Soy leyenda

Soy leyenda

+12 años Ver comentarios
  • Titulo original: I am legend
  • Dirección: Francis Lawrence
  • Género: Ciencia Ficción-Terror
  • Protagonistas: Will Smith - Alice Braga
  • País: Estados Unidos Año: 2007
  • Duracion: 1h41'
  • Elenco: Salli Richardson - Dash Minok - Charlie Tahan - Willow Smith
  • Sitio oficial IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Basada en la novela homónima de Richard Matheson, esta inquietante visión del futuro se ubica en una Nueva York devastada por un terrible virus. Robert Neville (Will Smith) es el último ser humano sobreviviente y se encuentra al acecho de los mutantes infectados. Mientras, busca una forma de revertir los efectos del virus utilizando su propia sangre inmune.

Publicidad

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras…: Las libertades que se toma al adaptar la novela de culto de Richard Matheson no impiden que sea un entretenimiento efectivo y por momentos inquietante. Hay una buena labor de Will Smith y una estupenda concepción de una Nueva York pos apocalíptica.

Antes que anochezca

Quienes crean que el cine pos apocalíptico comenzó con Resident Evil o Exterminio, deberían saber que la novela Soy Leyenda se publicó en 1954, mucho antes incluso que George A. Romero popularizara a los zombies con su germinal La Noche de los Muertos Vivientes (1968), que se inspiraba –entre otras fuentes- en Soy Leyenda. Pero técnicamente la novela de Richard Matheson no es exactamente sobre zombies, sino sobre las consecuencias de una pandemia bacteriológica que ha transformado a todos los seres humanos en una especie de vampiros. A todos excepto a uno.

La acción de la historia original se ubicaba en Los Ángeles en la década de 1970, mientras que su más reciente adaptación cinematográfica (ya hubo dos, en 1964 y en 1971) lo hace en la Nueva York de 2012. Hace tres años que un virus (vinculado a experimentaciones en torno a una cura contra el cáncer) causó una epidemia que acabó con el 90 por ciento de la población mundial; el otro 10 por ciento se infectó, convirtiéndose en una mortífera raza de muertos vivientes que habitan en la oscuridad y sólo salen a cazar de noche (la luz del sol los aniquila). A diferencia del personaje original, aquí Robert Neville es un científico que intenta hallar una cura al mal experimentando con su propia sangre, ya que se sabe inmune al virus. No es la única diferencia; en la novela de Matheson, Neville era un personaje psicológicamente mucho más perturbado que el que encarna Will Smith en la película, que por momentos no actúa como alguien que deambula desde hace tres años por una metrópolis desolada, a merced de miles de criaturas que cada noche reclaman su carne.

Hay que decir sin embargo que, más allá de las diferencias, la adaptación a cargo de Mark Protosevich y Akiva Goldsman se las arregla para ser, ante todo, un entretenimiento atrapante y por momentos inquietante. No hay que pedirle que se transforme en una reflexión profunda sobre el futuro de la humanidad o sobre la responsabilidad del hombre en la supervivencia de su especie. Es un pasatiempo efectivo y ya habría que agradecer que lo sea sin ofender la inteligencia del espectador, como suelen hacer la mayoría de los blockbusters que llegan desde Estados Unidos. De hecho, y más allá de la visible inversión en efectos visuales que permiten recrear una Nueva York abandonada en cuyas avenidas ha crecido el pasto, lo cierto es que Soy Leyenda es una película más bien intimista y de “perfil bajo”, algo que puede sonar extraño si hablamos de una producción cuyo presupuesto anduvo por los 150 millones de dólares. Toda la trama se concentra en un personaje, en su drama (que por extensión es el drama de toda la población mundial, por más reducida que ésta haya quedado) y en su particular forma de redención. Y aquí hay incluso algunas referencias cristianas (se insiste con “el plan de Dios” y con la idea del auto sacrificio) pero sin llegar a convertir al film en un mensaje redentor obvio y molesto.

El director Francis Lawrence (que antes había hecho la más bien ridícula Constantine) exhibe un buen oficio como narrador que confía en la imagen; hay momentos muy bien resueltos y un excelente empleo del sonido para ayudar a contar la historia y recrear ese universo pos apocalíptico de manera convincente. Lo que lamentablemente falla (e impide que el asunto se vuelva del todo creíble y mucho menos terrorífico) es el diseño y ejecución de las criaturas; a veces cuesta creer que en Hollywood sigan pensando que los efectos digitales van a poder hacer creer al espectador cualquier cosa. Deberían haber seguido el ejemplo de Romero, que sigue utilizando actores de carne y hueso y mucho maquillaje para recrear sus ejércitos de muertos vivientes.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/496

Publicidad

Publicidad