pantalla la imaginación del lector/espectador. Habrá seguramente quienes se decepcionen porque prefieran su propia versión (aquello de “hacerse la película”), pero es improbable que alguien acuse al director Chris Columbus (Mi pobre angelito, Quédate a mi lado) de traicionar el original literario.

 

Por obvias razones, el guionista Steve Kloves (Los fabulosos Baker Boys, Fin de semana de locos) debió recortar algunas escenas menos trascendentes del libro (como todo el episodio de rescate del bebé dragón, o el largo comienzo de Harry en casa de sus abominables tíos); por lo demás, la adaptación de Kloves (quien trabajó en permanente consulta con la autora) es muy fiel a su origen.

La duración -dos horas y media, algo inusual en una produción principalmente concebida para un público menor- es quizá uno de los problemas del film; promediando el metraje uno tiene la sensación de que ya nada lo sorprende (admito que esto quizá no le ocurra a quienes desconocen la historia, pero tengo mis dudas) y las casi dos horas transcurridas hasta ese momento se hacen sentir. Cerca del final el asunto retoma su entusiasmo, si bien son innegables las previsibilidades del argumento y hasta el diseño bastante estereotipado de varios personajes secundarios, que con el énfasis del cine se hace mucho más notorio que en las páginas del libro.

 

Hay, fundamentalmente, un aspecto positivo y otro negativo en esta traslación: el primero es que la lógica identificación física de los personajes permite ubicar mucho mejor quién es quién en el mundo de Hogwarts, algo que en el libro se hacía un poco más difícil. Lo negativo es, por otra parte, que seguramente por razones de edición algunos episodios del film cierran muy abruptamente, tal vez dando por sobreentendido que la mayoría del público sabe de qué se le está hablando.

Esto no impide, claro, que al final se trate de un entretenimiento vistozo y hasta fascinante para cualquier chico (lector o no), y en un pasatiempo inofensivo y quizá entusiasmante para los adultos, quienes además podrán disfrutar de un elenco de primeras figuras británicas imposible de ver reunido en otra película (salvo en la próxima secuela, claro está). Mención aparte para la naturalidad de Daniel Radcliffe, quien carga sobre sus hombros con gran parte de la convicción de la película. ¡El chico es Harry Potter!

 


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/301