3 millones

3 millones

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: 3 millones
  • Dirección: Jaime Roos -Yamandú Roos
  • Género: Documental
  • Protagonistas: Jaime Roos - Yamandú Roos
  • País: Uruguay Año: 2011
  • Duracion: 142'
  • IMBD
  • Disponible en: Retina Latina
  • Tipo: Documental

Ficha

Resumen

Uruguay, un pequeño país con un pasado de gloria futbolística. Sudáfrica, el exótico escenario de la Copa del Mundo 2010. Los Roos, padre Jaime (músico uruguayo) e hijo Yamandú (fotógrafo holandés), deciden reencontrarse en el registro de esta aventura. El vínculo se afianza, las esperanzas crecen, los pronósticos se revierten. La realidad supera lo imaginado, el viaje se convierte en un documento único. 3 Millones es la aventura celeste contada por los Roos.

Trailer

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: En el libro El sonido de la calle, de Milita Alfaro, Jaime Roos decía sobre 7 y 3 que, teniendo todo para haber logrado un disco redondo, el resultado no llegó a conmover. Usando términos futboleros, el penal no se transformó en gol. No se me ocurre mejor definición para este documental.

 

Un penal errado

 

A estas alturas, ya no quedan dudas de que más allá de todo lo que significó en lo estrictamente deportivo, el Mundial de Sudáfrica 2010 se constituyó en uno de los hitos más importantes de los últimos tiempos para la sociedad uruguaya en su conjunto. El haber acercado al fútbol a mucha gente para la que ese deporte pasaba inadvertido, el afianzar en base a ese hecho - de la mano de los resultados obtenidos - una identidad que a veces nos cuesta encontrar en otras esferas, y el haber transformado a futbolistas y técnicos que formaron parte del evento en una especie de referentes a todo nivel, fueron solo algunos de los fenómenos que se generaron a partir de junio de 2010.

 

De antemano, parecía muy atractivo revivir dichos sucesos de la mano de Jaime Roos, alguien que ha puesto de manifiesto a través de su obra contactos estrechos tanto con el fútbol como con el cine. Otro elemento a tener en cuenta es que este trabajo está realizado en conjunto con su hijo Yamandú, quien vive en Holanda, se dedica a la fotografía, y mantiene con su padre una relación - si bien cercana en lo afectivo - con las dificultades propias de un vínculo a distancia.

 

La primera sensación es que, tal como Roos opinó sobre uno de sus discos - 7 y 3 (1986) - en el libro El sonido de la calle (1987), donde Milita Alfaro le hiciera una muy interesante entrevista, esta película se parece mucho a un penal errado. En aquel momento, Jaime decía que teniendo todo para haber plasmado un trabajo redondo, y que sacara partido de unos cuantos elementos favorables, ese disco no llegó a conmover, como que algo faltó. En pocas palabras, y usando términos futboleros, el penal no se transformó en gol. No se me ocurre mejor definición para este documental.

 

Para quien esto escribe (que considera a Jaime Roos como uno de los nombres más importantes de la música uruguaya de todos los tiempos) es difícil conciliar alguien conocido y reconocido como casi un obsesivo buscador de la excelencia en sus trabajos, haya pasado por alto algunos detalles que hacen que 3 millones aparezca al menos como desprolija y redundante. El mayor reparo está en que el relato aparece con falta de continuidad, escasa coherencia narrativa y cortes bruscos que dan lugar a escenas que no suceden con naturalidad a las anteriores.

 

Se perdió de vista que el haber alcanzado cierto grado de fluidez entre las imágenes hubiera sido trascendente en un filme que trató de abarcar diversos temas (por citar algunos: el Mundial en su aspecto deportivo, la relación familiar, la realidad social sudafricana, la importancia del fútbol como aspecto de la identidad, etc.). Esto da como resultado que los pocos momentos en que se generan algunos climas intimistas (en especial en pasajes referidos al vínculo padre - hijo) prontamente pierdan peso y eficacia.

 

Asimismo, la reiterada aparición de conocidos personajes del ambiente periodístico deportivo no agrega demasiado, y creo que a esta altura no aporta significativamente un resumen de varios minutos de cada partido que jugó Uruguay, hecho que contribuye a una duración del filme desmesurada - 2 horas y 20 minutos - en la que se recrean las imágenes que ya hemos visto hasta el cansancio. En esos momentos, Roos declama en lugar de contar, con una voz en off que por el tono utilizado y por el exceso de palabras redundantes, carece de naturalidad y frescura.

 

En su canción "Nunca fuiste al cine", del maravilloso disco Mediocampo (1984), Jaime se ofrecía como acompañante de alguien que no conocía lo que se sentía al concurrir a una sala de cine. Esta película no es la oportunidad más propicia para que aquella persona descubra las maravillas del viejo y querido séptimo arte.

 


Por Pablo Delucis para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/5726