El baño del Papa

El baño del Papa

+9 años Ver comentarios
  • Titulo original: El baño del Papa
  • Dirección: Enrique Fernández -César Charlone
  • Género: Drama
  • Protagonistas: César Troncoso - Virginia Méndez
  • País: Uruguay-Francia-Brasil Año: 2007
  • Duracion: 100'
  • Elenco: Virginia Ruiz - Nelson Lence - Mario Silva - Henry de León
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: Retina Latina
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Es el año 1988 y el Papa Juan Pablo II visitará Melo. Se calcula que 50.000 personas asistirán a verlo. Los pobladores más humildes creen que vendiéndole comida y bebida a esa multitud se harán casi ricos. Beto (César Troncoso), un contrabandista en bicicleta, decide en cambio construir un excusado en el frente de su casa y alquilar el servicio; para lograrlo deberá atravesar una serie de dificultades tragicómicas.

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

La siguiente reseña resultó ganadora del concurso de crítica organizado por Cartelera.com.uy en agosto de 2007. Felicitaciones a su autor, Pablo Delucis, así como a todos y todas quienes nos enviaron sus trabajos. ¡Gracias!

Pobre… pero con plata…

Supe sobre los “quileros”, hace unos 15 años, cuando un melense orgulloso de serlo (como casi todos los que somos “del interior”) contaba de las andanzas de estos cuasi héroes locales. En mi ignorancia, pensaba que exageraba cuando se refería a la fortaleza y habilidad de la que hacían gala para contrabandear cruzando la frontera, desde fósforos, hasta heladeras y garrafas, algunos en bicicleta como “el Manco”, imposible de detener por la móvil, a pesar de manejar con su única mano; otros, más afortunados, como “el Negro Butaca”, que llegó a la motocicleta gracias a lo bien amado que supo ser…

Desde hace unos años, sin prisa pero sin pausa (hagamos votos para que esto continúe, o mejor aún, se incremente) estamos viendo con mayor asiduidad películas uruguayas; muchas veces nos motiva a verlas el hecho “de lo valorable y dificultoso que es hacer una producción uruguaya, que tiene cosas buenas, que hay que verla”, etc., etc. En mi caso, disfruté mucho de 25 Watts, El Viaje hacia el Mar, y la notable Whisky; en las demás que seguramente todos recordamos, no pude sumarme a las loas generales; no es el caso de El Baño del Papa (buena como cine, no por su nacionalidad), que nos cuenta a manera de comedia costumbrista las peripecias de un grupo de estos “bagayeros” en su cotidiana tarea de buscar el sustento en base a esfuerzo, valor, y una gran dosis de picardía.

De la mano del buen ritmo con que está contada, así como de la disfrutable música y fotografía -la mano de César Charlone nos hace vivir el paisaje como un personaje más, con la rica sutileza de ver ese cielo acompasando con su color los estados de ánimos del protagonista- nos sumergimos, casi sin darnos cuenta, a través de los quileros en general, y de uno de ellos en particular (el Beto) en un mundo donde a pesar de las dificultades, de los sacrificios, no falta el goce cotidiano, el disfrute y, a su vez, el estar atentos a lo que pueda dar una vida mejor; desde lo individual, por ejemplo el caso de “la Silvia”, hija de Beto, sabiendo que quiere ser locutora y preparándose para eso, y también desde lo colectivo, “la gente”, que espera “eso”… que toma cuerpo cuando ante la noticia de la llegada inminente del Papa a la ciudad cada uno trata, dentro de sus habilidades y posibilidades, de sacarle el mejor provecho a esa bendición.

“En la tele” aseguran que visitarán Melo más de 50.000 brasileros que seguramente comerán y gastarán hasta dejar sus bolsillos vacíos; y como también tendrán que ir al baño, a Beto se le ocurre la original idea de construir un baño en el fondo de su casa y cobrar la entrada al mismo, siendo de lo más logrado de la película la desopilante escena del ensayo general de cómo Beto y su familia brindarán la atención al necesitado del servicio.

Luego de peripecias varias, la realidad muestra que solo dos ómnibus vinieron desde Brasil, y que la gran mayoría de los concurrentes a la esperada ceremonia fueron los vecinos del lugar con sus mismos bolsillos flacos… Una escena de profundo dramatismo nos hace vivir el desencanto; de aquella “bendición” solo quedan los desechos de comida que comen los perros… Pero, como siempre, todo pasa, la vida sigue y cada uno seguirá con su lucha, su goce, y esperando…

A lo largo de la película nos encontramos con miserias humanas (muy bien Nelson Lence), actitudes heroicas desde la simpleza (me parece formidable la actuación de Virgina Méndez como la comprensiva y abnegada esposa), gracejos pueblerinos totalmente disfrutables, viejas buenas costumbres como la solidaridad de los vecinos, el comprar fiado y por unidad, y también contradicciones (a propósito, me resultó un poco brusca la manera en que se muestran los cambios de carácter de Beto, no el hecho de que los tenga sino la forma, como salidos del tono general de la película; por supuesto que esto no empaña la buena labor de César Troncoso y mucho menos el resultado final).

Lo que esta obra muestra de manera muy clara es que, más allá de las dificultades, de lo dura que puede ser a veces la realidad, en ella misma se encuentra goce, disfrute. El mismo disfrute que da el observar a decenas de estos quileros alumbrar con su despliegue y gritos la noche de la frontera, sabiendo que no quieren poses ni acartonamientos, solos y juntos, pedaleando, persiguiendo la ¿utopía? de seguir siendo pobres… pero con plata…

 


Por Pablo Delucis para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/456