Presenta:

Life
AninA

AninA

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: AninA
  • Dirección: Alfredo Soderguit
  • Género: Animación
  • Protagonistas: Federica Lacaño - Lucía Parrilla
  • País: Uruguay-Colombia Año: 2013
  • Duracion: 78'
  • Elenco: Guillermina Pardo - César Troncoso - María Mendive - Cristina Morán
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: DVD Netflix
  • Tipo: Animación

Ficha

Resumen

Anina Yatay Salas es una niña de diez años. Su nombre es un palíndromo que provoca las risas de algunos de sus compañeros de escuela, en particular de Yisel, a quién Anina ve como una “elefanta”. Tras una pelea con Yisel a la hora del recreo, Anina recibe como castigo un sobre negro cerrado que no puede abrir hasta una semana después. Tampoco puede mencionar a nadie la existencia del sobre. Para Anina, entender el contenido del sobre se transforma, sin que ella lo sepa, en entender el mundo y su lugar en él. Adaptación del libro de Sergio López Suárez a cargo de su ilustrador, Alfredo Soderguit.

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: El segundo largometraje de animación del cine uruguayo es una película que, más allá de géneros y nacionalidades, aúna virtudes infrecuentes en formas y espíritu. Y además llega al alma, anima.

Calidez, maestría y buen cine, al derecho y al revés

Anina Yatay Salas es una novela infantil editada en 2003 cuyo autor es el escritor y maestro Sergio López Suárez. Al entrar en contacto con la obra, el ilustrador del libro, Alfredo Soderguit, pensó que ese material bien podía ser la base de una película de animación. Tras nueve años de labor bajo su dirección, y junto a la participación de un importante grupo de personas en calidad y cantidad, se concreta esta Anina, llamada a ocupar un lugar importante en el panorama del cine uruguayo.

La trama arranca con "el lío de novela" que tiene una simpática niña de 10 años, al no estar para nada conforme con su nombre y sus apellidos, ya que en un curioso efecto capicúa se leen de la misma forma al derecho y al revés. Otro problemita es su relación con Yisel, una compañera de clase con la que tiene un incidente en el patio de la escuela. Este episodio es castigado por la directora de una manera bastante peculiar: a las dos niñas se les entrega un sobre cerrado que tendrá que ser devuelto, sin abrir, una semana después.

Sin temor a exagerar, puede decirse que la película no tiene puntos flojos. La factura técnica en cuanto a imagen y sonido es de primera y la historia engancha no sólo a los más chicos. Tampoco faltan los momentos de humor y de cierta tensión, y la clásica moraleja de este tipo de historias funciona naturalmente. La música elegida es también muy apropiada, con canciones de gente conocida como Alejandro Balbis, Dino y Tabaré Rivero, y de otros que no lo son tanto como Gastón Otero, Bruno Boselli y Guillermo Pesoa, con mención especial para su entrañable tema "Alguien".

Hasta ahí ya estaríamos hablando de un estimable trabajo, más tratándose de una ópera prima, pero los aspectos positivos están muy lejos de agotarse en esos rubros. La virtud más grande y por donde pasa el alma del filme está en tres palabras: ingenio, calidez y equilibrio. Cada una por separado y a la vez como complemento de la otra. Un buen ejemplo es el formato técnico elegido para la animación, en el que se percibe una notoria y disfrutable labor artesanal. Un elemento a tener en cuenta es que el lápiz del dibujante no disimula sus rastros, lo que da a las imágenes un tono cercano y acogedor.

En lo conceptual, estamos ante un guión - en el que participan, entre otros, el propio director y el también escritor Federico Ivanier - que maneja sabiamente ese equilibrio del que hablábamos. Aún en ese clima de calidez y ternura en el que se mueve la historia, Anina no es para nada un personaje irreal que sufre mil y una clases de penurias, como abundan en este tipo de películas. Es una nena sensible pero también traviesa, que vive junto a su familia una vida normal y cuyo comportamiento es como el de cualquier niña de su edad. Y hasta cuando sueña, o en el momento que vive un proceso mediante el cual llega a valorar lo realmente importante, lo hace desde un lugar creíble y realista.

Por si todo esto fuera poco, en especial los más grandes recordamos aspectos de un Uruguay que si bien no se lo menciona de manera explícita, remite a fines de los 80 y reconocemos las voces de actores como César Troncoso, Petru Valensky y Roberto Suárez, que interpretan con tono adecuado la parte vocal de sus personajes. Mención especial para la niña Federica Lacaño, que recrea la voz de Anina con gracia y desenvoltura.

Vale también tener en cuenta que ojos y oídos medianamente atentos pueden captar algunas posturas expresadas sutilmente y relativas a asuntos muy actuales, que si bien abarcan el tema didáctico también lo trascienden (lo referente a la mano dura y al latiguillo de que "la letra con sangre entra"), y son notorios algunos guiños cinéfilos que tienen lugar en los sueños nocturnos de Anina. Esas escenas recuerdan por ejemplo a The Wall (1982) y a la película muda de Robert Wiene, El gabinete del Dr. Caligari (1920).

En síntesis, el segundo largometraje de animación del cine uruguayo (Selkirk, el verdadero Robinson Crusoe, del maestro Walter Tournier fue el primero) es una película que, más allá de géneros y nacionalidades, aúna virtudes infrecuentes en formas y espíritu. Y además llega al alma, anima.


Por Pablo Delucis para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/6936