Miami vice

Miami vice

+15 años Ver comentarios
  • Titulo original: Miami vice
  • Dirección: Michael Mann
  • Género: Acción-Thriller
  • Protagonistas: Colin Farrell - Jaime Foxx
  • País: Estados Unidos Año: 2006
  • Duracion: 2h14'
  • Elenco: Gong Li - Naomie Harris - Justin Theroux - Ciarán Hinds
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: VHS DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Ricardo Tubbs (Jamie Foxx), es urbano y sumamente inteligente. Junto con la analista de sistemas Trudy (Naomie Harris) están infiltrados en un grupo que transporta cargamentos de droga al sur de Florida, con el propósito de atrapar a los responsables de tres asesinatos. Sonny Crockett (Collin Farrell) es carismático y seductor. El también trabaja infiltrado con el proveedor del grupo del sur de Florida. Crockett se enamora de Isabella (Gong Li), la esposa de un poderoso traficante de armas y drogas. La intensidad de este caso lleva a estos agentes encubiertos al límite, en donde las identidades -verdadera y falsa- se confunden.

En los siguientes canales

  • Fox Action

    • Miércoles 19 de Diciembre

      • 19:54

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Un policial moderadamente efectivo y bien realizado, alejado por completo de la estética de la serie televisiva original. Intrascendente, si no fuera porque se filmó parcialmente en Uruguay.

A ambos lados de la ley

Por suerte para los detractores de lo kitsch, esta versión cinematográfica de la serie televisiva de los años ’80 –de la que el director Michael Mann fue productor ejecutivo- no pretende ser un homenaje nostálgico, ni retro. Más bien se trata de una reinvención aggiornada a los tiempos que corren, una verdadera remake, como lo explicita musicalmente la versión rockera del clásico ochentoso “In the air tonight”, de Phil Collins, que suena en los créditos finales. Es decir que nadie va a ver los trajes blancos de Don Johnson remangados hasta los codos, ni los colores brillantes de una Miami de plástico (¿hay alguna otra?) bañada por el sol. Por el contrario, Mann ha optado por un clima frecuentemente nocturno, donde la calidad de la fotografía digital de alta definición adquiere una textura bastante granulada (como ocurría en su anterior Colateral, filmada en el mismo formato).

A esta altura Mann es un especialista del género policial, que sabe filmar muy bien las escenas de acción; particularmente un tiroteo inicial desde el interior de un auto que es blanco de una balacera, y el enfrentamiento final entre agentes y narcotraficantes son dos de las mejores secuencias de la película. Por otro lado sabe manejar muy bien la tensión (todo eso que sucede entre una explosión de violencia y la siguiente) y, como sucedía con Los Ángeles en Colateral, tiene un ojo particular para revelar una faceta desconocida de una gran ciudad, en este caso, claro, Miami. También sabe que filmar la espalda quieta de un personaje en un momento clave puede ser mucho más efectivo que ver la reacción iracunda en el rostro de ese mismo personaje.

Pero Miami Vice no está a la altura de sus mejores antecedentes. La trama es confusa, trillada y, al final, intrascendente, además de que deja algunos cabos sueltos y fuerza una historia de amor (o algo parecido) que no resulta para nada creíble. En definitiva, se trata de un guión menor que, en manos de un buen director, ha recibido el tratamiento de una producción compleja (incluyendo el rodaje en varios países como República Dominicana, Paraguay y, por supuesto, Uruguay). No posee ni la intensidad de tres horas ininterrumpidas ni el duelo de caracteres (nada menos que Robert De Niro y Al Pacino) que ofrecía Fuego contra Fuego (1995), tal vez el mejor policial de los ’90; ni la introspección psicológica o el dilema ético que se le planteaba a Russell Crowe en El Informante (1999), que tenía más tensión que un film de suspenso; ni siquiera la simpleza de anécdota ni la preocupación por los personajes que había en Colateral (2004), con la cual Miami Vice tiene algunos puntos de contacto (más allá de Jamie Foxx).

En algún lugar entre las costas de la Florida, un callejón de Puerto Príncipe, un club de La Habana y el aeropuerto de Barranquilla (que es, en realidad, el de Carrasco) el interés por unos personajes que viven ocultando sus verdaderas identidades se va diluyendo irremediablemente. Tampoco ayudan unas actuaciones lavadas, ni lo desconcertante que resulta ver nada menos que a Gong Li (musa del cineasta chino Zhang Yimou) en el rol de una dama del narcotráfico criada en Cuba y que habla un pobre español. Lo que queda son más de dos horas de idas y vueltas de un lado y otro de la ley, unos cuantos buenos vehículos (de aire, mar y tierra), un par de excelentes escenas de acción, y una estupenda banda sonora. Y, claro, la diversión extra que significa descubrir la rambla del Parque Rodó, Atlántida o la Ciudad Vieja dentro de una película de Hollywood. Eso sí que no pasa todos los días.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/907