Amélie

Amélie

Todo público Ver comentarios
  • Titulo original: Le fabuleux destin d'Amélie Poulain
  • Dirección: Jean-Pierre Jeunet
  • Género: Comedia romántica
  • Protagonistas: Audrey Tautou - Mathieu Kassovitz
  • País: Francia-Alemania Año: 2001
  • Duracion: 2h02'
  • Elenco: Rufus - Yolande Moreau - Artur de Penguern - Urbain Cancelier
  • Sitio oficial
  • Disponible en: VHS DVD

Ficha

Resumen

Amélie (Audrey Tautou) es una persona que se ha creado su propia vida. Nacida en un entorno hostil a la felicidad, ha suplido faltas de cariño y de abundancia con una imaginación desbordante que convierte su existencia en una fábula, de encuentros y desencuentros, en la que ella se asigna el papel del hada buena, la que facilita las vidas de los demás con un toque de varita mágica. Pero un hada humana al fin y al cabo que se dará cuenta de que también ella necesita de sus poderes.

Publicidad

Comentario de Cartelera.com.uy

Amélie mon amour

Amélie es una película tan francesa como las baguettes, la Torre Eiffel o el Sena. Francesa en su lenguaje, su música y su atmósfera, en su humor y en la excentricidad de sus personajes. Y también, por qué no, en su visión inocente y encantada de la vida, donde no parece haber lugar para gente desagradable (al menos no del todo desagradable).
O puede ser que así se nos ocurre que sea Francia: una especie de postal fascinante a la que hay que viajar (o volver, inevitablemente, si ya se ha visitado). Con Amélie pasa lo mismo que con París: uno está allí pero le parece que no es posible, que debe tratarse de un sueño. Se respira magia, un poco de locura, extravagancia, y se tiene la sensación de que nunca se ha visto nada igual.

Claro, a la distancia, fríamente, uno puede razonar que no es tan así, que todo es producto de cierta idealización que responde a factores diversos. Principalmente a cierta sensibilidad, creo yo, sin la cual sería imposible percibir algunas cosas de cierta manera. Ni París es la ciudad perfecta que muestra Amélie, ni Amélie es la genial película que parecen avalar su éxito internacional y una lluvia de premios que podría terminar en el Oscar. Lo que pasa con París es que, a pesar de sus zonas oscuras, parece soñada, y una vez allí nos parece todo lo perfecta que la imaginamos. Al partir, guardamos esa imagen sin imperfecciones quizá porque no queremos ahuyentar esa ilusión, o porque debemos estar seguros de que vamos a regresar, de la manera que sea, cuando sea.

Con Amélie, la película, es igual. Nos alejamos del cine con la impresión de estar caminando por Champs Ellysées o alguna de esas callecitas de Montmartre. Y nos parece la mejor película del mundo. Es una ilusión, también. Y probablemente queramos volver a ella, también, no por su opinable genialidad sino porque es una bocanada de aire fresco como ninguna. Es original, encantadora, sorprendente, romántica, conmovedora y mágica.
Amélie, el personaje, es igual. Es una mujer que, si no existiera siquiera en el celuloide, habría que inventarla. Lo mismo con Audrey Tautou, a quien se ha comparado con otra Audrey (Hepburn) o con otra francesa (Juliette Binoche). Pero pienso que posee talento propio como para no ser comparada con nadie. Y Jean-Pierre Jeunet, el director, recursos propios como para no extrañar su asociación con Marc Caro (Delicatessen, La ciudad de los niños perdidos) ni su fugaz paso por Hollywood (Alien: la resurrección).

¿Película “postal”, concebida para fascinar a los extranjeros que adoran lo pintoresco? Puede ser, pero, ¿quién se queja?

Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/637

Publicidad

Publicidad