El lobo de Wall Street

El lobo de Wall Street

+18 años Ver comentarios
  • Titulo original: The wolf of Wall Street
  • Dirección: Martin Scorsese
  • Género: Comedia dramática
  • Protagonistas: Leonardo DiCaprio - Jonah Hill
  • País: Estados Unidos Año: 2013
  • Duracion: 180'
  • Elenco: Margot Robbie - Matthew McConaughey - Kyle Chandler - Rob Reiner
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

En su quinta colaboración mutua, el cineasta Martin Scorsese y el actor Leonardo DiCaprio narran la verdadera historia de Jordan Belfort, un agente de bolsa de Nueva York. El éxito y la fortuna desmedidos de este joven veinteañero le dieron el apodo de “el lobo de Wall Street”. Durante el día, ganaba miles de dólares por minuto. Por la noche, los gastaba tan rápido como podía en drogas, mujeres y viajes alrededor del mundo.

Publicidad

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Scorsese construye su relato de manera maestra, comenzándolo en un punto alto y sin bajar la intensidad en ningún momento a lo largo de tres horas. DiCaprio ofrece probablemente una de las mejores interpretaciones de su carrera.

El dinero como religión

Cuentan que Martin Scorsese no quería hacer esta película, y que Leonardo DiCaprio - apasionado por el proyecto - tuvo que convencerlo. Marty aceptó, y el resultado es la quinta colaboración junto a su actual actor fetiche, luego de Pandillas de Nueva York (2002), El aviador (2004), Los infiltrados (2006) y La isla siniestra (2010). Y tal vez la más lograda. Se entiende por qué era un proyecto personal para Leo DiCaprio: su interpretación como Jordan Belfort es una de las mejores de su carrera, y tal vez la más compleja y agotadora considerando el despliegue histriónico que ofrece en la pantalla.

Puede ser la primera vez que Scorsese pone su mirada sobre el mundo de las altas finanzas, pero no es la primera vez que se adentra en los laberintos del poder y la ambición desmedida. Muchas de sus películas lo hacen, en especial Buenos muchachos (1990), Casino (1995), Pandillas..., incluso la serie de HBO Boardwalk Empire, donde colaboró por primera vez con el productor y guionista Terence Winter (Los Soprano), aquí a cargo de adaptar el libro autobiográfico de Belfort. La diferencia es que en esos antecedentes los personajes operan decididamente al margen de la ley, en el entorno de la mafia y el crimen. Lo de Belfort también es ilegal, y también funciona como una verdadera organización mafiosa, solo que lo hace desde altos y elegantes rascacielos de Nueva York. Y claro, Belfort nunca mató a nadie, pero su ambición desmedida es la misma.

Varios se han enojado con la supuesta "celebración" que hace la película de ese estilo de vida, exhibido en tono de comedia desenfrenada y convirtiendo a Belfort, claramente, en un personaje simpático y comprador, que se gana la complicidad del público desde el principio. Esto no quiere decir, por supuesto, aprobar sus prácticas, como seguramente no las aprueben ni Leo DiCaprio ni Martin Scorsese. Pero decididos a contar su historia, su ascenso y caída en el mundo de la especulación financiera y el despilfarro de dólares, mujeres y drogas, ambos decidieron que no había otra manera que convertir a Belfort en una suerte de antihéroe carismático y seductor, tanto para sus socios y empleados en la ficción como para sus espectadores de este lado de la pantalla. La película no habría funcionado de otra manera.

Probablemente desde Buenos muchachos Scorsese no hacía una película tan adrenalínica e intensa, y no es casualidad dadas las similitudes entre ambos protagonistas. Henry Hill (Ray Liotta) comenzaba la narración en off afirmando: "desde que puedo recordar, siempre quise ser un gánster"; en los primeros minutos de El lobo de Wall Street, Jordan Belfort deja claro que lo único que quiere en la vida es ser millonario. Ambas películas son un espiral de desenfreno, ambición y locura para llegar a la meta de sus personajes y, una vez allí, la imposibilidad de poner un límite. ¿Por qué parar? ¿Cómo parar, cuando el dinero y el poder son una adicción?

Scorsese construye su relato de manera maestra, comenzándolo en un punto alto y sin bajar la intensidad en ningún momento a lo largo de tres horas que ni se sienten. A sus 71 años dirige con la energía de un veinteañero, aunque claro, el aplomo y la seguridad en sus medios son acordes a la experiencia y la sabiduría de quien viene haciendo cine desde hace 50 años. La película es un prodigio desde todo punto de vista: fotografía, diseño de sonido, banda sonora y en especial montaje, otra contribución de su vieja colaboradora Thelma Schoonmaker.

Y por supuesto, actuaciones. Quien siga dudando de la capacidad actoral de DiCaprio a esta altura, debería ver al azar dos o tres escenas de esta película (si es que no ha visto ya ¿A quién ama Gilbert Grape?, Mi vida como hijo, Romeo y Julieta, Atrápame si puedes, El aviador, Los infiltrados, Diamante de sangre, Sólo un sueño, La isla siniestra, J. Edgar o Django sin cadenas). Me quedo con tres momentos: la larga charla a bordo de su yate con el agente Denham del FBI (Kyle Chandler); cualquiera de los sermones que ofrece a sus empleados micrófono en mano, cual predicador sureño; y la secuencia de la escalera y lo que sigue después, que tiene tanto de comedia física como de drama alucinógeno. También está muy bien Jonah Hill, como impredecible mano derecha de Belfort (algo así como el Joe Pesci de esta película, pero sin el instinto homicida). Y qué decir de los 10 minutos de Matthew McConaughey, explicando cómo y por qué es tan fácil hacerse millonario en un país cimentado sobre la especulación financiera y el ánimo de lucro.

Por supuesto que la superficie luce cómica, glamorosa y desenfrenada, como una comedia sobre adolescentes fiesteros un poco más cruda y de traje y corbata. Pero por detrás hay una visión descarnada y delirante sobre la moral, el poder y la ambición que han llevado una y otra vez a los Estados Unidos y al mundo hacia una nueva crisis económica.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/10701

Publicidad

Publicidad