Mátalos suavemente

Mátalos suavemente

+15 años Ver comentarios
  • Titulo original: Killing Them Softly
  • Dirección: Andrew Dominik
  • Género: Thriller
  • Protagonistas: Brad Pitt - Richard Jenkins
  • País: Estados Unidos Año: 2012
  • Duracion: 1h37'
  • Elenco: James Gandolfini - Ray Liotta - Scoot McNairy - Ben Mendelsohn
  • Sitio oficial IMBD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Unos criminales no demasiado inteligentes y recién salidos de la cárcel deciden dar un nuevo golpe: atracar una partida de cartas controlada por la mafia. Milagrosamente, se salen con la suya. Entonces la mafia decide contactar a Jackie Cogan (Brad Pitt) para que resuelva el caso, encuentre a los ladrones y acabe con ellos. Jackie, el único inteligente de esta historia, intentará sacar su propia tajada.

Trailer

En los siguientes canales

  • A&E

    • Martes 20 de Octubre

      • 21:55

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Entre la comedia muy negra y el thriller violento, lo mejor de la película es cómo va tejiendo un atractivo juego de personajes animado por un elenco sin desperdicio.

Sátira, crítica y humor negro

Es una lástima que la obra de Andrew Dominik no sea más prolífica. Los antecedentes de este australiano (nacido en Nueva Zelanda en 1967) remiten sólo a un par de atendibles ejemplos. Chopper, retrato de un asesino (2000), donde se da la curiosidad de que un comediante como Eric Bana - elegido por el protagonista real del caso - recrea dura y magníficamente las ásperas peripecias de Mark Read, un famoso criminal australiano, ya revelaba a un cineasta con un lenguaje fresco, original y con un buen manejo de los tiempos cinematográficos. Su siguiente trabajo, El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford (2007), es una excelente película en la que con grandes aciertos de actuación, banda sonora y fotografía se repasan los momentos previos al crimen del famoso bandolero. Hubo que esperar hasta estos días para que las virtudes se vieran ratificadas en Mátalos suavemente, a pesar de que si la comparamos con las anteriores sale perdiendo por poco margen.

La anécdota, que está basada en una novela de 1974 llamada Cogan's Trade, escrita por George V. Higgins, trata - al menos en su superficie - sobre todo lo que ocurrirá a partir de que dos ladrones de poca monta roben el dinero de una partida de juego que sostenían algunos matones de segunda clase con la plata de sus jefes. Al trasladar la trama al año 2008, Dominik toma como pretexto esta historia de gánsters para desplegar una mirada descarnada, crítica y desilusionada respecto al capitalismo, y a varios usos y costumbres de la sociedad norteamericana; por lo menos a la de esos tiempos en que Barack Obama estaba en la campaña que lo llevaría a la presidencia.

Entre la comedia muy negra y el thriller violento (si bien hay pocas escenas sangrientas, en alguna de ellas el rojo gana la escena), lo mejor de la película es cómo va tejiendo un atractivo juego de personajes. Son esos "loosers" - los verdaderos jefes no aparecen, solo sobrevuelan la historia - que con su cuerpo, postura, dichos y forma de hablar satirizan lo que a través de la radio y la televisión van diciendo George W. Bush, John McCain y el propio Obama en sus discursos preelectorales. En apariencia ingenuos, los diálogos entre estos seres desvalidos - donde los "mundos Tarantino y Scorsese" están inequívocamente presentes - serán la verdadera clave de situaciones generalmente bien resueltas por Dominik y por un elenco sin desperdicio, en el que brillan con luz propia Brad Pitt (son curiosos los notorios altibajos interpretativos en la carrera del también productor de este filme, que aquí está muy bien), James Gandolfini, Ray Liotta y el gran Richard Jenkins.

Entre todas estas virtudes, asoman un par de detalles que impiden a este trabajo dar el salto hacia el muy bueno. Por un lado, aparece como exagerado el recurso de contraponer lo que se escucha a través de los reiterados discursos de campaña electoral con la realidad que muestra la pantalla; de la misma forma que, por momentos, los tonos de luz elegidos y hasta un montaje muy cercano al comic no generan en el espectador la empatía que la situación requería.

Hacia el final, y tras sortear una leve caída en la intensidad del relato, la historia se resuelve fiel a sí misma tanto en forma como en concepto, redondeando un buen trabajo de un cineasta del que ojalá pronto tengamos novedades.


Por Pablo Delucis para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/6782