El ilusionista (2006)

El ilusionista (2006)

+9 años Ver comentarios
  • Titulo original: The illusionist
  • Dirección: Neil Burger
  • Género: Drama-Misterio
  • Protagonistas: Edward Norton - Paul Giamatti
  • País: Estados Unidos-República Checa Año: 2006
  • Duracion: 1h50'
  • Elenco: Jessica Biel - Rufus Sewell - Eddie Marsan
  • IMBD
  • Disponible en: DVD
  • Tipo: Película

Ficha

Resumen

Cuando Eisenheim (Edward Norton) comienza a actuar con su asombroso espectáculo de ilusionista en Viena, pronto corre la voz sobre sus poderes sobrenaturales… llegando a oídos de uno de los hombres más poderosos y pragmáticos de Europa, el príncipe heredero Leopold (Rufus Sewell). Convencido de que el mago no es más que un experto impostor, Leopold asiste a uno de los espectáculos de Eisenheim. Pero cuando la bella prometida del príncipe, Sophie von Teschen (Jessica Biel), aparece, Eisenheim y Sophie se reconocen de la infancia y un amor latente revive. Con Eisenheim y Leopold luchando por el afecto de Sophie, pronto se hará evidente que ambos están dispuestos a no poner límites para reivindicar y mantener su amor.

Publicidad

Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Un atractivo y satisfactorio pasatiempo sin mayores pretensiones que las de entretener, fascinar y eventualmente sorprender a su espectador.

Detrás de la ilusión

The Illusionist es la segunda película sobre magos que se produce en 2006 junto con El Gran Truco (The Prestige), aunque a diferencia de la película de Christopher Nolan, esta segunda película de Neil Burger no describe la rivalidad entre dos magos sino que se concentra en uno solo: Eisenheim, el ilusionista del título encarnado por Edward Norton. Igualmente hay una rivalidad, la de Eisenheim con el príncipe heredero Leopold (Rufus Sewell). Pero la suya no consiste en alcanzar el mejor truco de magia, sino en las atenciones de una mujer, Sophie, con quien en su adolescencia Eisenheim compartió un amor que se vio interrumpido por la diferencia de clases.

A partir de un cuento de Steven Millhauser, Burger –director y guionista- logra una pieza de impecable calidad visual al tiempo que atrapa con una historia que combina no sólo magia sino también misterio y romance, y que logra –al igual que su protagonista- ofrecernos la ilusión de viajar en el tiempo, durante casi dos horas, hacia la Viena del 1900, en pleno auge del Imperio Austro-Húngaro. Si El Gran Truco era una historia compleja enredada por las ambiciones de los magos encarnados por Christian Bale y Hugh Jackman, El Ilusionista es mucho más simple y, en cierta medida, más efectiva. No busca shockear al espectador como lo hizo Nolan –si bien hay una revelación bastante sorprendente al final- sino que más bien se concentra en los aspectos que rodean los actos ejecutados por Eisenheim. ¿Es él un simple ilusionista o acaso alguien con poderes sobrenaturales? Estos actos fascinan al público vienés y llaman la atención particular de dos hombres: el príncipe heredero de la corona (Rufus Sewell) quiere desentrañar sus secretos para descalificar y humillar a Eisenheim, sobre todo cuando confirma la atracción que existe entre éste y Sophie, mientras que el inspector Uhl (Paul Giamatti) siente primero una legítima curiosidad y luego intenta, ni más ni menos, esclarecer un crimen.

Como sucedía con El Gran Truco, la película se ambienta en una época donde la gente comenzaba a sorprenderse con invenciones que ponían a prueba su percepción de la realidad hasta entonces, como el cinematógrafo o los avances de la ciencia y la tecnología. La magia y el ilusionismo eran fenómenos que calaban hondo gracias, en parte, a la inocencia aún vigente en el público, y no producen la misma fascinación en una época altamente tecnologizada como la nuestra. Excepto, claro, gracias al cine, que sigue siendo la más pura plataforma para ejecutar un truco de magia.

Burger, cuyo anterior trabajo fue una película llamada Interview with the Assassin (2002), nunca estrenada en Uruguay, viste el asunto con esplendores visuales que van desde el magnífico diseño de producción de Ondrej Nekvasil hasta la espléndida fotografía de Dick Pope, que recrea no sólo el look (bordes de la imagen oscurecidos) sino la mecánica fotográfica de aquellos primeros años del cine (apertura de obturador incluida). La bella partitura musical tiene el sello inconfundible de Philip Glass (Las Horas), y el elenco es impecable, sobre todo las excepcionales composiciones de Eddie Marsan, Sewell y Giamatti, este último un actor que siempre da gusto ver, haga lo que haga. Quizá la excepción sea Jessica Biel, que es sin duda hermosa pero que no parece tener la garra suficiente todavía, aún para un rol relativamente menor aunque importante como el de Sophie.

El Ilusionista es, entonces, un atractivo y satisfactorio pasatiempo, sin mayores pretensiones que las de entretener, fascinar y eventualmente sorprender a su espectador. Como un número de ilusionismo con el agregado, quizás, de descubrir su secreto.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy

Comentarios
FILM/946

Publicidad

Publicidad