Shrek tercero

Shrek tercero

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: Shrek the Third
  • Dirección: Chris Miller
  • Género: Animación-Comedia
  • Protagonistas: Mike Myers - Cameron Diaz
  • País: Estados Unidos Año: 2007
  • Duracion: 1h32'
  • Elenco: Eddie Murphy - Antonio Banderas - Rupert Everett - Justin Timberlake
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: VHS DVD
  • Tipo: Animación

Ficha

Resumen

Cuando Shrek se casó con Fiona, lo que menos quería era gobernar Un Lugar Muy Lejano. Pero cuando su suegro, el Rey Harold, estira la pata súbitamente, Shrek se convierte inmediatamente en candidato a la corona. Ahora, a menos que el futuro rey pueda encontrar un sustituto adecuado, tendrá que resignarse a estar fastidiado durante el resto de sus días.

Publicidad

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras…: A la familiaridad de sus principales personajes se suman un estupendo sentido del ritmo y varios momentos muy divertidos. En suma: una tercera parte que no decepciona y hasta mantiene la frescura y la gracia de sus antecesoras.

Un reino muy, muy divertido

Se sabe que, en una industria cuyo principal objetivo es hacer dinero (entretener sí, pero siempre que esto genere ganancias), la continuidad de una saga como la de Shrek responde ante todo a sus réditos económicos. Lo mismo pasa con El Hombre Araña, Piratas del Caribe y muchos otros ejemplos de blockbusters que empezaron siendo una apuesta a fórmulas determinadas pero que luego su propio éxito convirtió en apuestas seguras. Por eso no sorprende que los ejecutivos de Hollywood sean los primeros que están esperando, cada mañana de lunes, las cifras de recaudación del fin de semana de estreno para entonces decidir si se filmará una nueva entrega.

Dentro de semejante maquinaria es muy fácil (y muy lógico) perder de vista la calidad argumental (la calidad técnica está fuera de discusión en una industria que posee todos los recursos). Lo que equivale a decir que no importa demasiado si la historia está medio atada con hilos, o si promediando la película algún personaje se desdibuja; para entonces millones de personas alrededor del mundo ya habrán pagado su entrada y millones más lo seguirán haciendo a pesar de algunas críticas negativas. Lo que importa es facturar, facturar, facturar. Por eso no deja de ser una agradable sorpresa cuando –raramente- un producto de Hollywood sigue demostrando la misma frescura y el mismo nivel de sano entretenimiento (y cuando digo “sano” estoy diciendo “inteligente”) ya no solo en su segunda parte (como lo fue Shrek 2 en 2004) sino también en la tercera, como es el caso que nos ocupa.

Por supuesto que parte del efecto sorpresa se va perdiendo, ya conocemos a sus principales personajes y sabemos más o menos cómo van a reaccionar o responder ante determinadas situaciones. Pero es que, a esta altura, tanto Shrek como Fiona como el Burro o el Gato con Botas (que hizo su formidable debut en la segunda parte) son como esa barra de amigotes que nos gusta revisitar de tanto en tanto; ya no es la sorpresa lo que cuenta sino su familiaridad, y es precisamente cuanto más los conocemos que más tiempo nos gusta pasar con ellos. Esto no impide, por suerte, que los guionistas (en este caso Jeffrey Price, Peter S. Reaman, Aron Warner y Chris Miller, quien asume por primera vez la dirección) logren pergeñar una serie de acontecimientos y desafíos sin pausa, todos más o menos previsibles, es cierto –después de todo es un cuento de hadas, por más paródico que sea-, pero terriblemente efectivos si lo que uno busca (como se supone que debería suceder cuando uno va al cine a ver Shrek Tercero) es pura y simple diversión.

Que uno apenas sonría o se desquijare a carcajadas (debo decir que en mi caso estuve más cerca de lo segundo) dependerá del sentido del humor de cada uno y de lo que uno entienda por “gracioso”. Pero hay algunos factores clave que no se pueden negar: la habilidad para echar mano a estereotipos y lugares comunes de la cultura estadounidense, particularmente –en este caso- el mundillo infernal de las high schools norteamericanas (sumamente conocidos en cualquier rincón de este mundo tan globalizado como mediatizado) y aplicarlos a los personajes clásicos de los cuentos infantiles más populares; dos o tres chistes de humor negro (como la muerte del rey sapo) que probablemente sean un poco crudos para los más chicos pero muy festejados por el público adulto; el estupendo sentido del ritmo y del absurdo de algunas secuencias (como la pesadilla de Shrek, o el ataque de las “princesas”, en cuya antesala la gente de DreamWorks Animation se da el lujo de homenajear, a través de Blancanieves, a la casa Disney, su principal competidora en cine de animación); una excelente banda sonora con temas de Led Zeppelin, Paul McCartney, The Ramones, Damien Rice y hasta Johann Sebastian Bach; varias líneas de diálogo o momentos de comedia física que ya envidiarían muchos guionistas de cine cómico “en serio”; y un paso más en el perfeccionamiento de unos personajes animados que a esta altura resultan mucho más graciosos que comediantes como Will Ferrell o Adam Sandler, que ganan 20 millones de dólares por película.

Yo no sé si habrá una Shrek 4 (o hasta un derivado protagonizado por algún personaje secundario como el Gato con Botas, una corriente que se está instaurando en Hollywood), pero si el ingenio y el sentido de la diversión se mantienen no me importaría en absoluto volver a visitar ese reino muy, muy lejano.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/306

Publicidad

Publicidad