Ciudad de Dios

Ciudad de Dios

+15 años Ver comentarios
  • Titulo original: Cidade de Deus
  • Dirección: Fernando Meirelles
  • Género: Drama
  • Protagonistas: Matheus Nachtergaele - Seu Jorge
  • País: Brasil-Francia-Estados Unidos Año: 2002
  • Duracion: 2h10'
  • Elenco: Alexandre Rodrigues - Leandro Firmino da Hora
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: VHS DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

El personaje principal de esta película –una de las revelaciones de 2002- no es una persona sino un lugar: Cidade de Deus, un proyecto habitacional nacido en los años ’60 que –a medida que el crimen organizado y las drogas fueron ganando terreno en el área– se convirtió en uno de los sitios más peligrosos de Río de Janeiro. La historia narra la experiencia de dos niños que crecen en este violento vecindario y cuyas vidas, a lo largo de dos décadas, toman caminos diferentes.

Comentario de Cartelera.com.uy

Cidade maravilhosa

Como si se tratara del reverso de una tarjeta postal, Ciudad de Dios nos revela un aspecto de la vida en Rio de Janeiro del que muchas veces hemos oído hablar pero que nos resulta prácticamente inimaginable. Lo más perturbador de todo no es solo verlo, sino alcanzar a imaginar que esa puede ser la realidad en muchas grandes ciudades de América Latina y el mundo.

Aunque está basada en una historia real, contada en el libro homónimo de Paolo Lins, el director brasileño Fernando Meirelles (que viene del documental y había codirigido la comedia Domésticas, exhibida en el Festival de Montevideo de 2001) trata el material con un estilo narrativo muy “cinematográfico”, nada realista. Congela la imagen para presentar a sus personajes, realiza abruptos cortes en la edición de imagen y sonido, va hacia atrás y hacia adelante en el tiempo, hace extremadamente notoria la presencia de una cámara nerviosa, casi viva (formidable trabajo del director de fotografía uruguayo César Charlone).

El impactante “realismo” que el espectador aprecia proviene de otros recursos: el primero –el mejor-, la elección de un elenco casi enteramente amateur, integrado por niños y jóvenes que realmente habitan las favelas de Rio. Se comenta que el director ensayó durante un año y medio antes de comenzar a filmar la película, lo cual explicaría el naturalismo y la asombrosa convicción con que esos actores debutantes encarnan a sus personajes.

Hay particularmente un momento que quedará grabado en la memoria del espectador sensible: ese en que el líder pandillero Zé Pequeño obliga a un chico a matar al que elija entre otros dos. La tensión del momento no existiría sin la reacción de ese niñito que llora por su vida, y mientras uno se pregunta cómo el director logró eso, la revelación golpea de lleno en la frente: vivimos en un mundo en el que niños se matan unos a otros, en que a nadie parece importarle el valor de la vida humana hasta que el cañón le apunta directamente a los ojos. ¿Acaso estamos todos locos?

Muchos dicen que la película es demasiado “fuerte”; a mí se me ocurre que, para tratar el tema que trata, es quizá demasiado “liviana”. Meirelles hace lo posible por hacernos pasar un rato divertido, sus personajes sufren pero también se divierten, a su manera. Y aunque muchos la quedan por el camino, hay lugar para la salvación. Entonces las sensaciones se encuentran: no se puede hacer una película sobre vivir y morir en las favelas sin impactar al espectador, pero al mismo tiempo uno debería hacerle la experiencia un poco más llevadera, de modo de que el público no huya espantado ante tanta violencia. Y esos dos aspectos parece combinar Meirelles en esta realización que ha dado la vuelta al mundo, con éxito.

De todos modos, si me preguntan, yo creo que es mucho más impactante el plano final de la película que cualquier tiroteo o derramamiento de sangre previo. Y en ese plano final –que no conviene describir para no defraudar a quienes no la hayan visto- nadie muere, nadie mata, nadie sufre: es simplemente la posibilidad de lo que pueda pasar lo que termina por hacernos la experiencia incómoda, casi insoportablemente alarmante.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/489