Leviatán

Leviatán

+15 años Ver comentarios
  • Titulo original: Leviafan
  • Dirección: Andrey Zvyagintsev
  • Género: Drama
  • Protagonistas: Aleksey Serebryakov - Elena Lyadova
  • País: Rusia Año: 2014
  • Duracion: 140'
  • Elenco: Vladimir Vdovichenkov - Roman Madyanov - Anna Ukolova
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: +Cinemateca
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Kolya (Aleksey Serebryakov) vive en un pueblito a orillas del mar de Barents, al norte de Rusia. Tiene un taller de mecánica al lado de su casa, donde vive con su joven esposa y su hijo, fruto de una relación anterior. El alcalde del pueblo (Roman Madyanov) está decidido a apropiarse de la casa y del taller de Kolya a toda costa. Primero intenta comprar el terreno, pero Kolya no está dispuesto a vender… Ganadora del Globo de Oro y candidata al Oscar como mejor película extranjera.

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: A partir de una anécdota muy puntual se desata toda una tormenta cuyas ramificaciones tendrán un alcance trágico e impredecible. Con apenas cuatro películas hasta la fecha, Andrey Zvyagintsev es sin duda uno de los grandes cineastas de la actualidad.

Las bestias

Es casi una casualidad que Andrey Zvyagintsev (Novisibirsk, Rusia, 1964) sea director de cine. Formado como actor, llegó a la dirección casi por accidente mientras intentaba ganarse la vida - sin suerte - con la actuación. Su primera película, El regreso (2003), fue un suceso de crítica que ganó el Festival de Venecia y muchos otros premios alrededor del mundo, convirtiéndolo en todo un descubrimiento a seguir. Con apenas cuatro películas hasta la fecha (antes de Leviatán hizo la notable Elena) es sin duda uno de los grandes cineastas de la actualidad. Su marca de fábrica - si es posible destacar una por sobre sus varios talentos - es la facilidad con la que parece construir, a partir de anécdotas mínimas, casi intimistas, tragedias que contienen una profunda reflexión sobre la condición humana, sobre la ambición y el poder, sobre los lazos familiares y el legado de padres a hijos.

En Leviatán, a partir de una anécdota muy puntual que involucra una batalla legal por conservar una propiedad familiar que es codiciada por un alcalde corrupto, se desata toda una tormenta cuyas ramificaciones tendrán un alcance trágico e impredecible. Al final, la lucha del protagonista, Kolya, por evitar que le sea arrebatada la vivienda que perteneció a su padre y su abuelo será el menor de sus problemas. Se ha querido ver en este relato, no sin razón, una alegoría muy clara de la Rusia de hoy, de un estado corrupto que invade y asola la vida de los individuos que debería proteger. Una suerte de contracara de la Rusia socialista de ayer que hoy exhibe sus mismas imperfecciones pero en versión capitalista, habiendo sólo cambiado de régimen político.

Hay también referencias bíblicas, como esa bestia marina que da título a la película y que se menciona, por ejemplo, en el libro de Job, personaje castigado por Dios así como Kolya se ve castigado por un poder superior a él (¿Dios? ¿El Estado?), reaccionando con furia y mirando hacia arriba. La religión está presente a lo largo de casi todo el relato; es un respetado sacerdote de la Iglesia Ortodoxa Rusa quien no sólo guía a Vadim, el alcalde corrupto, sino quien le aconseja el uso de la fuerza de manera sutil e inconfundible. En una escena casi culminante, Kolya se cruza con otro religioso de menor rango a quien interroga sobre sus penurias, recibiendo la única respuesta posible: no hay respuestas, Dios opera de maneras misteriosas...

Sin embargo, todo lo que le sucede a Kolya y a los suyos tiene un origen muy claro y muy terrenal en la ambición de un político (cuyo despacho está dominado por un retrato del presidente Putin), pero sobre todo en la indiferencia de un sistema judicial escudado tras la burocracia, y en la complicidad indirecta de una vecindad que hace la vista gorda, lavando sus pecados con litros y litros de vodka. Nadie es del todo inocente, y el guión de Zvyagintsev (premiado en Cannes) es lo suficientemente inteligente como para dejar algunas puntas libradas a la interpretación del espectador. Nada se dice demasiado explícitamente, pero las sutiles sugerencias (que dejan fuera de campo mucha información) alcanzan para trazar algunas posibilidades.

La mirada del director sobre esta cruda realidad es fulminante, tensa, ominosa. Detrás de cada escena, en medio de un paisaje desolador y frío, poblado de vehículos abandonados y viviendas derruidas, se percibe la cercanía de algo amenazante, algo monstruoso que parece estar a punto de arrasar con todo, como ese mar embravecido por el viento del norte. Como un Leviatán que entreabre sus fauces para comerse al mundo, mientras se escucha la voz monótona de la justicia dictando sus fallos y a los poderosos saliéndose con la suya.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/12726