Presenta:

Life
Tiempo de valientes

Tiempo de valientes

+9 años Ver comentarios
  • Titulo original: Tiempo de valientes
  • Dirección: Damián Szifron
  • Género: Comedia-Policial
  • Protagonistas: Diego Peretti - Luis Luque
  • País: Argentina Año: 2005
  • Duracion: 1h52'
  • Elenco: Oscar Ferreiro - Gabriela Izcovich - Martín Adjemián
  • IMBD
  • Disponible en: VHS DVD

Ficha

Resumen

Mariano Silverstein (Diego Peretti) es un psicoanalista que a raíz de un accidente de tránsito está involucrado en un juicio penal. Aconsejado por su abogado solicita al juez una 'probation', figura legal por la que un juicio se suspende y el acusado, en lugar de recibir una condena, se compromete a realizar tareas comunitarias dentro de su actividad. La tarea que el juez asigna a Silverstein es la de atender a Alfredo Díaz (Luis Luque), un inspector de la Policía Federal anímicamente devastado por la infidelidad de su mujer. Así es como Silverstein debe improvisar una itinerante sesión de psicoanálisis mientras acompaña a Díaz en la investigación de un crimen, sumergiéndose progresivamente en el universo policial. Pero eventos fuera de programa dispararán la trama hacia zonas inesperadas, obligando a nuestros héroes a enfrentarse a grandes peligros físicos y emocionales, para los que, por supuesto, no están en absoluto preparados.

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras…: Un entretenimiento de primer nivel, muy divertido y bien realizado, que juega con las convenciones de la comedia policial trasladadas a ambiente porteño.

El gordo y el flaco, o arma mortal en Buenos Aires

A esta altura casi todo el mundo sabe que Damián Szifrón es el creador de Los Simuladores, la serie más original y lograda de la televisión argentina de este nuevo siglo (para lo cual no se necesita mucho, es cierto). Lo que tal vez muchos no sepan es que este joven realizador debutó como director de largometrajes con la muy interesante El Fondo del Mar (2003), que era un ejercicio de intriga psicológica y algo de suspenso, muy bien realizado y con una estupenda observación de personajes, sobre todo del joven protagonista obsesionado que encarnaba el uruguayo Daniel Hendler.

El Fondo del Mar no tuvo demasiada repercusión cuando su estreno –al menos aquí en Uruguay- y sin embargo era mucho mejor cine que Tiempo de Valientes, el segundo largo de Szifrón que sí ha sido todo un éxito. Es lógico: tiene casi todos los ingredientes para lograrlo, y aunque aplica fórmulas más bien comerciales, muy lejanas de la introspección que proponía El Fondo del Mar, sería necio no reconocer que se trata de un entretenimiento de primer nivel.

No inventa nada, eso también es cierto. Tiempo de Valientes es básicamente lo que en Hollywood llaman una ‘buddy movie’, o película de compinches, que han existido siempre (recordar sino al Gordo y el Flaco, o a Bud Spencer y Terence Hill) pero que se pusieron más de moda a partir de los años ’80 con mega sucesos como Arma Mortal (Mel Gibson y Danny Glover) o 48 Horas (Eddie Murphy y Nick Nolte). La idea básica es juntar a dos caracteres más bien opuestos (si además son físicamente opuestos, mejor) y lanzarlos a una misión o aventura peligrosa de la que saldrán, por supuesto, convertidos en héroes.

Esa idea es bien aprovechada por Szifrón al trasladar la acción a una Buenos Aires muy contemporánea, donde abunda la corrupción policial y donde las neurosis y las crisis de pareja afectan los desempeños laborales de las personas. Lo original es, además, que más allá de varios facilismos que permiten a nuestros héroes salir airosos, lo cierto es que no se los presenta como personajes de hierro que superan las pruebas más increíbles (como hacía, por ejemplo, el infructuoso intento anterior de Comodines, con Adrián Suar y Carlos Calvo) sino que son seres de carne y hueso, vulnerables, con los que el espectador puede identificarse plenamente. Esto es particularmente importante en el personaje de Diego Peretti, el verdadero “sapo de otro pozo” que de la noche a la mañana se encuentra metido en un lío del que sólo podrá salir con algo de ingenio y mucho de valentía.

Hay que agradecer el sentido del humor y que, finalmente, la película no se tome a sí misma demasiado en serio. Algunos momentos son realmente divertidos, sobre todo porque juegan con ciertas convenciones del género y porque aprovechan una muy buena construcción de los dos personajes principales, que son, en general, bastante creíbles. Peretti (Los Simuladores; Locas de Amor; No sos vos, soy yo) hace siempre más o menos lo mismo, pero siempre es efectivo. La verdadera sorpresa la da Luis Luque, que está especialmente bien en su rol de policía parco e imprevisible en plena crisis depresiva.

Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/358