Capitán Phillips

Capitán Phillips

+12 años Ver comentarios
  • Titulo original: Captain Phillips
  • Dirección: Paul Greengrass
  • Género: Drama-Acción
  • Protagonistas: Tom Hanks - Barkhad Abdi
  • País: Estados Unidos Año: 2013
  • Duracion: 2h14'
  • Elenco: Barkhad Abdirahman - Faysal Ahmed - Mahat M. Ali - Catherine Keener
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Capitán Phillips narra la verdadera historia del Capitán Richard Phillips (Tom Hanks) y el secuestro del MV Maersk Alabama con bandera estadounidense, en 2009, por parte de piratas somalíes. Se trató del primer buque de carga estadounidense en ser secuestrado en 200 años.

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Paul Greengrass confirma que es un buen narrador, sobre todo desde el punto de vista físico. Tom Hanks, en tanto, ofrece uno de los trabajos más exigentes de los últimos años.

Piratas del hambre

Según mis registros, la última vez que Hollywood se fijó en Somalia fue para filmar La caída del Halcón Negro (2001), de Ridley Scott, basada en otro hecho real: la experiencia de un grupo de soldados estadounidenses atrapados en Mogadiscio, en octubre de 1993, cuando dos helicópteros fueron derribados por rebeldes locales. Doce años después, otra historia real - protagonizada por el capitán de un barco de carga de bandera estadounidense -da lugar a otra película ambientada en las cercanías de Somalia, más precisamente en aguas del océano Indico frente a las costas del país africano. La conclusión es obvia y simple: Hollywood se acuerda de Somalia sólo cuando un norteamericano se encuentra en peligro por allí.

El encargado de dirigir esta versión de los acontecimientos (basada en un libro co-escrito por su protagonista) es el inglés Paul Greengrass, un especialista en recrear hechos reales dramáticos (Domingo sangriento, Vuelo 93) convertido en uno de los mejores directores de cine de acción del momento, especialmente gracias a La supremacía Bourne y Bourne: El ultimátum. Capitán Phillips está más cerca de Vuelo 93 que de la saga Bourne, y no sólo porque recrea otro hecho real muy propio de estos tiempos; además de contar con un héroe de carne y hueso (el Capitán Richard Phillips es un hombre común enfrentado a circunstancias extraordinarias) los malos de turno también vienen del tercer mundo (en Vuelo 93 eran terroristas árabes que secuestraban un avión comercial, aquí son piratas somalíes).

Hay un intento por alejar a los somalíes del estereotipo del villano pobre y salvaje, y de explicar las razones detrás de unas prácticas delictivas originadas en un país saqueado por potencias extranjeras (principalmente de Europa), devastado por la guerra civil, la miseria y la hambruna. Pero es un intento superficial que se queda corto, como cabe esperar de una película hollywoodense que ante todo prioriza el punto de vista de los estadounidenses blancos y civilizados. Richard Phillips es un buen tipo, como lo demuestran casi todas sus acciones, y la película reivindica su accionar de principio a fin, humanizándolo en todo momento sin pretender convertirlo en un héroe inquebrantable; en el retrato que de él se ofrece hay lugar para caídas tanto físicas como emocionales, pero también para una dignidad y entereza que se mantiene en pie en todo momento.

Greengrass confirma que es un buen narrador, sobre todo desde el punto de vista físico; con la ayuda de sus colaboradores habituales - el director de fotografía Barry Ackroyd y el editor Christopher Rouse - logra mantener la tensión durante todo el relato. Sobre el final quizás se excede en belicismo, cuando hubiese sido mucho más interesante y dramático concentrarse en la experiencia "íntima" de Phillips y sus captores. Pero así es Hollywood: por más que estén contando una historia real siempre tiene que haber algo de espectáculo. Afortunadamente Greengrass es un director inteligente y le dedica varios minutos finales al shock posterior de Phillips, un efecto mucho más impactante que cualquier despliegue épico que la historia, por otro lado, no necesitaba.

Ese final es uno de los grandes momentos de Tom Hanks, quien ofrece uno de los trabajos más exigentes de los últimos años. Pero sería injusto no mencionar también el desempeño de Barkhad Abdi, un aficionado de origen somalí sin experiencia actoral previa, que como antagonista de Hanks y líder de los captores está por lo menos a la altura de su compañero de reparto, que tiene 30 años de carrera. Probablemente Abdi nunca imaginó que tendría un rol coprotagónico en una producción hollywoodense, inspirada en una de las pocas razones por las que su trágico país ha sido noticia en el mundo.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/7365