Este es mi lugar

Este es mi lugar

  • Titulo original: This must be the place
  • Dirección: Paolo Sorrentino
  • Género: Comedia dramática
  • Protagonistas: Sean Penn - Frances McDormand
  • País: Italia-Francia-Irlanda Año: 2011
  • Duracion: 1h58'
  • Elenco: Judd Hirsch - Eve Hewson - Kerry Condon - Harry Dean Stanton
  • IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Cheyenne (Sean Penn) es un judío cincuentón, antigua estrella de rock, que mantiene una estética gótica y lleva una vida aburrida en su retiro en Dublín. La muerte de su padre, con el que hacía tiempo que no se trataba, le lleva de vuelta a Nueva York, donde, a través de la lectura de algunos diarios, reconstruye la vida de su padre en los últimos treinta años, en los que se dedicó a buscar obsesivamente a un criminal nazi que se había refugiado en Estados Unidos. Con una inexorable lentitud y sin capacitación alguna como detective, Cheyenne decide continuar la tarea de su padre y emprende la búsqueda del nonagenario alemán a través de Estados Unidos.

Trailer

En los siguientes canales

  • Multipremier

    • Martes 27 de Octubre

      • 21:40

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Tanto el paisaje como los encuentros entre seres humanos, aun los más breves, exhiben rasgos de extrañeza, melancolía y belleza que recuerdan al cine norteamericano de Wim Wenders. Sean Penn está, como casi siempre, excelente.

Il divo

La imagen de Sean Penn, caracterizado como un viejo rockero que conserva - a pesar de su retiro - un estilo gótico a la manera de Robert Smith (pero más triste), es irresistible. No sería desaventurado imaginar que esa imagen - la de un tipo vestido de negro con los pelos revueltos y maquillaje, que pasea su figura por una desolada Dublín o por los caminos de la América profunda - fue la motivación del italiano Paolo Sorrentino para escribir esta película.

La historia también es muy jugosa: una estrella de rock retirada, que vive una vida aburguesada y terriblemente aburrida en un suburbio de Dublín junto a su esposa (la siempre increíble Frances McDormand) recibe la noticia de que su padre, a quien no ve desde hace 30 años, está a punto de fallecer. Emprende el viaje a Nueva York a verlo y allí se entera de que su padre (que fue prisionero judío en Auschwitz) hacía años venía rastreando el paradero del criminal de guerra que hizo su vida un infierno durante el Holocausto. La misión queda, como es previsible, inconclusa y Cheyenne (que así se llama el protagonista) decide retomarla y continuar la búsqueda, quizás como forma de reivindicarse ante su padre o de redimir su propia historia, la de un judío que - mientras se dedicaba al rock, a las mujeres y a las drogas - no mantuvo el vínculo con su origen ni con sus tradiciones.

Lo que sigue es una extraña y melancólica road movie que tiene - y no disimula - una clara influencia de True Stories, aquella película de 1986 dirigida por David Byrne, quien hace aquí una aparición como invitado además de componer parte de la música y de aportar nada menos que el título de la película ("This must be the place" es una conocida canción de Talking Heads). Hay algo de Wim Wenders, también, en esta película que ofrece la mirada de un europeo sobre ambientes y personajes típicamente norteamericanos retratados con gran belleza formal (la fotografía de Luca Bigazzi es excelente). Y no solo por la presencia de Harry Dean Stanton (protagonista de aquella maravilla que era Paris, Texas); como en el cine de Wenders, tanto el paisaje como los encuentros entre seres humanos, aun los más breves, exhiben rasgos de extrañeza, melancolía y belleza frecuentemente ausentes en las producciones estadounidenses. Como si a los cineastas norteamericanos les costara mirar a su alrededor sin caer en el mero registro o en la estandarización.

No es el caso de Sorrentino, un director napolitano que antes hizo - entre muchas otras cosas - Il divo (2008), sobre la vida del primer ministro italiano Giulio Andreotti. Aquí acompaña los pasos de su protagonista (un excelente Penn) asumiendo su misma mirada, que es la de alguien que ha estado ausente de muchas cosas - incluso de gran parte de su vida y de su historia - y que va en camino de reencontrarse y reconocerse a sí mismo.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/6952