Se dice de mí

Se dice de mí

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: Easy A
  • Dirección: Will Gluck
  • Género: Comedia
  • Protagonistas: Emma Stone - Amanda Bynes
  • País: Estados Unidos Año: 2010
  • Duracion: 1h32'
  • Elenco: Penn Badgley - Thomas Haden Church - Patricia Clarkson
  • Sitio oficial IMBD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Olive (Emma Stone), una estudiante de secundaria, decide contar una mentira sobre la pérdida de su virginidad. De pronto su reputación se ve manchada como le sucede al personaje de Hester Prynne en el libro "La Letra Escarlata", que Olive se encuentra estudiando en las clases de literatura. Con crecientes y exagerados rumores acerca de ella, decide aprovecharlos a fin de mejorar su posición social y su vida económica.

En los siguientes canales

  • HBO Plus

    • Domingo 20 de Setiembre

      • 17:20

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras…: Si la película no es una pérdida de tiempo es, en primer lugar, gracias al talento cómico de Emma Stone y a una serie de referencias a la cultura pop capaces de generar empatía en el espectador.

Confesiones de una cualquiera

Muy de tanto en tanto aparece una comedia que logra penetrar, con inteligencia y sarcasmo, esa pesadilla que suele ser (al menos así parece) la experiencia de la secundaria para muchísimos adolescentes estadounidenses. La última que recuerdo es La Elección (1999), de Alexander Payne, con una increíble Reese Whiterspoon decidida a ser elegida como presidenta del consejo de estudiantes y Matthew Broderick en el papel de un resentido profesor dispuesto a impedirlo a cualquier precio. Ahora llega Easy A (Se dice de mí), que lejos de alcanzar aquellos niveles de inteligencia propone al menos una mirada parcialmente fresca (si bien no novedosa) sobre el peso que tiene la popularidad y la percepción de los demás durante la adolescencia.

Adolescencia se parece mucho a adolecer, que quiere decir – entre otras cosas – “tener o padecer algún defecto”. El de Olive, la protagonista de Easy A, es su virginidad, una condición que parece ser una obsesión para todo aquel – o aquella – que llega a la secundaria. Pero a diferencia del protagonista de American Pie, que hacía cualquier cosa con tal de perder su virginidad, Olive decide en cambio mentir al respecto, y la mentira llega a oídos de una chismosa que desparrama el rumor por todo el colegio. Olive recibe así un baño de realidad, y se sumerge de la peor manera en un tratado sobre cómo los rumores pueden afectar la reputación social de un individuo, para bien o para mal. Es un tratado que no excluye la condición de género, ya que es evidente que si el rumor hubiera tenido como protagonista a un varón esa (falsa) pérdida de virginidad hubiera mejorado su prestigio, en lugar de mancharlo como sucede en este caso. Claro que, en una clara señal de osadía – o inconsciencia – no exenta de incorrección política, Olive decide sacarle ventaja a esa mancha.

No es la primera vez que un guionista de Hollywood (en este caso el debutante en ese rubro Bert V. Royal) se inspira en un clásico de la literatura para moldear su historia. Así como sucedía con Diez Cosas que Odio de Ti (1999) y La Fierecilla Domada de Shakespeare, o con La Chica de mis Sueños (2000) y Cyrano de Bergerac de Rostand, el modelo en este caso es la novela La Letra Escarlata, de Nathaniel Hawthorne (1850), a la que se menciona explícitamente en las clases de literatura que dicta el profesor interpretado por Thomas Haden Church. Como Hester Prynne en el libro, Olive ve manchada su reputación pero decide entrar en el juego para su propio beneficio, cosiéndose una “A” en su ropa (en la novela, Hester es una mujer casada en la puritana Nueva Inglaterra de principios del siglo XVII que, acusada de adulterio, es condenada a llevar en su pecho una letra "A" que la identifica como adúltera).

La película tiene un comienzo prometedor, en base a la gracia y sarcasmo con que está narrada en primera persona por su protagonista y a la acidez con que describe el mundillo estudiantil (hay un par de chistes muy buenos sobre fundamentalismos religiosos a cargo de la usualmente insoportable Amanda Bynes). Pero sobre todo gracias a la frescura de Emma Stone (Tierra de Zombis), una actriz con especial talento para la comedia juvenil que parece lista para ocupar el lugar que dejó Lindsay Lohan tras sus problemas con la ley y las drogas. Pero rápidamente empieza a caer en lugares comunes, algunas inconsistencias argumentales (como todo el episodio en torno al personaje que encarna la ex Friends Lisa Kudrow) y, lo que es peor, pérdida de gracia. Hay un elenco secundario prestigioso pero mal aprovechado, especialmente en el caso de Malcolm McDowell (que tiene apenas un par de escenas como irritable director de colegio), y una pareja de padres empalagosamente encantadores a cargo de los siempre eficaces Patricia Clarkson y Stanley Tucci.

Si la película no es una pérdida de tiempo total es, de nuevo, gracias al talento cómico de Emma Stone (nominada a un Globo de Oro por este trabajo) y a una serie de referencias a la cultura pop (otro gran lugar común en este tipo de comedias) capaces de generar cierta empatía en el espectador: Facebook, YouTube, una nutrida banda sonora, Demi Moore, John Cusack, las comedias románticas de John Hughes (equivalentes de Easy A en los ’80)… Al menos para quienes crecimos en esa época, siempre es un placer nostálgico volver a escuchar "Don't You (Forget About Me)" en una película.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/1338