Presenta:

Life
Vivir al límite

Vivir al límite

+12 años Ver comentarios
  • Titulo original: The hurt locker
  • Dirección: Kathryn Bigelow
  • Género: Drama bélico
  • Protagonistas: Jeremy Renner - Anthony Mackie
  • País: Estados Unidos Año: 2008
  • Duracion: 2h11'
  • Elenco: Brian Geraghty - Guy Pearce - Ralph Fiennes - David Morse
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Multipremiada por la crítica y ganadora de seis premios Oscar 2010 (incluyendo mejor película, mejor dirección y mejor guión original), esta película sigue los pasos de una unidad de élite del ejército de Estados Unidos en Irak cuya misión es desactivar bombas en pleno campo de batalla. El nuevo sargento especializado (Jeremy Renner) rápidamente entra en conflicto con sus camaradas debido a sus intrépidos métodos. Es un hombre adicto al peligro, tal vez la única lógica posible para hacer el trabajo que hace…

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras…: Equivalente cinematográfico de una bomba de tiempo, la película funciona como un thriller de suspenso extremo ambientado en la guerra de Irak. Adrenalina pura, sin cuestionamientos morales y con excelente elenco.

Tic-tac

The Hurt Locker es el primer guión producido de Mark Boal, un escritor joven (nació en 1973) que viene del periodismo y que pasó un tiempo acompañando a una unidad del ejército estadounidense en Irak. El conflicto en ese país de Medio Oriente y sus consecuencias parece un tema de interés recurrente para Boal, cuyo artículo “Death and Dishonor”, para la revista Playboy, inspiró la excelente película La Conspiración (In the Valley of Elah), de Paul Haggis (2007).

Pero mientras ese antecedente ofrecía una mirada descarnada y totalmente desmitificadora del patriotismo pro militarista, bordeando temas como la insania de la guerra y el estrés pos traumático que suele afectar a los ex combatientes tras su regreso a casa, The Hurt Locker no se mete a cuestionar la intervención estadounidense en Irak, o cómo el ejército norteamericano lidia con los traumas de sus soldados. Es, puro y simple, un retrato del día a día de una unidad especializada en desactivar bombas en pleno “campo” de batalla (utilizando “campo” como generalización tanto para las afueras como para las calles de Bagdad). No hay una mirada crítica o revisionista, pero sí una constatación de que, para hacer el trabajo que hacen, estos soldados deben estar completamente locos o aspirar a estarlos en un corto tiempo.

La película es el equivalente cinematográfico de una bomba de tiempo, en cuya presencia nos sabemos desde el primer momento pero sin la menor certeza de cuándo va a explotar. En ese sentido es un logro más que atendible, porque nos ubica en los zapatos (y en los trajes blindados) de sus protagonistas, en especial de ese sargento especial William James que opera bajo sus propias reglas, desobedeciendo – para estrés adicional de sus compañeros de equipo - gran parte de los procedimientos establecidos para su tarea. Y la experiencia es tan tensa y por momentos tan angustiante que más que en presencia de un film de guerra creemos estar viendo un thriller de suspenso extremo.

En el elenco hay algunos actores secundarios de prestigio, como Guy Pearce, Ralph Fiennes y David Morse. Pero quienes sostienen el peso dramático de la película son sus tres excelentes protagonistas: los más bien desconocidos Anthony Mackie, Brian Geraghty, y especialmente Jeremy Renner (el sargento James), quien realiza una labor consagratoria tras algunos años de papeles menores en títulos como Tierra Fría (2005), Exterminio 2 (2007) y El Asesinato de Jesse James por el Cobarde Robert Ford (2007).

Yo no sé si estemos ante “la Pelotón de las películas sobre Irak”, como le dijo James Cameron a su ex esposa Kathryn Bigelow (estuvieron casados a fines de los ’80), en referencia al film de Oliver Stone (1986) sobre la guerra de Vietnam. En ciertos aspectos, y aunque esté ambientada en la primera guerra del Golfo, me parece mucho más interesante como retrato de la experiencia de “ir” a la guerra (que no es lo mismo que “pelear” la guerra) la película de Sam Mendes Soldado Anónimo (2005). Pero sí es probable que estemos ante uno de los films más realistas y concisos en su género, al menos en lo que va de este siglo.

El mérito es sobre todo de la directora Bigelow, una profesional especializada en “películas masculinas”, lo que quiere decir que ha transitado con éxito géneros frecuentemente preferidos por los hombres, como el terror (Cuando Cae la Oscuridad, 1987), el policial (Punto Límite, 1991), el thriller de ciencia ficción (Días Extraños, 1995) o el cine bélico (K-19, 2002). Probablemente por su contexto histórico, y por evitar cualquier comentario crítico sobre la guerra de Irak que pudiese molestar a los conservadores patriotas, la película viene arrasando con cuanto premio y nominación hay en la vuelta, especialmente por parte de la crítica. Y es una seria candidata al Oscar aún a pesar de Avatar, el mega éxito de su ex marido Cameron.

No podrían ser dos películas más diferentes: mientras Avatar es la más cara y la más taquillera de la historia, The Hurt Locker costó “apenas” 11 millones de dólares, los cuales apenas pudo recuperar. Pareciera que el público norteamericano no está interesado en que le cuenten, de manera casi documental, cómo es eso de ir a darle la cara a la muerte en Bagdad. Se da la paradoja, sin embargo, que la de Cameron es claramente antibelicista y antimilitarista, mientras que la de Bigelow es adrenalina pura. La experiencia bélica tal cual es, o como suponemos que es, sin glorificación alguna ni señalamiento moral al respecto.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/738