Hairspray

Hairspray

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: Hairspray
  • Dirección: Adam Shankman
  • Género: Musical
  • Protagonistas: John Travolta - Nikki Blonsky
  • País: Estados Unidos-Inglaterra Año: 2007
  • Duracion: 1h57'
  • Elenco: Michelle Pfeiffer - Amanda Bynes - James Marsden - Christopher Walken
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Musical

Ficha

Resumen

Tracy Turnblad (Nikki Blonsky), una chica gordita con un peinado enorme y un corazón aún más grande, tiene una sola pasión: bailar. Su sueño es participar en el programa televisivo “The Corny Collins Show”, que es la mayor fiesta de baile de Baltimore. Aunque su físico le indique lo contrario, Tracy luchará para encontrar su lugar en el progama y realizar su sueño, incluso a pesar de la sobreprotección de su madre Edna (un increíble John Travolta).

Publicidad

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras…: Una comedia musical vistosa y divertida que reivindica la tolerancia, si bien suaviza y edulcora bastante el original de John Waters. Pero el papel de la obesa y tierna Edna Turnblad sigue estando a cargo de un actor, en este caso el sorprendente John Travolta.

Music is my life

Tracy Turnblad es una adolescente de Baltimore cuyo sueño es bailar en el programa de televisión local “El show de Corny Collins”. Su figura pasada de kilos parece ser un obstáculo insalvable para dichos propósitos ya que pese a sus buenos dotes danzarines, la estética del programa solo muestra jóvenes que además de bailar y cantar aceptablemente, lucen sus esbeltas, blancas y agradables siluetas. Sin embargo, distintos factores (entre ellos el azar) hacen posible que Tracy -interpretada con simpatía y frescura por Nikki Blonsky- logre su sueño. A partir de allí, esta colorida comedia musical nos plantea los diferentes avatares de la protagonista ante su toma de conciencia de que el mundo no es tan dulce ni maravilloso.

Partiendo de la base que la historia tiene mucho de “cuento de hadas” y que muchas situaciones no son demasiado creíbles, seguramente este film no pasará a la historia como uno de los grandes en su estilo. Sin embargo, tiene unos cuantos elementos positivos que lo transforman en un ameno divertimento. Por un lado, temas que implican a la película en sí, y otros que tienen que ver con que, a través de este film, salen a la luz nombres importantes que tuvieron que ver con los orígenes de esta “Hairspray”. Entre los primeros destaco la banda sonora, agradable al oído, tema no menor cuando el formato musical ocupa el 80 por ciento de la historia (mención especial para un par de interpretaciones de la reina del hip hop Queen Latifah). Las canciones se insertan correctamente en la trama, salvando el riesgo de cortar la continuidad de la narración. A través de los bailes -y de la mano del director Adam Shankman, reconocido coreógrafo- se brinda una multicolor y adecuada recreación estética de la época en que se plantea la historia, la década del 60.

En cuanto al elenco, además de destacar la versatilidad de la adolescente protagonista, son también muy disfrutables algunos momentos que nos brindan los padres de Tracy, un travestido y engordado John Travolta como la madre comprensiva y alguien como Christopher Walken que aporta los toques de grandeza actoral a los que nos tiene acostumbrados. También es positivo el mensaje anti discriminatorio y anti racista que emana de la narración, aunque en este caso sea planteado de una forma no carente de cierta dosis de demagogia, sin grises, donde los rubios generalmente son los malos y los gordos y/o los negros, los buenos.

Esta película es la remake de la que lleva el mismo nombre realizada en 1988, y cuyo director y guionista fuera John Waters. Su musa, Divine –un actor y cantante ya fallecido, obeso y transformista, nacido como Harris Glen Milstead- interpretaba el papel que en la remake realiza Travolta. De alguna forma es curioso-y de cierta manera positivo- que estos nombres puedan ser conocidos para mucha gente a través de esta versión. Sin extenderme demasiado en su obra, es conveniente recordar que Waters -que en esta “Hairspray” tiene una fugaz aparición- es un director de culto, representante de un tipo de cine no complaciente, trasgresor, y por tanto un icono de la contracultura de la historia del cine. Usando un estilo bizarro, más allá de gustos y subjetividades y con situaciones planteadas al límite del decoro y el “buen gusto” (quien recuerde la última escena de la intensa Pink Flamingos, protagonizada por Divine, sabe de lo que hablo), películas como Polyester (1981) y Serial Mom (1994), entre otras, son ejemplos de creatividad y originalidad a la hora de denunciar y a su vez burlarse de la parte menos vistosa de la sociedad norteamericana.

La actual “Hairspray”, si bien respeta bastante fielmente el guión de su antecesora, plantea las situaciones de una manera más doméstica y edulcorada; creo que el ejemplo más claro es que mientras en la versión original el personaje de la madre lo hacía alguien que realmente pertenecía al “under” y que sufría en carne propia la discriminación por su contextura física y sexualidad, en la actual ese personaje está a cargo -cierto que con mucha simpatía y ternura- de una estrella e icono de Hollywood como Travolta.

Lo dicho no invalida los puntos atendibles que presenta esta versión, y que pasan ante todo por hacer disfrutar la vista y el oído, brindando además una agradable dosis de frescura y nostalgia (la escena del baile entre los padres de la protagonista tiene mucho de homenaje a “aquellas” comedias musicales). También oficia como una especie de pausa refrescante ante una cartelera montevideana plagada actualmente de películas con personajes vengativos y donde se plantean situaciones y comportamientos que, en vez de conciliar, avivan los rencores y enfrentamientos que tan caros están costando.


Por Pablo Delucis para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/117

Publicidad

Publicidad