Gomorra

Gomorra

+15 años Ver comentarios
  • Titulo original: Gomorra
  • Dirección: Matteo Garrone
  • Género: Drama
  • Protagonistas: Toni Servillo - Gianfelice Imparato
  • País: Italia Año: 2008
  • Duracion: 2h17'
  • Elenco: Maria Nazionale - Salvatore Cantalupo - Gigio Morra
  • Sitio oficial IMBD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Versión cinematográfica del libro escrito por el periodista italiano Roberto Saviano, donde revela, con crudeza y una valentía que le mereció amenazas de muerte, los entretelones del poder desplegado en las sombras por la “Camorra”, la organización mafiosa que domina Nápoles y alrededores como un verdadero gobierno alternativo.

Publicidad

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras…: Un film crudo, de un realismo frío y distante que no compromete al espectador. Luce más como un documento antropológico que como una película dramática. Y carece de la contundencia testimonial de su origen literario.

Porca miseria

Hay un personaje en Gomorra que insiste en citar y adoptar como modelo de vida al personaje de Tony Montana que caracterizaba Al Pacino en Scarface (1983), al punto de que prácticamente carraspea la voz para hablar igual que él. Pero tanto este personaje como la película en la que aparece distan mucho de la glorificación y cierta frivolización del estereotipo mafioso que proponía aquel antecedente de Brian De Palma, y quien busque algo parecido se verá bastante decepcionado. Esto no es, tampoco, El Padrino, ni Buenos Muchachos, ni Los Soprano, aunque viéndola queda claro hasta qué punto la vida real y la ficción, en lo que tiene que ver con la transmisión de valores, símbolos, la búsqueda de poder y el dinero fácil, se retroalimentan.

Gomorra (título que hace referencia a la ciudad que, según el Antiguo Testamento de la Biblia, fue destruida junto a Sodoma como castigo por sus excesos y perversiones) es la adaptación del libro homónimo del periodista italiano Roberto Saviano, que se transformó en un fenómeno editorial, social y político al desnudar varios secretos sobre la Camorra, la organización mafiosa que opera en Nápoles y sus alrededores con conexiones en el mundo empresarial, de la política y de la justicia, y sobre sus impactos sociales y económicos. Desde su publicación en 2006, Saviano vive con custodia policial permanente debido a las amenazas de muerte que penden sobre su cabeza. Y si, ser un periodista corajudo en el mundo de hoy tiene su precio.

La versión fílmica a cargo del director Matteo Garrone (Roma, 1968) no luce ni mínimamente como la obra testimonial y de denuncia que es el libro, al menos para haberle costado una virtual condena a muerte a su autor por parte de sus denunciados. Filmada en un estilo casi documental que sigue a varios personajes simultáneamente, sin mayor hilo narrativo que algunas situaciones concretas, la película acierta más que nada en transmitir el clima de inseguridad y de degradación social que impera en los ambientes en los que se mueven los camorristas, donde al tiempo que se hacen ganancias millonarias con el negocio de los desechos tóxicos, se recluta a jóvenes e incluso a niños aspirantes a delincuentes (o a Tony Montanas) para empaquetar, transportar y vender droga, o para ejecutar a algún rival cuando haga falta. Por momentos el tratamiento recuerda a las películas de los hermanos Dardenne (Rosetta, El Niño): cámara en mano, locaciones reales, actores desconocidos y muy bien dirigidos para ocultar la “interpretación” y pasar por seres “reales” captados por una cámara “in situ”... Es como un nuevo neo-realismo, solo que impuesto por cierta tendencia de búsqueda de una autenticidad y no por condiciones de necesidad imperantes en una Italia destruida por la guerra, como fue el caso del primer neo-realismo.

Pero más allá de ese retrato, si se quiere, antropológico (donde sólo falta una voz en off descriptiva para asemejarlo a un documental sobre ciertos comportamientos humanos), la película no dice mucho más sobre la Camorra ni sobre sus integrantes. No es una denuncia contundente (como el libro) ni aporta información de peso como para comprender la magnitud del problema; en cierta medida, no muestra ninguna realidad mucho peor a la de cualquier zona roja de cualquier ciudad posible, donde hay malandras de mucha o poca monta. Dicen mucho más sobre la Camorra las leyendas finales del film que las dos horas y pico que les precedieron.

Desde el punto de vista dramático, no hay personajes fácilmente identificables a los que el espectador pueda seguir con cierto compromiso emocional, o al menos un mínimo interés en su suerte. El resultado es la frialdad casi total: seguimos a esas criaturas, como si fueran ratas en un laboratorio –o, más precisamente, en un laberinto- sin que nos importe realmente lo que les pueda pasar. Y, en algunos casos, sin entender del todo qué rol cumplen en la película, y mucho menos en la Camorra y toda su maquinaria. De manera que todos sus logros como cine –su excelente puesta en escena, el naturalismo descarnado de sus actuaciones- sólo impresionan como el resultado de una buena dirección pero sin un asunto de peso verdaderamente significativo que lo sustente. Todo eso parece haber quedado en el libro de Saviano. Y es probable que el prestigio y los premios que ha logrado la película (en Cannes, en la Academia Europea de Cine, en Italia, donde ganó siete premios David di Donatello) se deban más que nada a la importancia de su fuente literaria.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/881

Publicidad

Publicidad