Vicky Cristina Barcelona

Vicky Cristina Barcelona

+15 años Ver comentarios
  • Titulo original: Vicky Cristina Barcelona
  • Dirección: Woody Allen
  • Género: Comedia-Drama-Romance
  • Protagonistas: Rebecca Hall - Scarlett Johansson
  • País: Estados Unidos-España Año: 2008
  • Duracion: 1h36'
  • Elenco: Javier Bardem - Penélope Cruz - Patricia Clarkson - Chris Messina
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Dos jóvenes norteamericanas llegan a Barcelona de vacaciones. Una de ellas (Rebecca Hall) es muy romántica y está a punto de casarse. La otra (Scarlett Johansson) es más dinámica y va directamente en busca de aventuras sexuales. Pero las cosas cambian cuando ambas se involucran con un pintor español (Javier Bardem) que a su vez sigue en contacto con su temperamental ex mujer (Penélope Cruz, ganadora del Oscar como mejor actriz de reparto por este trabajo). Ganó el Globo de Oro a la mejor comedia de 2008.

Publicidad

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras…: Una comedia sobre las convenciones del amor, el deseo y el sexo, ni muy divertida, ni original, ni nada (salvo Penélope Cruz, que la rompe). El reencuentro con el mejor Woody Allen sigue haciéndose esperar.

Échale la culpa a Oviedo

A esta altura ya tengo algo así como un déjà vu cada vez que me siento a mirar (y luego a escribir sobre) cada nueva película anual de Woody Allen. De un tiempo a esta parte, salvo la dignísima excepción de Match Point (2005), sus obras me resultan poco originales, rutinarias y, lo que es peor, casi totalmente intrascendentes para un autor que supo hacer algunas de las mejores películas norteamericanas del último cuarto del siglo XX. Lo cual me ha llevado a pensar que tal vez no se puede esperar que el hombre se tome un año sabático, sin obligarse a escribir y filmar una nueva película de inmediato; tal vez el año sabático me lo tendría que tomar yo como espectador de Woody Allen. Pero la esperanza de reencontrarme con lo mejor de este viejo maestro me hace ir todos los años, puntualmente, al cine.

Así que aquí estoy, sentado en la confortable sala una tarde de verano, viendo cómo los títulos con su clásica tipografía blanca sobre fondo negro se leen en la pantalla. Lo que suena de fondo ya no es jazz sino una suerte de cancioneta barcelonesa, mientras las turistas norteamericanas Scarlett Johanson y Rebecca Hall (una revelación llamativa) salen del aeropuerto y comienzan a recorrer Barcelona. Todo –y digo casi absolutamente TODO- lo que les sucede no sólo lo vemos sino que además nos lo cuenta un narrador que bien podría ser el propio Allen. El recurso es al principio molesto y luego irritante, y uno se pregunta si el director considera que uno es idiota o algo así, especialmente en momentos culminantes de redundancia como cuando la cámara se acerca a una Vicky visiblemente conmovida por el sonido de una guitarra española y el narrador nos dice “a Vicky la conmovía profundamente la guitarra española…”

La historia es simple y previsible: aparece el español Javier Bardem, prototipo del clásico macho ibérico (al menos es pintor, no torero) que les propone sexo a las dos turistas. Scarlett quiere; Vicky (el más “alleniano” de los personajes) no. A ella no le gusta nada eso de andar teniendo sexo con desconocidos, y además está segura de la relación que mantiene con su prometido (que se quedó en Nueva York). Al menos hasta que pasa una noche en Oviedo, a solas con Bardem, y comienza a dudar de sus propias convenciones y convicciones. Todo bastante aburrido y lleno de lugares comunes. Entonces aparece por fin Penélope y la película recién comienza, o al menos se pone más interesante. Lástima que ya han pasado como 50 minutos…

Es cierto que Penélope está un poco pasada; es probable que Allen le haya dado algo de libertad a ella y a Bardem (que son pareja en la vida real) para jugar sus divertidas discusiones histéricas, que son por lejos los momentos más jugosos de la película. Pero dentro del soporífero transcurrir del asunto -entre cenas con vino a la luz de las velas, guitarra española (que conmueve profundamente a Vicky, a no olvidar) y estereotipos como los de un padre poeta desenfadado que se parece físicamente a Rafael Alberti- el inestable e inefable personaje de María Elena trae un poco de aire fresco.

La película no es necesariamente romántica, ni divertida, ni emotiva, ni nada. Es quizá una excusa para filmar algunos lindos lugares de Barcelona y de Oviedo (donde hay un monumento a Woody Allen de tamaño natural), para hacer que Penélope y Scarlett se den un par de tímidos besos (lo lamento muchachos, si su principal motivación para ver la película era la promesa de una fogosa escena lésbica entre ambas, pierden su tiempo) y para reunir en pantalla a una pareja de buenos actores españoles que han conquistado a Hollywood. También para reflexionar un poco sobre las convenciones del amor, el deseo y el sexo, pero sin demasiado entusiasmo ni iluminación. El reencuentro con el mejor Woody Allen sigue haciéndose esperar.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/1356

Publicidad

Publicidad