El precio de un hombre / La ley del mercado

El precio de un hombre / La ley del mercado

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: La loi du marché
  • Dirección: Stéphane Brizé
  • Género: Drama
  • Protagonistas: Vincent Lindon - Karine de Mirbeck
  • País: Francia Año: 2015
  • Duracion: 93'
  • Elenco: Matthieu Schaller - Yves Ory
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Con 51 años y una familia que mantener, Thierry (Vincent Lindon) ha estado desempleado por más de un año. Esto lo animará a dar pelea a la adversidad, sin alzar la voz y sin darse por vencido. La llegada de un nuevo empleo pronto lo volverá a poner a prueba. ¿Qué parte de sus principios debe conceder para mantenerse dentro del sistema? ¿Cuál es la línea que no está dispuesto a cruzar?

Publicidad

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Un cine sencillo y austero pero de una claridad brutal, que pone sobre la mesa realidades que hacen pensar en aspectos vitales del mundo en que vivimos. Notable labor protagónica de Vincent Lindon.

No a cualquier precio

El cine del francés Stephane Brizé ubica al espectador en situaciones que tocan las fibras más íntimas al enfrentarlo a momentos en general poco gratos, pero relativamente comunes en la vida de muchas personas. Un affaire d'amour (2009) contaba a manera de drama romántico la historia de un obrero que se enamoraba de una profesora totalmente alejada de su mundo habitual, mientras que en la excelente Algunas horas de primavera (2012) éramos testigos de la desgarradora relación de un hijo ya maduro y su madre anciana próxima a morir.

En La ley del mercado - el verdadero y más ajustado título de esta película - Brizé se mete de lleno en ese cine de corte social cercano a Laurent Cantet y en especial - las semejanzas en forma y contenido son notorias - a los hermanos Dardenne.

Ya de entrada sabemos que Thierry (notable el actor habitual de los filmes de Brizé, Vincent Lindon) a sus 51 años es casado, tiene un hijo con capacidades diferentes y se ha quedado sin trabajo hace ya varios meses. De ahí en adelante, acompañaremos al protagonista en sus denodados esfuerzos por reinsertarse en un ámbito laboral que realiza entrevistas por Skype y que - en una escena maravillosa por lo sencilla y esclarecedora - enfrenta sin disimulo la superficialidad y el pragmatismo de los más jóvenes, con la mirada resignada de los mayores. Con un tono muchas veces cercano al documental (por ejemplo, con excepción del protagonista, los actores son no profesionales) y mediante una cámara generalmente fija que toma como punto de referencia el rostro de Thierry, Brizé va llevando el filme con aplomo y con la misma seguridad y serenidad que transmite su personaje principal.

Sin alardes, sin dramatizar más que lo necesario y alternando escenas comunes en la vida de cualquier familia con otras que pintan claramente por dónde anda hoy la sociedad francesa, la denuncia hacia esa ley de mercado que hoy impera salta por sí sola y sin necesidad de grandes aspavientos. Tampoco explica demasiado cuando ubica a Thierry ya trabajando en un supermercado como guardia de seguridad, interrogando a clientes y empleados acusados de robos menores. Es así que ese hombre que aceptó un salario menor al que tuvo, que puso su orgullo a prueba en varias ocasiones y que abdicó de algunos ideales, llegará a su propio límite cuando una situación inesperada le haga cuestionar los pasos que ha ido dando.

A todo esto, una escena cerca del final - cuando un gerente de recursos humanos trata de explicar a los empleados del supermercado lo evidente, pero desde un ángulo totalmente distinto - deja bien claro de qué lado está Brizé, por si quedaba alguna duda. Su cámara interpela en un primer plano rabioso al gerente y se ubica a la par de esos empleados que estaban oyendo cómo querían cambiarle la perspectiva de algo que tenían muy claro.

Podrá estarse o no de acuerdo con lo que Brizé plantea. En lo que no hay duda es que mediante un cine sencillo, austero pero de una claridad brutal, se las ingenia sabiamente para poner sobre la mesa realidades que hacen pensar en aspectos vitales del mundo en que vivimos. Esa sensibilidad, teniendo en cuenta la mayoría del cine que vemos en la actualidad, no tiene precio.


Por Pablo Delucis para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/14115

Publicidad

Publicidad