El lado luminoso de la vida

El lado luminoso de la vida

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: Silver Linings Playbook
  • Dirección: David O. Russell
  • Género: Comedia romántica
  • Protagonistas: Bradley Cooper - Jennifer Lawrence
  • País: Estados Unidos Año: 2012
  • Duracion: 2h02'
  • Elenco: Robert De Niro - Jacki Weaver - Chris Tucker - Julia Stiles
  • Sitio oficial IMBD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Tras pasar ocho meses en una institución mental por agredir al amante de su mujer, Pat (Bradley Cooper) vuelve a vivir en casa de sus padres (Robert De Niro y Jacki Weaver). Determinado a tener una actitud positiva y recuperar a su ex mujer, el mundo de Pat se da vuelta cuando conoce a Tiffany (Jennifer Lawrence), una joven viuda con sus propios problemas emocionales. A pesar de la mutua desconfianza inicial, entre ellos pronto se desarrollará un vínculo muy especial que les ayudará a encontrar en sus vidas el lado bueno de las cosas.

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Todo lo positivo que tiene el film zozobra hasta casi el abismo en su último tercio. La comedia dramática con flecha para arriba que veíamos hasta ese instante da paso a un final en el que prima el afán complaciente.

Quién dijo que es fácil

De la misma forma que en su trabajo anterior, El ganador (2010), el director David O. Russell no se hace esperar para darnos un pantallazo intenso y estridente cuando nos presenta algunos de los temas por los que pasará la historia.

El alentador comienzo de esta película refleja un sagaz manejo de cámara en mano, que rodea y persigue al personaje principal en medio de sus nerviosos y gritados diálogos al momento de abandonar una clínica siquiátrica en la que estuvo ocho meses internado. El motivo de tal peripecia tuvo que ver con sus problemas con el manejo de la ira, y con trastornos debidos a su depresión bipolar que se manifestaron violentamente en el momento que descubre que su ex esposa lo engañaba. Al salir de la clínica, su obsesión será recuperar esa relación, y hasta el hecho de conocer a una linda y joven viuda con su propia problemática, similar en cierto punto a la suya, será - al menos en principio - en pos de aquella primordial idea.

Basándose en la novela Silver Linings Playbook de Matthew Quick, Russell logra - hasta el último tercio de la película - una muy interesante reflexión acerca de temas relacionados con las segundas oportunidades y con algunas fragilidades reconocidas y reconocibles. También es efectiva e ingeniosa la forma en que refleja la aparente contradicción que se da en los comportamientos de los que están tratados y medicados con los de aquellos que, con sus actitudes, demuestran estar casi tan desequilibrados como los que cargan con el diagnóstico. Los marcos familiares de los protagonistas principales son un claro ejemplo al respecto.

En esos buenos momentos de la historia, el filme se vale de diálogos intensos y vertiginosos, con el fondo de una banda sonora que, además de muy disfrutable, tendrá suma importancia en determinado momento de la trama. Otro elemento a favor es que - sin dejar de lado la intensidad dramática - se articulan también algunos momentos de una tenue y entrañable comicidad que para nada le quitan realismo al relato.

Todo esto se ve realzado por un elenco que en su mayoría transmite emoción y credibilidad. En este aspecto se destaca la pareja principal compuesta por Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, mientras que en los roles secundarios es delicioso el aporte de Jacki Weaver - quizás la más justificada de las varias nominaciones al Oscar que tiene el filme - como madre y esposa, no pudiendo decirse lo mismo de un Robert De Niro que insiste, en sus últimas apariciones, en parodiar algunos de sus antiguos personajes.

Vale resaltar que todo lo positivo que se desprende de este comentario zozobra hasta casi el abismo en el último tercio de película. La comedia dramática con flecha para arriba que veíamos hasta ese instante da paso a un final en el que prima el afán complaciente y donde aquel realismo, en el que había también lugar para la esperanza, queda de lado. No se trata en absoluto de negar el optimismo o de subestimar recetas de antemano, hablamos de mantener una coherencia en relación a la manera de contar la historia que, llegados esos momentos finales, desbarranca por completo. Las preocupaciones y estímulos tangibles, lógicos y humanos dan paso a una resolución no digna de la película que veíamos hasta ese entonces. Todo queda prácticamente reducido a una de esas recetas contorneantes y baratas que pululan en la televisión, en especial a partir de abril. Ojalá fuera tan fácil.


Por Pablo Delucis para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/6790