La noche más oscura

La noche más oscura

+18 años Ver comentarios
  • Titulo original: Zero Dark Thirty
  • Dirección: Kathryn Bigelow
  • Género: Drama-Thriller
  • Protagonistas: Jessica Chastain - Joel Edgerton
  • País: Estados Unidos Año: 2012
  • Duracion: 2h37'
  • Elenco: Chris Pratt - Kyle Chandler - Jennifer Ehle - Mark Strong
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

La directora Kathryn Bigelow y el guionista Mark Boal (ganadores del Oscar por Vivir al límite) regresan a territorio hostil para narrar en una película la operación de una década que llevó a la captura de Osama Bin Laden, líder de Al Qaeda y principal acusado de ser el responsable de los ataques a Estados Unidos el 11 de setiembre de 2011. La protagonista es Maya (Jessica Chastain), una agente de la CIA que juega un papel central en la búsqueda y captura del terrorista más buscado de la historia.

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Controversias y moralidad aparte, el gran pecado de la película es su intrascendencia narrativa. Nada nos convence de que la cacería a bin Laden tuvo algún aspecto digno de ser contado en una película.

El mal necesario

La nueva película de Kathryn Bigelow (Vivir al límite, 2009) abre con una pantalla en negro y una serie de voces que se suceden, relatando resumidamente lo que sucedió en Nueva York el 11 de setiembre de 2001. Gritos desesperados, llamadas al 911, pedidos de auxilio, finalmente el silencio... Acto seguido, la directora se toma su tiempo para describir el apremio tanto físico como psicológico, por parte de agentes de la CIA, a un detenido sospechoso de colaborar con al-Qaeda. Es una secuencia con terribles connotaciones, sobre todo para cualquier país donde hasta hace no demasiado tiempo la tortura fue una práctica habitual por parte de un régimen militar que pretendía doblegar a su enemigo. Un país como el nuestro, por ejemplo.

La película, que describe la operación de inteligencia de una década para dar caza a Osama bin Laden (señalado por Estados Unidos como principal responsable por los atentados del 11/9), generó bastante controversia precisamente por su descripción de la tortura, y su justificación o no en el marco de la guerra contra el terrorismo. Desde la CIA y la derecha republicana se acusó a la directora - y a su guionista y coproductor Mark Boal - de haber tenido acceso a información clasificada gracias a la administración de Barack Obama, algo que tanto el gobierno como los cineastas han negado. Bigelow, por su parte, ha dicho que "mostrar la tortura no es avalarla". Seguramente no, pero al mostrarla precedida de los gritos desesperados de las víctimas del 11/9 lo que la directora hace, como mínimo, es justificarla. No es un personaje - aunque también - el que apela al recuerdo de "los 3.000 inocentes" que murieron aquel fatídico día, sino la cineasta. Es su forma de decir: "porque sucedió aquello, esto es necesario".

La decisión de Bigelow y Boal deja a la película - sobre todo a la luz de la controversia generada y de las reacciones de ambos frente a las críticas - en una oscura zona de ambigüedad moral. Porque aunque justifica la aplicación de torturas (lo que, es cierto, no necesariamente quiere decir avalarla) no hay un tratamiento triunfalista en el avance de la operación. Por el contrario: a medida que pasan los años todo parece empantanarse y chocar con el escepticismo de los altos mandos, que dudan de las pistas aportadas por sus agentes. La película parece sugerir que, a cierta altura, la lucha contra el terrorismo y finalmente la caza a bin Laden fueron una causa casi individual por parte de unos pocos y comprometidos agentes especiales (como el ficcional personaje de Maya que interpreta Jessica Chastain) que no cesaron en su investigación a pesar de innumerables obstáculos. Ellos son, aquí, los verdaderos héroes.

No revelamos ningún final sorpresa si contamos que la película termina, obviamente, con la ejecución de bin Laden por parte de marines estadounidenses (una operación por lo menos inverosímil tal como se narra en la película). Pero tras esa operación supuestamente exitosa (¿alguien tiene la certeza de que a quien mataron fue efectivamente a Osama bin Laden? Y, en ese caso, ¿supone eso el fin del terrorismo internacional?) no hay triunfalismos ni musiquitas emotivas, sino el plano desolador de Chastain, volviendo a casa después de diez años dedicados enteramente a su misión, y llorando porque, por primera vez en mucho tiempo, su vida parece no tener un objetivo claro. La intención es muy obvia, pero, ¿a quién le importa?

Chastain es una estupenda actriz, como ya lo demostró el año pasado en El árbol de la vida, Historias cruzadas y Al filo de la mentira (donde también interpretaba a una agente de inteligencia cuya vida era marcada por una operación, en ese caso fallida); pero su Maya es un personaje carente de alguna encarnadura humana, una mujer de la que no sabemos nada más allá de su trabajo, ni siquiera si duda o si tiene reparos con la misión que tiene entre manos o cómo llevarla a cabo. Al comienzo se la ve poner cara de disgusto ante la tortura, pero rápidamente lo acepta como parte de la rutina. Es un trabajo sucio, un mal necesario, pero alguien tiene que hacerlo... parecen indicar tanto el personaje (al aceptarlo sin cuestionar) como la película y por lo tanto sus autores.

Controversias y moralidad aparte, el gran pecado de la película es su intrascendencia narrativa. Y no se trata solo de que uno ya sabe cómo termina la cosa (uno también conocía el desenlace de Apollo 13, pero eso no impedía desarrollar un compromiso con los personajes y sus circunstancias) sino de que lo que se narra, o cómo se narra, no ofrecen altibajos dramáticos, sorpresas ni ningún aspecto medianamente interesante. Vuela una bomba por aquí, otra por allá, muere algún colega de Maya... todo parte de la rutina. Pero nada que nos convenza de que la cacería a bin Laden (o a ese señor de barba que dicen que era bin Laden) tuvo algún aspecto digno de ser contado en una película.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/6797