Presenta:

Life
Orgullo y prejuicio

Orgullo y prejuicio

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: Pride & prejudice
  • Dirección: Joe Wright
  • Género: Romance
  • Protagonistas: Keira Knightley - Matthew Macfadyen
  • País: Inglaterra-Reino Unido Año: 2005
  • Duracion: 2h07'
  • Elenco: Rosamund Pike - Brenda Blethyn - Donald Sutherland
  • IMBD
  • Disponible en: VHS DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

En mitad de la campiña inglesa de finales del siglo XVIII, la Sra. Bennet (Brenda Blethyn) se entera de que un joven rico y soltero acaba de mudarse a Netherfield Park, una mansión vecina. Madre de cinco hijas sin dote, su gran objetivo es que una de ellas se case con él. Rápidamente el rico y soltero Sr. Bingley (Simon Woods) fija su atención en Jane (Rosamund Pike), la hermana mayor, de gran belleza serena. La más rebelde Lizzy (Keira Knightley) conoce al apuesto y aparentemente orgulloso Sr. Darcy (Matthew Macfadyen), y la tormenta se desata. Basada en la novela de Jane Austen, esta vivaz y visualmente espléndida adaptación significó el debut como director de un largometraje del británico Joe Wright, y le valió a su protagonista Keira Knightley una nominación al Oscar.

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Una película irónica y romántica, con lujos de ambientación y fotografía, fiel al espíritu de la novela de Jane Austen en que se basa.

-¿Baila usted, Sr. Darcy?

- No si puedo evitarlo.


Es lo que se llama una verdadera “comedia de costumbres” (“comedy of manners”), particular forma de comedia que satiriza las actitudes y el comportamiento de un grupo social determinado y que tuvo alguna forma de precedente en la literatura griega y romana. Los mejores ejemplos provienen de la pluma del francés Molière (El Misántropo) y del inglés William Shakespeare (Mucho Ruido y Pocas Nueces), pero el género realmente floreció durante el período de la restauración con obras de William Wycherley y William Congreve. Hacia fines del siglo XVIII, Oliver Goldsmith y Richard Brinsley Sheridan revivieron la forma, que tuvo su continuación en el siglo XIX con autores como Oscar Wilde y en el XX con Noel Coward o Somerset Maugham.

En algún lugar entre esa comedia de costumbres y la novela romántica se ubica Jane Austen (1775-1817), cuya penetrante observación de personajes y situaciones (en especial de las mujeres) y su notable empleo de la ironía la convirtieron en una de las escritoras más influyentes de su época, si bien tuvo un éxito muy moderado en vida. Austen fue una mujer excepcional, no apegada a las convenciones que se aplicaban a las mujeres de su tiempo. Recibió una educación superior a la que se destinaba entonces a las señoritas y rechazó una conveniente oferta de matrimonio, aún cuando el casamiento era la única forma para una mujer de asegurarse una vida estable. De hecho nunca se casó, y tuvo que publicar sus libros en forma anónima. A pesar de un moderado éxito inicial, la importancia de su obra recién fue reconocida hacia fines del siglo XIX, coincidiendo con la publicación de algunos de sus trabajos inéditos.

No es difícil ver en sus personajes literarios mucho de la propia Austen. Tanto Emma (publicada en 1816), como las hermanas Dashwood de Sensatez y Sentimientos (1811) o la propia Elizabeth Bennet de esta Orgullo y Prejuicio (1813) pueden ser entendidas como variantes de la autora, una lúcida observadora de la moral, las costumbres y la hipocresía de su época. De alguna manera esas mujeres, si bien ocupan su lugar en la sociedad de turno, exhiben rasgos de rebeldía que denotan la incomodidad del rol que les toca jugar. Y sobre todo aspiran a encontrar el amor verdadero en un ambiente donde lo único que parece unir el destino de dos personas son los intereses económicos y el prestigio social. Tal vez la más fiel representante de esa rebeldía contenida sea Elizabeth, a quien le cuesta contener sus filosos comentarios sobre el mundillo que le rodea.

Lizzy Bennet encuentra un justo balance en la frescura juvenil de Keira Knightley, nominada al Oscar como mejor actriz por este trabajo. Pero en la tradición del mejor cine británico “de qualité”, hay que decir que todo el elenco luce estupendo, empezando por la frialdad aparente del Sr. Darcy que hace Matthew Macfadyen y la inquieta ordinariez de la Sra. Bennet de Brenda Blethyn. Como lo hizo en Shakespeare Apasionado, por la que ganó un Oscar, Judi Dench vuelve a demostrar que sólo le bastan unos pocos minutos para dejar una fuerte impresión en la pantalla.

Pero lo más destacable de esta versión (hay otra de 1940, con Laurence Olivier y Greer Garson, y varias hechas para televisión, la mejor de ellas de 1995 con Colin Firth y Jennifer Ehle) es la fineza y la gracia con que el director debutante Joe Wright trasladó la historia a imágenes. Más allá del excelente nivel técnico y artístico, con notable dirección de arte, vestuario y fotografía y un uso casi histriónico de la cámara y el plano secuencia, Wright ha encontrado el ritmo y el tono justo para cada escena, paseándose con absoluta facilidad de la ironía y el humor a la inestabilidad emocional y el más puro romanticismo. Su película es “light” pero al mismo tiempo vigorosa, un deleite para los sentidos. Algo así como un James Ivory para las nuevas generaciones.

Cine para mujeres, dirán algunos (hombres). Y es que tanto el orgullo como los prejuicios no son, por desgracia, patrimonio exclusivo de los personajes de Jane Austen.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/657